Lo opuesto a la confianza de los “propietarios”

Dr. Michael LaitmanNuestro trabajo consiste en descubrir la fuerza superior. Y no a fin de asegurar para nosotros mismos una base para la vida por medio de la confianza, sino con el fin de satisfacer al Creador. Y esto es lo contrario a la confianza que buscamos en nuestro mundo, en la que nos sentimos seguros en nuestro ego, que tenemos poder, conocimiento, los graneros llenos, salud, como dueños del país y del mundo.

Pero la confianza en el trabajo espiritual no la enfoco en mí, porque no hay nada dentro de mí que pueda alcanzar un nivel superior. Yo necesito descubrir la Luz Superior, descubrir la Luz Superior en la vestidura de confianza; es decir estar en un estado opuesto al que consideramos seguro en nuestro mundo.

La confianza está en el abandono de mis deseos de recibir. Y cuanto más me eleve por encima de ellos y dependa de algo que es más elevado, más recibo de la Luz de confianza. La separación del estado actual y la integración con el estado más elevado, hacen posible que yo haga esto, me dan una sensación de confianza.

Esto sucede precisamente cuando la persona se siente perdida y no está dispuesta a hacer nada por su cuenta. Todo lo que yo tenía antes: Una especie de comprensión, alcance, emoción, conexión con la familia, con el Creador, todas las diversas formas de apoyo en el camino, todo esto desaparece. Siento que lo he perdido todo y no tengo nada en que confiar. No tengo otra opción que ser liberado de todos mis deseos egoístas que no han sido llenados.

En principio estoy perdido y no sé qué hacer conmigo mismo. Me preocupa no sentir la confianza habitual en el conocimiento, en el intelecto, todo desaparece. El Baal Shem Tov pasó por estados como éstos en los que se olvidó del alfabeto, todo su conocimiento se borró, como un bebé que está siendo amamantando.

Tenemos que entender que si se nos da un estado como éste, es una gran ayuda desde arriba, en el que se borra toda mi confianza egoísta, todo mi fundamento material. Entonces caigo en el ocultamiento del rostro del Creador, como se ha dicho acerca de Moisés: (Salmos 30:8) “Tú ocultaste Tu rostro y yo me aterroricé”. Después de todo, yo no sé en qué confiar. Y es especialmente entonces, cuando siento un punto opuesto, una nueva confianza basada en una dependencia más elevada.

Se trata de la dependencia de las condiciones del “Tzimtzum”, la “Pantalla”, en todos mis Kelim de recepción en los que no quiero recibir ningún tipo de iluminación. Estaré satisfecho sólo con un poco a fin de mantener la vida en mi cuerpo bestial, más allá de esto yo no quiero obtener iluminación alguna dentro de mi ego, aunque sea mínimamente, para no sentir la confianza de los “dueños de casa”.

Quiero ser completamente dependiente de algo más elevado, como un feto en el vientre de su madre. Lo más elevado hará lo que Él quiera conmigo; ¡yo mismo no me siento como si existiera! Yo mismo me anulo totalmente, como si no ocupara ningún espacio.

Si tengo éxito en varias ocasiones al realizar esto, entonces me llegará la iluminación, dándome una sensación de confianza en mi dependencia de lo más elevado. El superior me da esta confianza, como lo hace un adulto con un niño que se le arrima.

Al principio yo me adhiero internamente a aquello que está por encima, como un feto en el vientre de su madre, porque no tengo posibilidad alguna de aferrarme a él. Sólo me anulo yo mismo, y el resto del trabajo lo confío en las manos del superior.

Cuanto más que yo iba creciendo, más malas cualidades, deseos de recibir, se desarrollaban en mí. Yo tengo que superarlas en mí mismo a fin de comprender aún con más fuerza aquellos que es más elevado y sentir mi dependencia de él. Esta es sólo la forma en que un niño se aferra a su madre.

Así es como debemos vernos a nosotros mismos adhiriéndonos al superior todo el tiempo. En un estado de madurez, yo me adhiero tanto a Él, que a pesar de que todos mis deseos sean ajenos y opuestos a Él, llevo a cabo acciones a través de las cuales trato de ser como el superior y trato de no ser separado de Él.

(115015 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 09 de Agosto del 2013, Shamati # 72, “La confianza es la ropa de la Luz”)
Material Relacionado:

Aférrense al superior con todo su corazón y alma
Pérdida de esperanza y confianza: los componentes de una plegaria
La confianza verdadera viene de la luz

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: