Los detalles de nuestra generación

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Por qué el trabajo con un público externo desarrolla una necesidad por el Creador y un grupo?

Respuesta: Debido a que todo es una vasija. De lo contrario no habría necesidad de hacer esto. Pero si nosotros queremos acercarnos al Creador, sentimos que esto sólo es posible a través del trabajo con las personas. La razón no está en el cuidado de otras personas, porque de acuerdo al desarrollo de nuestros deseos, no sentimos ninguna necesidad de hacerlo. Pero nosotros queremos alcanzar al Creador, aunque todavía de manera egoísta, y vemos que no hay otra manera.

Al invertir en el trabajo con las personas de manera egoísta, con la intención egoísta de alcanzar al Creador (Lo Lishmá), aun así nos preocupamos de los demás en aras de revelarlo a Él; es decir, que ya conectamos esta cadena. Nuestras intenciones aún son incorrectas y egoístas, pero estamos en camino a hacer las acciones correctas. Y estas acciones correctas atraen hacia nosotros la Luz que Reforma, la cual corrige nuestra intención. De esta manera vamos de Lo Lishmá a Lishmá.

No estamos obligados a tener una intención; esto no depende de nosotros. Estamos obligados sólo a realizar esfuerzos donde podamos y la intención será corregida a causa de ellos. A la persona no puede exigírsele que no piense en sí misma. ¿Cómo es esto posible? La intención sólo depende de la intensidad de la Luz que nos afecta desde arriba como un imán. Cuando la Luz nos jala más, nosotros nos elevamos y somos inspirados por la correcta intención; ésta tira menos de nosotros y caemos y pensamos más en nosotros mismos. Todo depende de la Luz.

Nosotros despertamos la Luz por medio de nuestro deseo de la intención correcta. Esto se llama la realización del mal. Una oración es una petición de la intención de otorgar, pero ya en las acciones correctas.

Inicialmente hubo cabalistas que podía sentir la necesidad de volverse hacia al Creador debido únicamente a la conexión con los amigos. Y nosotros no somos capaces de eso, nuestro deseo es más egoísta, roto, y espeso. Pero, por otro lado, precisamente debido a eso, estamos en condiciones de empezar a trabajar con el público en general. Esta es la característica de nuestra generación.

A medida que trabajamos, sentimos la necesidad del grupo con más intensidad porque sentimos que sin una relación con él, no tendremos éxito en la difusión externa. Y nosotros dependemos de él porque nos avergüenza ser perdedores y gastar tanto esfuerzo en vano; ya hemos invertido mucho en este trabajo.

Pero eventualmente, el Creador jugará con nosotros, para que nos demos cuenta de que dependemos sólo de Él, y de nadie más, ni del público ni de nosotros mismos. ¡Este es el propósito de todo lo que está ocurriendo ahora en este mundo, para que lo deseemos a Él y comprendamos lo que la fuente de toda nuestra vida está en Él!
(115827)
De la 3º parte de la Lección diaria de Cabalá del 8/27/13, “Grupo y difusión”

Material Relacionado:
Cómo entrar en diálogo con el Creador
Cuando tengan dudas
Cómo puede uno trasladar su atención hacia el Creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta