¿Qué debo darle al Creador?

Dr. Michael LaitmanPregunta: La naturaleza del hombre es tal, que él no quiere reconocer su maldad interior. Sólo cuando se siente acorralada, la persona se ve obligada a admitir la necesidad de corrección. ¿Qué es este mal que se esconde dentro de uno?

Respuesta: El odio infundado; esto destruyó a los discípulos de Rabí Akiva. No hay otro mal. Todo lo demás es malo desde el punto de vista de mi ego. Sólo el odio infundado representa el mal que se resiste al bien: a amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos. Este es el único criterio con que yo me mido a mí mismo y mido mi corrupción,  Todos los otros “vicios”, el Creador no los considera como defectos. Estos no se consideran una buena causa para apelar a Él. Él espera una auténtica súplica. Todo el sistema de corrección ha sido diseñado para los Kelim rotos, o los deseos que son incapaces de unificarse.

Pregunta: Entonces, debemos sentir este mal constantemente y no endulzarlo u ocultarlo de nosotros mismos, ¿correcto?

Respuesta: De los Salmos: “Yo reconozco mis transgresiones, y mi pecado está siempre delante de mí” (Salmo 51:3). De lo contrario, ¿qué le señalaré al Creador? ¿Qué le exigiré que corrija? Esto realmente es muy simple. Yo deseo participar en la vida del grupo, me siento atraído hacia él, y al mismo tiempo veo que no soy capaz de hacerlo. Esto es exactamente lo que hemos sentido durante el congreso de Cabalá. Una vez reunidos, nos dimos cuenta de inmediato de que no queríamos ni podíamos unirnos. A esto se le llama el descubrimiento del mal en uno. ¡Es maravilloso! Ahora nosotros debemos mantener este mal como nuestro objetivo y demandar que sea reformado.
(29931)
De la 1º parte de la Lección diaria de Cabalá del 12/16/10, Introducción al Libro del Zóhar

Material Relacionado:
Sepan lo que quieren con precisión
Te conoceremos a través de Tus acciones
El mecanismo universal de corrección

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta