Una “llave de oro” para la humanidad

Dr. Michael Laitman Pregunta: Hoy en día, en cualquier ciudad del mundo, vemos productos en los estantes de las grandes corporaciones que están conquistando activamente los mercados. ¿Por qué nosotros no podemos también entrar activamente en el mercado mundial general y difundir la idea que, de hecho, jalaría a las multitudes tras de sí?

Respuesta: Si fuéramos a vender lo que necesita el ego, entonces sería muy fácil para nosotros. Podríamos volvernos hacia las personas y mostrarles que, digamos, con la ayuda de un lápiz maravilloso único, sería posible escribir sin errores, y ellas correrían hacia nosotros. Y si la exhibición normal del lápiz no produjera ningún efecto, entonces podríamos anunciarlo.

Pero con la ayuda del método integral, no podemos llenar el ego. Por el contrario, nosotros les hablamos a las personas acerca de las acciones anti egoístas que deben  llevar a cabo en ellas mismas. Por lo tanto no podemos salir directamente hacia ellas y venderles esto como algo deseable.

¿En qué circunstancias se vuelve deseable nuestro producto? Esto sucederá cuando a las personas les aparezcan los problemas. Nosotros podemos llegar a ellas sólo como médicos. Después de todo, si sienten que estos son malos para ellas, correrán a los médicos y pedirán un remedio.

Ahora ha llegado el momento en la historia de la evolución que hemos estado esperando desde hace miles de años: La humanidad ha llegado a un estado en el que está comenzando a sentir su naturaleza como mala y nada puede hacerse al respecto. Supongamos que una especie aterradora de “organismo” vive en una persona, por ejemplo, algún tipo de cáncer o enfermedad radiactiva, y que ella no puede deshacerse de él, la enfermedad se la come por dentro. Lo mismo está sucediendo con nuestro ego.

Cuando empezamos a entender que el ego está devorándonos, que no nos desarrolla, que nos obliga a divorciarnos, que no nos permite traer descendientes al mundo, y obliga a los niños a abandonar a sus padres, a necesitar medicamentos, y nos lleva a un terrible estado en el que vemos claramente que el ego es nuestro enemigo, nuestro mal, nuestra naturaleza original, que no hay ningún lugar para escapar de él; entonces buscamos una salida. O seguiremos matándonos lentamente a nosotros mismos a través de las drogas con un dulce éxtasis que nos aparta de la vida en un delirio narcótico. Después de todo, la humanidad, los gobiernos y las personas están listos para ello. Miren lo que está sucediendo y lo que sucederá otra vez con la popularidad de las drogas, específicamente si se lleva a cabo como una campaña masiva con la correcta publicidad, entonces sería posible lograr cualquier cosa.

O podemos gobernar nuestra naturaleza y transformar el mal en bien.

Con esto, debemos salir hacia las personas porque ellas no lo entienden por sí mismas ni pueden encontrar en la naturaleza una “llave de oro”, un medio único y maravilloso que esté listo para cambiar su naturaleza malvada que está exterminándolas a ellas, a la sociedad, a la familia, y al medio ambiente. Este medio nos ayudará a crear relaciones entre nosotros, las cuales transformarán nuestras vidas en un Jardín del Edén, no en el sentido de que todo lo que existe sobre la faz de la tierra sea para nosotros (éste no es el problema), sino que la humanidad se sienta realmente como su estuviera en el “paraíso”.

En el “Jardín del Edén” (cielo) significa, en el nivel del poder superior, en un estado de eternidad, perfección, de alcance absoluto. Es muy difícil de expresar esto con palabras, puesto no existe nada similar a esto en nuestro mundo.
(116448)
De la Convención en Estocolmo “Alegría en Unidad” del 8/31/13, Lección 3

Material Relacionado:
El mundo es un niño en nuestras manos
El Creador en cada objeto de nuestro mundo
Encuentren su maldad para que se alejen de ella

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: