¡Vean cuán sabroso es esto!

thumbs_laitman_276_03La ley es muy simple, nosotros no podemos llegar a conocer nuestra raíz a menos que lleguemos a una forma que sea opuesta a la del Creador. Es imposible llegar a conocer algo si no tenemos una deficiencia por ello. En primer lugar tenemos que construir la vasija, el deseo, la revelación de la deficiencia. La revelación de la deficiencia tiene que ser opuesta al alcance siguiente.

Este es un principio muy simple, pero nosotros no podemos aceptarlo dado que queremos recibir algo, sentir internamente el placer, y nos olvidamos de que no tenemos una deficiencia por la espiritualidad. En nuestro mundo sólo se evoca la deficiencia natural y todo ser siente la necesidad de vivir y de disfrutar. Entonces, por lo general, nosotros no nos preocupamos por la deficiencia. Sólo cuando un cierto problema surge repentinamente entendemos cuán complicado es. El médico le dice al paciente que tiene que comer algo, pero el paciente no tiene apetito, ni siquiera puede tragar un pequeño bocado.

En nuestro mundo, las deficiencias suelen revelarse por sí mismos y nosotros sólo tenemos que tratar de satisfacerlos y alcanzar lo que falta. En la espiritualidad es exactamente al contrario. Primero tenemos que adquirir una carencia por la espiritualidad y entonces no habrá problema en llenarla. En nuestro mundo perseguimos los placeres, mientras que en la espiritualidad, tenemos que perseguir la deficiencia de placer. El placer es abundante, puesto que la Luz superior se encuentra en un estado de reposo absoluto.

Este es un principio muy importante, ya que nosotros hacemos un gran esfuerzo tratando de alcanzar el llenado. ¡Sin embargo, no debemos pensar en el llenado sino en la deficiencia correcta! Trabajamos con el fin de llenar la deficiencia que ya tenemos, pero debemos entender el simple hecho de que tenemos que alcanzar la deficiencia a fin de recibir la deficiencia correcta y no el llenado. Este es un punto muy importante.

El Creador ha preparado infinitos tesoros para nosotros, pero ni siquiera los buscamos en la dirección correcta. Es como tratar de convencer a un niño de que ustedes han preparado muchas delicias para él, diferentes platos deliciosos, pero él no quiere ni verlos, ya que tiene una cierta idea y piensa en otra cosa y ni siquiera oye que ustedes lo llaman.

Nosotros ahora nos comportamos de la misma manera. ¡Por eso nuestra meta es desear lo que el Creador ha preparado para nosotros y entonces lo recibiremos todo! ¡Pero todas nuestras oraciones son sólo que Él pueda darnos cada vez más! Estas son las peticiones de un niño que no entiende nada. ¿Qué más puede darnos Él? ¡Tomen, todo está ante ustedes! ¿Por qué están pidiendo algo más si el Creador ya les pone todo en la boca? Simplemente tráguenlo. Pero nosotros estamos confundidos y miramos para otro lado.

El cambio psicológico a partir de la búsqueda de placer en busca de una deficiencia, es llamado la transición de Lo Lishmá (no en Su beneficio) a Lishmá (en beneficio Suyo). Sólo después de comenzar a preocuparnos por el otorgamiento al Creador en beneficio de Él, en aras de los seres creados, es que entendemos que necesitamos una deficiencia y no un llenado. Este es un momento muy importante.

(114965 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá 8/12/13, Escritos de Baal HaSulam)

Material Relacionado: 

El mundo entero por una taza de café
Lo único que hace falta en el mundo del infinito
¿Qué es una necesidad espiritual?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: