Volviendo al otorgamiento

Dr.Michael LaitmanPregunta: Los diez días entre el Nuevo Año Judío (Rosh HaShaná) y el Día de Expiación (Yom Kippur) son el período del arrepentimiento o más literalmente, del retorno (Teshuvá) ¿Qué significa esta acción?

Respuesta: Nosotros estamos hablando de volver al otorgamiento, al estado que precedió a la ruptura de las vasijas. El otorgamiento significa que yo calculo cada una de mis acciones no en mi deseo, sino en el deseo del otro. Se nos ha dicho con respecto a esto: “Haz tu deseo como Su deseo”. Eso es lo que significa amar, otorgar, tratar de neutralizar el deseo propio para comenzar a estar incluido en el deseo del otro, es tomar su deseo como si yo fuera él y tratar de cumplirlo.

¿Qué quiere exactamente la otra persona? Ella quiere ganar dinero, tener éxito en la vida, deshacerse de alguien, usar a alguien, etc. Por supuesto, yo no la ayudo en esto. No, al estar en la propiedad de otorgamiento en alguna medida, yo “me integro” en el otro, siento sus propiedades y quiero corregirlas. Entonces, tengo que estar seguro de que él esté corregido como yo. Yo tengo que pedir por él.

Y pido la corrección para él, quiero alcanzar su otorgamiento en todo. Yo acepto sus propiedades, sus intenciones, sus deseos, especialmente los malos y los corrijo: Yo pido la corrección para él. Él es incapaz de pedir por sí mismo, incapaz de entender que esto es un error, incapaz de “ver al bebé”, por ejemplo, de mirar hacia el futuro. Y yo comienzo a ser la “cabeza” de él.

Es por eso que las letras de la palabra Israel (ישראל) componen la expresión “yo soy cabeza” (LiRosh, ראש לי). Yo estoy haciendo el trabajo espiritual para el otro, en lugar de él, yo elevo el MAN, un pedido por la corrección, como el primogénito y lo elevo a nuestro padre común al Partzuf Aba ve Ima. Y a partir de ahí, obtengo el doble para entrar yo mismo en la adultez (Gadlut), que me permite formar la auténtica propiedad de otorgamiento sobre el otro. Y basado en esta propiedad, yo comenzaré a otorgar.

Esa es la acción de la que nosotros estamos hablando. Todo esto también está incluido en la corrección de Rosh HaShaná. El Nuevo Año es en esencia la cima, el resultado del grado realizado y el ascenso al próximo.
(116179)
De la 4º parte de la Lección diaria de Cabalá del 9/4/13, Lección sobre el tema de: Rosh HaShaná

Material Relacionado:
Cómo prepararnos para el nuevo año
El cumpleaños del hombre
Celebrando el nuevo nivel

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta