El embarazo es un sacrificio por el bien del niño

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Qué significa “el superior desciende al inferior y se vuelve como él”?

Respuesta: Cuando el superior desciende al inferior, esto no significa que un elefante se convierta en una mosca. Si fuera así, no sería un “descenso”, sino más bien una transformación cualitativa. “Descender al inferior” significa que el AHP de uno adquiere deseos, pensamientos y acciones orientados exclusivamente al bienestar del inferior.

Cuando una mujer queda embarazada, su vientre comienza a trabajar como un sistema que garantiza el desarrollo de una gota de semen. Esto no se convierte en una gota de semen, sino que se vuelve un lugar destinado al crecimiento de ella. Esto implica ” un descenso del superior al inferior” porque la madre está completamente dedicada a su hijo en sus intenciones y pensamientos. El inferior define las metas del superior y obliga a que el superior actúe en beneficio del niño. La abnegación completa del superior en aras del inferior significa que éste desciende al inferior y se vuelve similar a él.

Una madre tiene a disminuirse y ajustarse a sí misma al inferior. Su vientre obtiene todas las cualidades necesarias para absorber una gota de semen. Un vientre es un sistema vivo muy complejo, regulado por múltiples procesos. Incluso ahora, los científicos no comprenden exactamente cómo funciona. Es un mecanismo divino que une al superior con el inferior.

El superior desciende al inferior y se convierte en él, es decir que actúa sólo para el beneficio del inferior, únicamente por su bien. El inferior traza las acciones del superior. Eso es similar a un niño que se sienta en un cochecito y le señala a su madre hacia dónde quiere ir y ella empuja el cochecito hacia delante como si fuera su motor. Esto significa que la madre le sirve a su hijo y se vuelve como él. Ella misma se aferra a sus deseos y los implementa.

Todos los sistemas comienzan con Maljut del mundo del Infinito hasta el último Estado que se encarga de que la gota de semen esté orientada sólo hacia los beneficios del crecimiento del feto. Esto significa que el superior se vuelve similar al inferior y que el Creador actúa para el beneficio de la creación.

Un útero es un mecanismo divino extremadamente complicado que se encarga del feto y que es capaz de hacer crecer a un ser humano a partir de un gen informativo (Reshimo). Este sistema lo abarca todo: de los programas de desarrollo, de la producción de los materiales necesarios, de la creación de miles de condiciones esenciales…

Tenemos que atravesar de manera consciente, voluntaria, adrede, este  proceso de concepción espiritual y crecimiento que vemos en la naturaleza. Esto significa que la entrada de una gota de semen en el lugar correcto dentro de la matriz del superior debe hacerse voluntariamente. Debemos estar dispuestos a entregarnos a la tutela del superior. A fin de que nuestro semen espiritual fecunde, debemos trabajar duro durante muchos años.

El proceso de concepción es tan importante que representa el concepto de conexión en la naturaleza en su totalidad. Este simboliza nuestra unidad y difusión. Es por eso que estudiamos en la octava parte de El Estudio de las Diez Sefirot acerca del vínculo del inferior con el superior y con el superior del superior. Este mecanismo es inherente a la esencia misma de nuestra vida y forma nuestro avance.

En relación con el grupo y al Creador, nosotros siempre somos el inferior. Hay otros que son considerados más bajos en relación a nosotros, y en relación a ellos, nosotros somos el superior. Así es como aparece el sistema: inferior, superior y superior del superior.
(117336)
De la 3º parte de la Lección diaria de Cabalá del 9/23/13, El Estudio de las Diez Sefirot

Material Relacionado:
Una doble petición y una doble respuesta
Cómo crece el alma
Aférrense al superior con todo su corazón y alma

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: