El fantasma que organiza sillas

Dr. Michael LaitmanHay una serie de controles en el camino que no tienen señales materiales por medio de las cuales se pueda evaluar si se está avanzando o no. La primera prueba es si ustedes se esfuerzan para sentirse a sí mismo en el centro del grupo. No en el centro de atención de todos, presentándose como los más importantes, sino en el centro de las esperanzas comunes, en el centro de la unidad, del otorgamiento e interés mutuo, en la base misma, “en la pierna única “, es decir en el pilar sobre el que descansa la unidad: “lo que es odioso para ti, no lo hagas a los demás”.

¡En primer lugar, no molestar a los demás! Es decir, restringirse a sí mismos al estado de “Tzimtzum Alef”, como si ustedes no existieran, o utilizar su deseo de disfrutar, para que haya por fuera de ustedes un lugar para los demás, y no ocupar ningún lugar en absoluto, convertirse en un cero, como fantasmas. Ustedes solo les proporcionan un lugar a los otros, como un gerente que organiza las sillas y cuida de que cada uno tenga un asiento. Esto se conoce como: “lo qué es odioso para ti, no lo hagas a los demás”.

Es decir, ustedes no ocupan ningún lugar en absoluto, sino que se lo proporciona a todos los amigos. Esta es la primera condición y es por eso que se llama “parados sobre una pierna”. De hecho, uno debe pararse en este principio y diversas acciones pueden ocurrir por encima de él, pero sólo como consecuencia de éste. Por eso, si se las arreglan para lograr esta sensación al levantarse en la mañana o antes de cada acción, esto significa que avanzan en la dirección correcta.
(118621)
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 10/16/13

Material Relacionado:
Nosotros y el resto del mundo
Un tiempo para la desunión y un tiempo para ensamblar la unidad
Juntos es más fácil trabajar, solos es más fácil matar el tiempo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: