El resultado de una empresa integral: Una persona razonable

thumbs_laitman_547_01Pregunta: Una empresa normal se valora por medio de sus accionistas en función del resultado. ¿Cuál es el beneficio de una empresa difusión integral?

Respuesta: La rentabilidad de cada fábrica se valora de acuerdo a la cantidad y calidad de su producción. Nuestro producto es una persona razonable. Evaluamos nuestro trabajo de acuerdo a la forma en que, desde otro homo sapiens, se esculpe la persona razonable.

Por ejemplo, ahora tenemos un problema con respecto al hecho de que en un corto período de tiempo tenemos que servir, por ejemplo a unos cuantos miles de personas. Hemos establecido una meta específica y tenemos que entrar en contacto con cada una de ellas. Esta es la primera etapa de nuestro trabajo.

La siguiente fase sería invitarlos a las lecciones, a las conferencias, a todo tipo de eventos. Ya comenzaremos a realizar algún tipo de trabajo con ellas.

Después de un cierto número de lecciones, nosotros debemos revisar los resultados que obtuvimos, es decir, qué hemos hecho con cada una de las “personas razonables”. ¿De qué manera las elevamos? ¿Alcanzamos el objetivo fijado? ¿En qué medida se incluye activamente el colectivo en la integralidad mutua? ¿Qué materiales estudiaron los participantes? ¿Qué opinión expresaron ellos después de cada lección? Tenemos que supervisar todo esto y reunir los datos estadísticos.

Para los datos estadísticos, es necesario que realicemos evaluaciones, encuestas y exámenes a fin de determinar en qué medida ha comenzado la persona a apreciar más al colectivo, la conexión, la interdependencia mutua y las buenas relaciones entre las personas. Esto nos dirá si ella le cederá o no el paso a alguien cuando viaja hacia el trabajo. Sin embargo, ¿si no cede el paso, se siente bien consigo misma? ¿En qué medida se siente físicamente más saludable? ¿En qué medida es más agradable para ella estar en un colectivo? ¿Le sonríe a los demás amigos, y se identifica con ellos?, y así sucesivamente.

Pregunta: ¿Podemos considerar el tiempo que la persona pasa en la mesa redonda discutiendo con los colegas un tema que nosotros determinamos para ella como una medida universal?

Respuesta: No, después de todo, ese no es el resultado, sino la inversión. ¿Dónde está el rendimiento de esto? ¿Dónde está el resultado, el producto? Debemos conectar algún pequeño mecanismo para la persona y medir el nivel de felicidad. Aunque sea subjetivo en relación a ella, vemos que, en un principio, se sentó con una cara amarga, y ahora ha comenzado a sonreír un poco.

Pregunta: Tenemos estudiado un caso paradójico en el que las personas, al principio del entrenamiento valoran la conexión y la unidad del colectivo como del 95%, y, al final del entrenamiento, como del 80%. Ellas comienzan a entender: “Nosotros no estamos lo suficientemente unidos. Hagamos algo más”.

Respuesta: También tenemos que tener eso en cuenta. Cada vez hay mayor atracción y demanda por parte de las personas por conectarse y unirse. ¿Cómo más podemos evaluar el trabajo? Solo de esta forma: según la cantidad de personas y de acuerdo a la calidad de cambios en ellas.

(118194 – De Kab.TV “A través del tiempo” del 9/17/13)

Material Relacionado: 

Una olla colectiva con llenado espiritual
Un centro para todas las inversiones y esperanzas
La aspiración a la felicidad como un denominador común

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: