El tren se detiene en cada estación en el camino hacia la meta de la creación

Dr. Michael LaitmanLa principal dificultad en el camino es que no sentimos ninguna deficiencia por la meta de la creación. Nuestra carencia es lo opuesto, debido a que yo, naturalmente, sólo pienso en mi estado interno, cómo completar lo que me falta, cómo conseguir esto. Y si lo tuviera todo, entonces yo no creería en nada en absoluto.

Pero yo no estoy dispuesto a pensar cómo llenar lo que le falta al universo entero, incluyendo los niveles inanimado, vegetativo, animado, y humano, o cómo llenar al Creador a través de ellos. ¿Le falta algo a Él? Yo no siento Su deficiencia. De alguna manera puedo sentir las deficiencias de los demás, pero no el deseo del Creador. ¿Cómo podría yo saber cómo darle contento a Él? No tengo en mí la deficiencia correcta, útil, ni siquiera el comienzo de una deficiencia.

Pero el estado corregido final que ya existe en la naturaleza me afecta; a pesar de la falta de deseo, aun así me siento atraído por éste, si no en mi corazón, al menos por curiosidad. O puedo tener una deficiencia del entorno, del grupo. Todos ellos siguen diciendo cuán importante es esto, para que yo también comience a prestarle atención y a trabajar en las deficiencias de los demás. Y en este caso, el estado final de perfección actúa sobre mí y comienza a despertar cambios en mí.

O veo que con el pasar de los años todavía no tengo nada, de tal manera que me pongo a pensar qué más puedo hacer. No estoy preocupado por la importancia de la meta, sólo por los años que he perdido. ¡Yo veo que me corresponde hacer algo!

Debemos comenzar a trabajar con el entorno a fin de conseguir de él una deficiencia, y en respuesta, llega la “Luz Circundante” y comienza a cambiarme cada vez más.

Lo más importante es llevarme a una deficiencia, a un Kli, y no al llenado. ¡Es necesario que yo imagine que estoy todo el tiempo ante la “Luz Circundante” y sólo depende de mí el pedirla! Es como si yo fuera a la taquilla en la estación de tren, diera una mirada, y pidiera un boleto de tren. Solo depende de mí el preguntar, y ellos me darán un boleto hacia donde yo elija.

Tengo que sentir que con seguridad conseguiré el boleto, pero a condición de que yo sepa que tengo que viajar y cuál es la siguiente estación. Pero, ¿cómo podría saber cuál es la próxima estación? Para ello, tengo que estar incluido en un grupo, invertir en él, desaparecer en él, y absorber la deficiencia de ellos. Si voy a la taquilla a comprar un boleto con esta deficiencia, entonces sin duda no lo perderé; tomar el boleto para el tren correcto, para la próxima estación.

Así es como yo avanzo una estación a otra. Y se vuelve cada vez más claro que la estación del destino final es darle contento al Creador. Esto también se expresa como una deficiencia, porque yo empiezo a darles satisfacción a las criaturas, recibo todo el tiempo una pequeña parte del deseo de dar placer del Emanador, del Creador. Es así como este deseo se define cada vez más claramente.

A pesar de que mi petición es muy simple y yo no entiendo exactamente qué estoy pidiendo, no obstante, recibo en respuesta la Luz, un conjunto pleno de diez Sefirot completas. Esto también incluye la Luz que corresponde al corazón de piedra, y yo empiezo a comprender que es imposible que utilizarlo. Esto también incluye la Luz correspondiente a las Sefirot de Keter, las cuales pertenecen a un nivel que está por encima de mí. Dentro de Keter del inferior, nosotros ya sentimos la Maljut del superior.

Así es como empiezo a conectar dentro de mí muchos estados del pasado, presente y futuro. Ya entiendo cómo depende de mí el construirme yo mismo, en todo momento, de una forma cada vez más avanzada. Comienzo a sentir la forma cíclica, la rotación de las ruedas que a veces giran hacia adelante, a veces hacia atrás, pero siempre impulsan el tren hacia adelante. Las ruedas giran en direcciones diversas y opuestas, pero el tren se acerca progresivamente a la meta.

En toda la complejidad de estados, lo más importante para mí es pensar en el punto de una verdadera oración, que debe ser una oración por el deseo de otorgar. Lo principal es el deseo de buscar y no el deseo de otorgar, el cual es un Kli, la plegaria antes de la plegaria, la deficiencia de una deficiencia de otorgamiento. Esto es específicamente lo que yo necesito.

(111452)
De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 7/03/13, Escritos de Rabash

Material relacionado:
Construimos nuestra alma corrigiendo los reshimot que vienen a nosotros (avanzando)
La naturaleza de los peldaños espirituales
¿Cómo puede un trasladar su atención hacia el Creador?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta