La eterna colisión de opuestos

Dr. Michael LaitmanPregunta: Por un lado, el sistema espiritual está subordinado a leyes inquebrantables. Por el otro, hay un manejo individual. ¿Cómo funciona todo esto?

Respuesta: El manejo general y el individual se dividen sólo en nuestra percepción. En realidad, no es así. Nuestras reacciones, el viaje personal de cada uno, todo está programado dentro del sistema y está predeterminado. Sin embargo, desde nuestra perspectiva, estos actos se revelan poco a poco y requieren de nuestro esfuerzo para la búsqueda de nuestro libre albedrío.

Todo esto se debe a nuestra incapacidad para armonizar los dos opuestos. Originalmente, ellos fueron revelados a Abraham. El Creador le dijo que su descendencia se llamaría Isaac y le ordenó ponerlo en el altar. Estos actos están lejos uno del otro como el día y la noche. Sin embargo, para el Creador no hay diferencia. La Luz y la oscuridad son una sola cosa.

Él extrajo de la Luz el punto del deseo al crear oscuridad, pero sólo en  relación a los seres creados, de modo que ellos pudieran sentir el hecho de haber sido creados y existir separadamente del Creador. En realidad, el deseo de sentir placer que nosotros experimentamos de manera independiente, no existe.

La gobernanza general y la  individual ante nuestros ojos son tan diferentes como los dos principios siguientes: “Si no lo hago yo por mí, ¿entonces quién lo hará por mí?” y “No existe nadie más aparte de Él”. Todo esto se manifiesta ante nosotros como un juego, como un ejercicio, de modo que mientras nosotros estemos ascendiendo los escalones de nuestro deseo, podamos ser capaces de ver cuán diferentes son, ver la rivalidad  entre las línea derecha e izquierda y tomar la línea media. Hasta la misma corrección final (Gmar Tikkun), nosotros estaremos experimentando el desequilibrio de estos dos opuestos que chocan constantemente.
(29143)
De la 1º parte de la Lección diaria de Cabalá del 12/8/10, El Zóhar

Material Relacionado:
Filosofando pretenciosamente (así no más)
Unidad fragmentada
Filosofando pretenciosamente (así no más)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: