La grandeza de Jafetz Jesed

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿De qué manera se produce la transformación en la que el atributo de otorgamiento se inviste en el deseo de recibir?

Respuesta: Antes yo solía rechazar el uso del deseo de recibir y construía constantemente el deseo de otorgar por encima de él. Ahora, sin embargo, empiezo a recibir a fin de otorgar. Esta es una transición muy especial en la que trabajo con las vasijas de recepción.

Es difícil poner ejemplos similares de nuestro mundo. Es como si yo robara en aras del público, como si matara en beneficio de la vida. El tumor maligno que solía consumir y matar el cuerpo creció a expensas de él y yo empiezo a inyectarle la medicina. Este medicamento hace que el cuerpo se sienta 620 veces más saludable, dado que lo sana. Esto se debe a que el cuerpo enfermo ha estado en estados cercanos a la muerte…

Así es como se hace la transición desde el estado de pequeñez (Katnut) al estado de grandeza (Gadlut), en el que el ángel de la muerte se convierte en el ángel santo.

Debemos entender que un estado de pequeñez no es caridad (Jassadim), sino debilidad. Otro punto es que cuando el cruel deseo de recibir completo se abre dentro de mí y toda la gran Luz está ante mí, entonces yo digo: “Yo no la quiero; yo quiero permanecer en el atributo de misericordia (Jafetz Jesed). Prefiero Jassadim solamente y no necesito estas vasijas y estas Luces”.

A esto se llama la verdadera misericordia (Jafetz Jesed) y es un estado muy elevado y sublime. Sin él, yo no puedo contener toda la Luz de Jojma y recibir con el fin de otorgar.

Éste tiene que proporcionarles todas las intenciones a fin de otorgar a todas las vasijas de recepción. Yo lleno todos mis deseos con la Luz de Jassadim y decido trabajar en Jassadim, desde dentro de Jassadim. Con el fin de recibir placeres, yo desarrollo un nuevo deseo por ellos que es 620 veces mayor y los recibo sólo en aras del Creador, sólo para mostrarle mi amor a Él.

Todo esto está basado en una nueva actitud sustentada por el hecho de que internamente sigo siendo Jafetz Jesed. Incluso si recibo la Luz de Yejida al final de la corrección, no lo hago para mí mismo. Personalmente no necesito nada y todo es para el Creador. Esto ya no es debilidad, sino la base de todo el otorgamiento a la altura de los más grandes Luces, Jaya y Yejida.
(117920)
De la 4º parte de la Lección diaria de Cabalá del 10/7/13, Escritos de Baal HaSulam

Material Relacionado:
Los corazones son atraídos tras las acciones
Y su fruto es dulce a mi paladar
El océano tras la puerta

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: