Nosotros y el resto del mundo

thumbs_laitman_575El hombre no es libre de elegir nada su vida. Él es llevado a un grupo y es llevado lejos de él. No tiene control sobre esto. Lo que depende de nosotros es cómo construir un entorno que haga que cada uno de sus miembros sea un instrumento útil, parte espiritual.

Por lo tanto, se nos dice que la única actividad libre que depende de nosotros es la elección del entorno. La llegada de la persona a un entorno no depende de ella, puesto que ella es llevada allí. Y la elección del entorno significa que en cada momento, yo elijo mi máxima integración en éste. ¿Tiene el resto de la humanidad, las personas sin un punto en el corazón, la libre elección? No, no lo tienen.

Sólo para nosotros existe el libre albedrío relativo con respecto a la construcción de un entorno adecuado y a la correcta organización de la humanidad. Por lo tanto, tenemos la responsabilidad, tanto por nosotros como por ellos. Esta responsabilidad es muy dura. Si no construimos un entorno adecuado para los siete mil millones de personas tanto como sea posible, entonces nosotros no podemos avanzar porque somos la parte superior dentro de la estructura espiritual, llamada Galgalta ve Eynaim (GE), y la humanidad es la enorme parte inferior de la creación llamado AHP.

Sin título

La parte superior, GE, es nuestra parte en particular, llamada nuestro grupo, y su parte inferior es el AHP. Ésta no nos pertenece, sino que es algo que desarrollamos, el método de educación integral e información, diversos cursos, y así sucesivamente.

Depende de nosotros el desarrollar el tema, actuar como adultos, como maestros en lo que respecta al resto del mundo, y de acuerdo al desarrollo del mundo, depende de nosotros el llevarle a éste el método integral e informativo con preocupación y atención.

Todo el resto del mundo tendrá que aceptarlo porque, a pesar de todo, la Luz tiene una influencia en todos nosotros de tal forma que no hay lugar hacia el cual escapar. Ésta influye en el mundo entero y lo empuja con la ayuda del sufrimiento, porque el AHP es su opuesto (el mundo es menos (-) grande, egoísta), y cuando la Luz influye en él, despierta en él aún más sensaciones negativas, crisis y sufrimientos.

En última instancia, la humanidad busca entender qué hacer, pero no va a encontrar nada, además de la Luz que les transmitiremos a ellos como resultado de la educación integral. Nosotros tenemos que crear y construir todo esto para ellos.

Por lo tanto, además del trabajo del grupo consigo mismo, éste también debe hacerse cargo de todo lo demás en la medida necesaria para despertar a la humanidad, la cual es despertada a una pregunta seria, no sobre el significado de la vida en aras de un objetivo noble, sino sobre el sentido de la vida con el fin de ser liberados de los sufrimientos, de las crisis. Esto es suficiente para que empecemos a cuidar de ellos.

Cuando ellos descubren su impotencia absoluta, confusión e incapacidad para resolver los problemas terrenales comunes, y hay una conciencia mundial que ellos no tienen soluciones prácticas, entonces nosotros podemos salir confiadamente al mundo y comenzar a buscar de forma correcta a quién y cómo llevar nuestro método.

Después de todo, el mundo ya requiere esto de manera inconsciente, a pesar de que es como un niño que aún no entiende dónde, qué y cómo. Él no siente que ésta sea la clave para una vida diferente, para una nueva realidad, para una nueva dimensión, ya que la mayoría de la humanidad no tiene el punto en el corazón, y nosotros sí, y sentimos que aquí debe ocurrir algo. Aquí hay algún tipo de solución. Nosotros sentimos esto ligeramente, sólo en el grado en que la Luz brilla sobre nosotros, y la Luz no tiene ninguna influencia sobre ellos.

¿Qué significa “ella no tiene influencia”? Todos estamos en el campo de la Luz, pero ellos no tienen ningún detector interno que pueda determinar la existencia de algún tipo de iluminación, que detecte que hay algún tipo de cambio. Nosotros sí tenemos este detector; es el llamado “Sexto sentido”. Por lo tanto, todo depende sólo de nosotros.

Nosotros somos responsables de todos. Además, hemos recibido la oportunidad de avanzar espiritualmente, sólo con el fin de llevar al mundo entero hacia esto, y si no transmitimos la Luz Superior a través de nosotros ni transmitimos nada a través de nosotros, entonces sentimos sólo una iluminación de minutos, en otras palabras, sólo un estado de expectación, un punto muerto, y nada más que esto. Por lo tanto, nos corresponde a nosotros tomar esto en cuenta.

Podría ser que hay grupos con una buena preparación interna. Sus miembros estudian de manera seria, llegan a todas las conferencias y lecciones, pero que no quieren salir a la calle. En última instancia, estos grupos se transformarán en una barrera para la Luz espiritual, porque están unidos a nosotros, nos agobian y nos dañan a todos.

Por lo tanto, debemos ser cuidados, pero aun así obligarlos, estimularlos y animarlos suavemente, tratando de explicarles y atraerlos hacia este trabajo. Después de todo, esto es lo que se necesita de un sistema integral global.

Si se trata de un sistema cerrado, entonces ustedes no tienen derecho a abandonar una parte de él (aunque no sea una parte pequeña sino aproximadamente el 99,99 % de éste). Incluso si fuera sólo un 1%, aun así usted no tiene derecho a abandonarlos porque si hay una parte sin corregir de un sistema integral, analógico, cerrado, entonces no ha sido corregido todo el mecanismo. Así que si se descubre una necesidad de corrección en el mundo, ustedes deben pensar en todos los siete mil millones de personas que lo requieran y activar de alguna manera el mecanismo.

El principio de la formación de todos nuestros grupos, o del grupo mundial, también debe incluir a toda la humanidad, porque ha llegado el momento de descubrir y revelar la relación general entre nosotros.

Antes de Abraham, sólo cabalistas aislados tuvieron alcance espiritual. De Abraham en adelante lo tuvieron ciertos grupos y desde los tiempos de Baal HaSulam y en adelante, es toda la humanidad.

Baal HaSulam escribió en los años veinte del siglo pasado, que toda la humanidad es una sola familia. Esto sugiere que nosotros debemos considerarlos como parte de nuestro grupo. Por lo tanto, los principios y fundamentos para la construcción de un grupo deben incluir este componente: cómo podemos nosotros interactuar con el mundo entero.

(113798 – De la Convención en St. Petersburgo “día dos” del 7/13/13, Lección 4) 

Material Relacionado: 

Un pago inicial que debemos justificar
Ustedes mismos son responsables de su propio nacimiento
Los obstetras de la humanidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: