Santificando el tiempo

thumbs_laitman_276_01Pregunta: ¿Por qué tenemos que pasar por tantos problemas si nos preparamos adecuadamente? Después de todo, nosotros queremos acelerar el tiempo y pasar internamente a través de todas las cosas malas.

Respuesta: Escuchar acerca de los problemas y sentirlos son dos cosas diferentes. Nosotros debemos aclarar todos los niveles, tanto en su profundidad negativa como en su altura positiva. Es imposible evitar estos estados. La única cosa que podemos hacer es pasar a través de ellos a un ritmo diferente. Si aceleramos el tiempo, los sentimos de manera diferente.

No se trata de cuán rápidamente puedo realizar una determinada acción o un movimiento. Acelerar el tiempo significa empujarme yo mismo más rápido con la ayuda del grupo, de lo que me obliga la fuerza inevitable de avance. Soy como un caballo que quiere preceder a su jinete, deseando avanzar hacia la meta por mi cuenta.

Sin embargo, la meta es Jassadim. Existe la Luz de Jojma. Hay una vasija del deseo de recibir, y lo que falta es la Luz de Jassadim que prepara la vasija con el fin de recibir la Luz de Jojma.

Sin embargo, ¿dónde consigo la Luz de Jassadim? Si realmente la quiero, el sistema espiritual trabajará y me proveer todo lo que necesito para la corrección. Todo será llenado y el Creador se revelará a mí.

Entonces, yo puedo recibir el reconocimiento de la importancia de la Luz de Jassadim desde el entorno o en otras palabras, la meta de la creación, el otorgamiento, y amor, que son Jassadim. No hay otra manera. Sólo el entorno adecuado puede influirme para que lo quiera, aunque, naturalmente, yo no quiero nada de eso. El entorno puede persuadirme al hacerme sentir vergüenza, lujuria, honor, envidia, etc. Esto se debe a esto “saca a la persona de este mundo” hacia el siguiente mundo.

Lo más importante es estar constantemente en el entorno adecuado, mejorarlo e incorporarse en él. No existe otro medio.

El entorno es el maestro, el grupo, los libros, y nuestra actividad en este marco. Así que incorporémonos todos en él por encima de nuestras cabezas. Esto es lo que nos dicen todos los cabalistas.

Pregunta: Sin embargo, solo puedo hacer eso si temo un golpe terrible, grandes problemas.

Respuesta: Entonces, dejen que me guíe el temor. Éste será el primer nivel de temor verdadero.

Yo, desde luego, no quiero pruebas terribles, pero en el momento que me cambie a una frecuencia más elevada y corra de huida de la vara, mi realidad cambia. No se trata sólo de la aceleración mi avance, como está escrito, “Israel santifica el tiempo”. Tengan en cuenta que las fuentes se refieren únicamente a santificar el tiempo y no a “acelerar el tiempo”.

Cuando santifico el tiempo, lo siento de otra manera, en las vasijas que yo fortalezco. Es cierto que ahora me siento los exilios en toda su profundidad, pero me preparo constantemente por medio de la Luz de Jassadim, respeto los estados que atravieso, y los disfruto, puesto que ellos ya producen destellos del final de la corrección, y ya entiendo de manera diferente y veo las cosas otra forma. Anteriormente yo era como un animal golpeado y ahora soy un ser humano que está a punto de someterse a una operación, entendiendo que es imposible aliviarme sin ella, o como se nos dice, sin “tomar medidas preventivas”. Así que, de una u otra manera, tomaré el medicamento, pero el punto es cuándo: ¿antes o después del ataque?

La humanidad está constantemente enferma, pero sólo después de muchos ataques comienza a pensar dónde puede encontrar un remedio. Pasa mucho tiempo antes de que las personas estén de acuerdo en aceptar esto hasta cierto punto.

Mientras tanto, el medicamento incluye tanto la sensación como la comprensión de que yo debo experimentar la enfermedad. Como resultado, empiezo a relacionarme con ella como con Jesed (misericordia) y yo “Bendigo el mal como el bien”. Sólo ahora, después de haber recibido el mal en la Luz de Jassadim, soy capaz de hacerlo.

Es lo mismo que el momento en el que Abraham bendijo al Creador cuando se enteró de que “tus descendientes serán extranjeros en una tierra que no es suya”. ¿Es agradable oír tales cosas? No se puede pasar por estas cosas sin preparación previa que eleve la grandeza de la meta, desde donde brilla sobre mí la Luz de Jassadim. Ésta ilumina precisamente cuando yo mantengo la grandeza de la meta.

De lo contrario, no seré capaz de superar los problemas. Ni siquiera Abraham, Superman, o Wonder Boy pueden hacerlo, ya que todo depende de la ayuda de arriba. Nadie sobresale en ello de ninguna manera. Por el contrario, cada uno es un trapo. Todos son un deseo de recibir roto, y lo único que necesitan es apoyo.

Si hablamos de grandes personas, es sólo porque el Creador las organiza de esta manera, desde la que percibimos como el más grande hasta la más pequeña.

(117520 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 9/29/13, Escritos de Baal HaSulam)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta