Sin vergüenza ni limitación

Dr. Michael LaitmanPregunta: Nuestros muchachos, quienes están incluidos en la difusión integral por todo el mundo enfrentan una contradicción entre la humildad y la actividad. De ello se desprende que la persona que está parada ante un gran número de personas, comienza a bloquearse, “¿Por qué estoy actuando a una escala tan grande? Tengo que ser más humilde”. ¿Tenemos que arrojar esa falsa modestia y realizarnos a nosotros mismos con total determinación?

Respuesta: En primer lugar, no se trata de una persona que sale dar el entrenamiento. Más bien, se trata de un pequeño grupo de personas. Una persona dirige la mitad de la conferencia y otra persona dirige la segunda mitad. La tercera hace preguntas, la cuarta aclara las respuestas, la quinta recoge algunos materiales de los participantes, y así sucesivamente. En general, es posible encontrar trabajo para todos.

Es muy importante demostrar que ustedes están trabajando junto con algunos amigos y que son absolutamente iguales. Tú comienzas la charla, y después de diez minutos, alguien más la continúa. Después de eso, de nuevo, tú y así sucesivamente, y las personas ven cómo trabajan ustedes en sociedad y sin molestar a los demás, que entre ustedes hay un todo completo. Les transmiten a ellos una carga positiva general, y esto se recibe con mucha fuerza.

En segundo lugar, lo que nos obliga a salir hacia las personas es la crisis que amenaza nuestro futuro, el sufrimiento innecesario de la gente, la falta de la capacidad para recibir cualquier decisión y solución, ya que no existen, a excepción de nuestra solución integral, porque con nosotros hay verdad, exactitud, fuerza y ​​convicción, y lo más importante es la necesidad y urgencia.

¿Qué quiere decir: “me siento incómodo?” ¿Las personas están sufriendo y yo me siento incómodo de tener un remedio y no estar trayéndoselos a ellos? ¿Cómo puede ser algo así?

Por lo tanto, ¡la persona debe estar en conflicto consigo misma, pero no en un nivel en el que se sienta incómoda, todo lo contrario! ¿Cómo puedo detenerme si tengo una posibilidad de mejorar la vida de las personas, de hacerlas sonreír? No es una sonrisa proveniente  algún comediante. Más bien, es una verdadera sonrisa, sí, de que comienzan a ver la vida desde una perspectiva nueva, agradable, y no porque se escaparon por unos minutos a algún espectáculo. Yo necesito sentir mi responsabilidad aquí.

¿Por qué debo sentir algún tipo de bochorno y vergüenza? No necesito decir que esto es mío, esto soy yo. Más bien, este mensaje se encuentra dentro de mí y yo quiero dárselo al mundo entero. Por lo tanto, por parte nuestra, siempre hay lugar para un grado de apariencia sólida, para presentarnos como los que poseen un conocimiento y enfoque únicos.

La comunidad debe respetarlos, escuchar sus voces, mirarlos de abajo hacia arriba, como un pequeño niño a un adulto. De lo contrario, no aprenderán nada.

Como punto de partida, de acuerdo a la audiencia, pueden hablar un poco acerca de ustedes, quienes son, de dónde son. Presentarse a sí mismos como expertos acreditados, representantes de una organización sólida y de un método sólido.
(118369)
Del Kab.TV “A través del tiempo” del 9/17/13

Material Relacionado:
En camino hacia el sistema único
En un estado de formación
Fortaleciendo el núcleo familiar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta