Un encuentro con el ángel Raziel

Dr.MichaellaitmanEs fácil trabajar en una línea, ya sea la línea izquierda o la derecha. Es muy difícil estar en el centro y conectar estas dos líneas en una sola autoridad y permanecer allí en el medio, entre la cáscara y la santidad. Estar entre medio signific

a atraer tanto como uno pueda de la cáscara y añadir esto a la Santidad. Así, permanecen constantemente bajo una autoridad y avanzan; ustedes cumplen con su autoridad y buscan un nuevo lugar donde puedan ser libres a fin de preferir una vez más la Santidad. De tal manera, se crea una línea por medio de los puntos de unidad del libre albedrío de uno.

Por un lado, todo lo hace el Creador, la Providencia privada (HaVaYaH), que desciende desde Arriba, es decir que ocurre adentro. La supervisión privada es la supervisión más interna (la supervisión de HaVaYaH) más cercana al otorgamiento. Por otro lado, la persona dice: “Si no lo hago yo por mí, quién lo hará por mí”, lo cual significa que ella complementa las dos líneas al sumar todos sus esfuerzos a la providencia superior y adherirse a ella internamente. La línea media expresa adhesión y otorgamiento mutuo entre la persona y el Creador.

La persona que entiende que todo proviene de arriba, pero anula el dominio del Creador y dice que hará lo mismo, según su libre albedrío. Ella no lo hace así porque esté bajo el dominio de la providencia superior, sino por su propia voluntad, por el deseo de identificarse con el Creador. Aunque está claro para ella que nadie tiene la oportunidad de evitar la providencia superior y hacer algo por sí mismo, aun así ella trata de cumplir con el pensamiento que el Creador le ha dado, como si surgiera por su propio libre albedrío, que es totalmente independiente. Esta es la forma en que avanza.

No se trata de un juego, puesto que el Creador está de acuerdo con su decisión de realizar una acción específica y le ofrece una ilusión de vida o muerte. No es una broma, en realidad un asunto de vida o muerte, un asunto muy serio para ella. Sin embargo, la persona recibe este libre albedrío y puede cambiar su destino de grandes sufrimientos a lo largo del camino de “a su debido tiempo” por una gran alegría por el camino de “yo lo aceleraré”. Esto significa que ella puede cambiar toda su vida desde el peor al mejor estado.

Es al crear un espacio en el que puede ser independiente, que la persona establece la forma de Adam (un ser humano), dado que si no crea un espacio donde puede tener libre albedrío, y creer que todo es manejado desde Arriba y dice “gracias Dios” por todo, como lo dicen sinceramente las personas ortodoxas, entonces no hay nada que se pueda agregar. Ella lo pone todo bajo el dominio del Creador.

Si la persona no es religiosa, ella funciona de acuerdo a sus instintos naturales y el Creador la maneja totalmente sin revelarse a Sí mismo. Pero si la persona no acepta ninguna de estas opciones y quiere realizar su libre albedrío, ella deja espacio para su propia autoridad, según su libre albedrío. Entonces en esta autoridad independiente, descubre los lados buenos y malos, y estas dos autoridades chocan y luchan entre sí. El papel de la persona es a colocarlas en la línea media para que puedan complementarse.

La conexión entre este espacio de libre albedrío y de las fuerzas que operan en él es la que la persona alcanza por medio de sus aclaraciones, análisis y síntesis, y convierte en una imagen de un ser humano, Adam, que significa en hebreo “parecido al Creador”. Esta forma humana se establece de abajo hacia arriba y se revela gradualmente. Al alcanzar esta adhesión con el Creador, el hombre descubre que la línea media también fue manejada por la fuerza superior, y él llama a esta revelación “el ángel Raziel“.
(119038)
Desde la preparación de la lección diaria de Cabalá 10/25/13

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta