Una generación de niños maduros

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo puede yo esperar que la unidad si no siento ni tengo idea qué es?

Respuesta: Tenemos que imaginar el estado de unidad y jugar, como niños que fingen que son adultos y crecen al jugar ese juego. Ustedes entienden muy poco cuando se trata de estados espirituales y por eso tienen que jugar y desarrollarse como bebés.

Vemos un fenómeno muy interesante en nuestra generación: Las personas están volviéndose cada vez más como niños. Todos están jugando y no tiene ninguna prisa por iniciar la vida real. Todos se pasan la vida jugando, permanecen en casa de sus padres hasta la edad de 30 o 40, sin querer casarse y crecer, sin querer hacer una carrera, o tomar alguna responsabilidad, más bien, desean pasar su vida cómodamente sin ningún tipo de preocupaciones, como si estuvieran jugando.

Esta actitud infantil hacia la vida es típica de la generación actual. ¡Es una actitud muy especial que en realidad indica que están listos para jugar! La actitud seria hacia el trabajo ha desaparecido, y las personas se pasan el tiempo jugando. Lo principal son los amigos, el entretenimiento por las noches, el fútbol y la televisión.

La gente está cada vez más infantil; esto está confirmado por los estudios sociológicos. Y es una norma aceptada tanto por la sociedad como por los padres, es decir, por la generación de más edad. Los padres aceptan el hecho de que su hijo de 30 años de edad, sigan siendo niños. Los jóvenes mismos también parecen querer permanecer como niños.

Esto se debe a que cada vez somos más dignos de jugar y es por medio del juego que podemos tener éxito y avanzar en nuestro desarrollo espiritual. En generaciones anteriores, estábamos ocupados llenando el ego, nuestro gran deseo de recibir. Así que éramos muy serios para ser totalmente incorporados en él, para asimilarnos en él, y realizar las acciones más serias y difíciles.

Ahora, sin embargo, esto ha terminado, ¡lo cual es una indicación de que es en nuestros tiempos que estamos preparados y somos dignos de corrección! Esta no es la desgracia de esta generación que parece a la zaga de las generaciones previas. Por el contrario, es una indicación de la desesperación y la desilusión del desarrollo anterior y la disposición para la corrección que tenemos que realizar ahora. La corrección se cumple jugando: talleres, conexiones, diferentes juegos, actividades, canciones y un poco de trabajo para que podamos proveer para nosotros mismos. Eso es todo; así será la vida.

(118729 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 15 de Octubre del 2013, El Zóhar)
Material Relacionado:

En una atmósfera de juego
Digamos adiós a la infancia
Toda la creación es un juego del creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: