Con los ojos abiertos y la cabeza inclinada

Dr.MichaellaitmanSi acepto al grupo como un medio para mi avance, yo debería relacionar todo mi camino con él. Comienzo a ver la revelación del Creador en el grupo: que Él me presenta lo que veo en mis amigos.

No tengo oportunidad de evaluarlos de forma objetiva. Así, a partir de ahora, yo mantengo el principio: “Cada rechazo es de acuerdo con mis propios defectos”.

Esto no quiere decir que yo cierre los ojos ante todo. Nuestra relación ahora simplemente existe en dos planos. Por un lado, acepto a los amigos por encima de la razón como si se tratara del mejor, más genuino y perfecto grupo. Los veo como grandes, y me veo como si me adhiriera a su entorno. Por otro lado, yo los percibo de acuerdo a mi lógica y veo que todos nosotros necesitamos cambiar para ser mejores, a fin de ayudar al grupo. Ambos lados de mi enfoque están construidos sobre una base real: Ya sea que yo mismo me veo como no corregido, o que los veo a todos ellos como no corregidos.

Entiendo que mi perspectiva depende de mi estado interno, y por lo tanto trabajo en ambos niveles: A veces inclino mi cabeza ante la grandeza de los amigos, y a veces avanzo de manera igualitaria con ellos en una aspiración hacia la unidad y un ascenso común.

Mientras tanto, yo sé que no veo la imagen real, ya que hasta la corrección final, todo es relativo, y yo carezco de criterios firmes.
(24658)
De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/24/10, Escritos de Rabash

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: