¿De qué está hecha la simplicidad?

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, Shamati # 3, “La materia del logro espiritual”: Para que podamos alcanzar lo que Él quiso que alcanzáramos y entendiéramos como “Su deseo de hacer el bien a Sus creaciones”, Él creó y nos impartió estos sentidos y estos sentidos alcanzan sus impresiones de la Luz Superior.

El ser creado ve la Luz única de Ein Sof (Infinito) y la vasija única como si estuvieran dividas en diferentes niveles de Aviut (espesor), ve muchos discernimientos en los cuales es posible diferenciar entre las relaciones mutuas entre el Creador y el ser creado.

Nos parece que estamos avanzando hacia una Luz más simple, pero no es así. Después de todo, nosotros recolectamos cada vez  más vasijas, deseos más aclarados, discretos, separados y singulares y, al mismo tiempo, estamos más conectados por miles de millones de uniones entre ellos. En esta versatilidad infinita, alcanzamos la Luz de Ein Sof.

Resulta que nuestro trabajo no nos lleva a la simplicidad, más bien a la complejidad, y es a partir de esta complejidad que alcanzamos la simplicidad.

Nosotros necesitamos todos estos múltiples discernimientos, que en realidad aumentan en el ascenso a Ein Sof. Aumentan en forma de cono que se expande gradualmente, porque nuestros deseos siguen creciendo y, en consecuencia, se revelan nuevas luces: NRNHY en todas y cada una de las partes.

Al principio nos elevamos y sólo hay un punto, pero luego cada uno se multiplica por diez Sefirot, y éstas también se multiplican y así sucesivamente. Según una vieja leyenda, los granos de arroz también se multiplicaban, y el gobernador los utilizaba para pagarle al sabio por cada casilla del tablero de ajedrez, multiplicando su cantidad cada vez, hasta convertirla en una gran cantidad. Este es sólo un pequeño ejemplo de lo que alcanzamos en las aclaraciones de las Luces de NRNHY de NRNHY, y así sucesivamente, por lo tanto nosotros nos elevamos y descubrimos nuevos discernimientos.

Por otro lado, se hace cada vez más simple puesto que cada decena de Sefirot del nivel inferior se une y se vuelve una en el siguiente nivel. Por lo tanto, la imagen de este mundo no se desintegra, sino que paradójicamente crece más clara, ya que hay más discernimientos. Esto se debe a que nosotros recibimos de arriba la simple Luz y nuestras vasijas están unidas de forma más cercana.

Por lo tanto, alcanzamos análisis y síntesis, es decir separación y conexión, y las alcanzamos al mismo tiempo. Entonces, nuestra percepción no se divide, no es confusa ni sufre de un síndrome esquizofrénico, sino que alcanzamos realimente la simplicidad, a pesar de que esta simplicidad se complica todo el tiempo.

(120396 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12 de Noviembre del 2013, Shamati # 3 “El asunto del logro espiritual”)
Material Relacionado:

El secreto del deseo
No hay multiplicidad de luces
De la complejidad infinita a la simplicidad absoluta

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta