La diferencia fundamental entre la mafia y la hermandad espiritual

Dr.Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo cambiará mi impresión del Creador con respecto a la sensación que tengo hoy en mi conexión con los amigos?

Respuesta: Hay una diferencia cualitativa entre el estado de ánimo de una simple unidad con los amigos y la unidad dentro de la cual se revelará el Creador. Esta es la diferencia entre el comunismo de estilo soviético y el comunismo altruista acerca del cual escribe Baal HaSulam.

Nosotros debemos esforzarnos por la conexión, la igualdad, hasta completar la unidad y la garantía mutua como un hombre con un corazón. Y este otorgamiento mutuo entre nosotros no debe ser a fin de mejorar nuestra propia vida. No debemos convertirnos en una “mafia”. Esa es la razón por que Baal HaSulam escribe que los principios comunistas en una manifestación egoísta, como lo fue en Rusia, eran muy cercanos al nazismo.

De hecho, Rusia y Alemania tenían una muy buena relación antes de la guerra. Si no hubieran compartido la frontera, ellos se habrían vuelto aliados en esta guerra, como Alemania y Japón. De hecho, por su naturaleza, estos regímenes eran muy similares. Sólo debido a la proximidad de sus fronteras y al plan para capturar a ese territorio, se volvieron enemigos.

Por lo tanto, es muy importante dirigirse uno mismo hacia “Israel, la Torá, y el Creador” en conexión dentro del grupo. El Creador es la meta final, es decir, todo este mundo, toda la sociedad humana, la naturaleza inanimada, vegetativa y animada están incluidas en el hombre; esta imagen general común del ser humano como un pequeño mundo deben dirigirse hacia una fuerza superior, hacia la fuente de nuestra vida.

Nosotros solo tenemos punto de contacto con la fuerza superior: ella nos dio a luz a nosotros, a la creación; si no nos dirigimos hacia el Creador, eventualmente llegaremos a la misma imagen que en el nazismo o en el comunismo soviético, porque esa unidad sería sólo para nuestro propio beneficio. No saldremos de las propiedades egoístas, más bien sólo organizaremos la vida en nuestro barrio, ciudad, y en el mundo de tal forma que todos nos sintamos bien.

Pero esto nunca termina bien. Ya hemos visto en la historia ejemplos de este tipo: utopías, Kibbutzim, etc. Después de todo, si esta fuerza no sale de nuestro plano, entonces ¿a quién le daré yo? Esta regresará de nuevo: “Ustedes a mí y yo a ustedes”. Esto no tendrá ningún resultado real.

Yo no puedo darles a ustedes, y ustedes a mí porque nuestra diferencia se manifestará inmediatamente. Como dice el refrán, “entre el amor y el odio solo hay un paso”. Incluso las personas que se aman deben pelearse a veces para agregarle un poco de “pimienta” a sus relaciones. El problema es que nosotros carecemos de la línea media.

Incluso si logramos el otorgamiento mutuo completo en el que cada uno les da a todos los demás, no seremos capaces de equilibrar estas relaciones, sin la participación de un cierto componente más elevado proveniente de otro nivel. Necesitamos la línea media, de lo contrario esta ilusión explotará y terminará en una guerra.

Nosotros podemos realizar un experimento con una pareja de enamorados, crear las condiciones de una vida celestial para ellos y después de un tiempo veremos qué pasa con ellos. Esta forma de relación no es viable, ni puede existir por un largo tiempo. Para ello, ustedes deben ser ángeles y no personas, es decir, no tener deseos egoístas.
(121149)
De la 2° parte de la Lección diaria de Cabalá del 11/21/13, El Zóhar

Material Relacionado:
Cargándonos dentro del campo del Creador
¿Qué hace que nuestro trabajo sea eficaz?
Nuestra arma está en las manos del Creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta