Bajo los cálidos rayos del sol

Dr. Michael LaitmanTodo depende sólo de nuestro deseo y de los Reshimot (genes espirituales) que están impresos en él. Así que no tiene sentido esperar la misericordia de Arriba. Nosotros simplemente tenemos que trabajar en nuestros deseos.

Seremos capaces de sentir la realidad superior que se revela en este deseo y la Luz que lo llena según la forma en que lo convirtamos, aumentemos o disminuyamos, y conectemos sus piezas en un orden determinado.

Nosotros trabajamos sólo con el deseo y por eso no debemos creer en nada o esperar a que desde Arriba hagan algo por nosotros; sólo debemos realizar las acciones correctas y precisas que cambiarán el deseo.

Sabemos que tenemos que orar para que la Luz influya en nosotros y nos reforme. Esto es cierto, por supuesto, sólo si nuestro deseo es lo suficientemente sensible, cercano a la Luz y que la necesite. Entonces la Luz constante tendrá un mayor efecto sobre el deseo. Todo nuestro trabajo es acercar el deseo y voltearlo de tal forma que la Luz influya tanto en él como sea posible.

Es como si yo quisiera tomar el sol y elegir un lugar determinado en el techo donde nada bloquee el sol. Me acuesto bajo el sol en un ángulo determinado y me volteo hacia él para atrapar los rayos. Pero si el sol es constante, éste no cambia como resultado de mis cambios. Yo tengo que moverme para acercarme a sus rayos tanto como me sea posible.

El deseo sólo puede cambiar bajo la influencia del grupo. No hay ningún otro medio que pueda afectarme. La Luz es constante al igual que la luz del sol. Yo tengo que voltear mi deseo hacia la Luz Superior y acercarme a ella. ¿Cómo puedo hacer eso?

Puedo voltearme y acercarse sólo con la ayuda del entorno, del grupo. No puedo moverme por mí mismo. Me paro ante la Luz constante con mis Reshimot ocultos que se revelan uno por uno según el ritmo natural impreso en mi programa de desarrollo interno. Esto significa que mis Reshimot tienen una conexión constante programada que yo no puedo cambiar, debido a que está grabada en mi naturaleza.

La única cosa que puedo hacer es utilizar la fuerza del entorno para que éste me haga girar. Cuanto más fuerte y más grande el entorno, más profundamente me “tragará” él dentro de sí y más rápidamente seré capaz de voltearme. Mis Reshimot se revelarán más rápido de acuerdo a mi disposición y al deseo que he recibido del entorno. Yo atravesaré todos los estados correctamente, dado que estaré listo para los cambios.

Yo no puedo cambiar mis Reshimot, toda esta cadena tiene que abrirse de acuerdo a su ritmo programado. No puedo influir en la Luz constante, por supuesto. Los cambios sólo son posibles por medio del entorno, del cual yo adquiero deseos adicionales.

Los Reshimot están en el deseo, pero el grupo me da un deseo adicional, y gracias a su gran poder, puedo acelerar la revelación y el llenado de los Reshimot. Si avanzo de esa manera por medio de mis esfuerzos, sentiré que este desarrollo es positivo y que estoy siguiendo un camino agradable, fácil y rápido, en vez del largo y difícil camino natural de los sufrimientos.

(123746)
De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 12/20/13

Material relacionado:
La luz circundante nos influye solo cuando la invocamos
Una luz acercada mediante el telescopio del grupo
En lugar de andar buscando cambiar los sistemas económicos deberíamos atraer la luz superior de la corrección.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta