¿Con qué comienza el hombre?

Dr.Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo puedo ver los atributos, Sefirot, a mi alrededor, y no a las personas?

Respuesta: ¿Por qué ven ustedes a las personas en el sentido material de la palabra? ¿Por qué necesitan las caras? ¿Les dice algo el cuerpo? Éste no dice nada acerca de la persona.

De hecho, pronto dejaremos de relacionarnos también con los rasgos de carácter. La persona los recibe cuando nace o los adquiere directamente del entorno. Estos no son ella.

Sus padres la trajeron al mundo; fue educada en estas u otras instituciones que ella no eligió, y toda su vida, se encuentra en algún entorno. Como resultado de esto, vemos en ella una forma particular, moldea de acuerdo a parámetros particulares. Esa es la forma en que la “hacen” a ella, y así es como vive su vida de principio a fin.

No se trata realmente de ella. No le atribuyan nada de eso. Ella no tiene ni siquiera un grano de algo propio que sea original, ni en las características de su cuerpo ni en sus rasgos de carácter. Todo es resultado de lo que recibe aparentemente de los demás.

El hombre (Adam) en mí, comienza a partir de lo que recibo desde arriba. Si entro en un grupo e invierto esfuerzo en él, entonces ellos también son el resultado de una educación especial. Si yo empiezo a recibir una iluminación de lo alto, gracias a la cual nacen en mí las nuevas características que se oponen a las características anteriores, este es el comienzo de una nueva criatura que no está vinculada con mi cuerpo o carácter. Por lo tanto, al alma se le llama, “una parte divina de Dios, proveniente de lo alto”.

Entonces, se deduce que el aspecto externo de la persona y su comportamiento no tienen ningún significado. Lo importante es su inversión en un grupo y sus esfuerzos. Para esto, ella puede recibir una respuesta de arriba y adquirir aquello que es llamado hombre.

Hasta entonces, no es un hombre. Ella realmente no tiene nada propio. Si durante su vida, no corrige ni siquiera uno de sus deseos con la ayuda de la Luz que Reforma, es como si no estuviera viva. Ustedes ven, su cuenta espiritual está vacía y ella participa en el proceso de evolución histórica como todos los demás. Aquí no hay nada que medir, evaluar y ponderar en las “balanzas” espirituales.

Hay una advertencia adicional: Aunque la persona no se corrija sí mismo, ella no vive su vida en vano, si ayuda en la corrección de los demás, si se los acerca a la verdad. En cualquier caso, vale la pena trabajar en esto tanto como sea posible. Como escribe Baal HaSulam en “La última generación”, la meta de la vida es merecer la adhesión con el Creador, mantener estrictamente la regla general de actuar sólo por Su bien, o ayudar a que los muchos alcancen la adhesión con Él.
(121570)
De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/26/13, Escritos de Baal HaSulam

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: