El arte de escribir con tinta invisible

dr. michael laitmanTenemos que recordar que la espiritualidad es diferente de la corporalidad. En la corporalidad, nosotros siempre queremos ver los resultados de inmediato. A veces es el producto que hicimos: Imaginen que yo hice zapatos, los vendí, y recibí dinero por ellos. Miro los zapatos que he hecho, veo los resultados de mis esfuerzos, los frutos de mi trabajo. Puedo evaluar, mejorar, ajustar, corregir, y hacerlos mejor sólo si realmente los miro.

Se nos dice: “No hay nadie más sabio que el experimentado”, y la experiencia se gana con las propias manos. Aplicamos esfuerzo en alguna parte, y no vemos los resultados de nuestro trabajo. Entonces, con el tiempo, por medio del ensayo y error, yo mismo me corrijo y me convierto en un hábil artesano profesional.

Pero la dificultad es que en el trabajo espiritual, nosotros no podemos ver los resultados. Imaginen un músico que tocara las teclas del piano y no pudiera escuchar ningún sonido. ¿Cómo tocaría? Cuando a un niño se le enseña cómo escribir, se le da un cuaderno para escribir las letras estrictamente entre las líneas. ¡Pero en la espiritualidad, yo no tengo “líneas”, e incluso las letras que escribo son invisibles!

¿Cómo puedo ajustarme yo mismo si no puedo ver ninguna respuesta? Invierto esfuerzos, pero desaparecen como el agua que se filtra en la arena. Bueno, digamos, estoy dispuesto a sacrificar cualquier resultado que sea para beneficio propio. Pero aun así, de alguna manera tengo que ajustar, comprobar, mejorar mi trabajo y ganar experiencia. ¿Cómo es posible hacerlo?

No funciona así en la espiritualidad. Nosotros no recibimos ninguna respuesta, y esto nos debilita. Yo no puedo hacer un esfuerzo que no cause ninguna reacción visible. Es como hablar con una pared. Toda mi energía se desvanece.

Pero la reacción existe, sólo que no ocurre dentro del mismo, es decir, se produce en un lugar diferente. Si al menos una pequeña parte de nuestros esfuerzos son correctos, es decir, si tenemos la intención de salir de nosotros mismos y conectarnos con los demás para acercarnos al Creador y darle a Él mismo la oportunidad de revelársenos, de darle contento a Él sin exigir o anticipar el conseguir algo a cambio, la reacción se acumula. Resulta que el lugar de nuestro trabajo y los resultados que obtenemos, son totalmente independientes unos de otros.

¿Podemos pedirle ver los resultados de nuestro trabajo? Si vemos que hicimos algo de manera correcta, esto nos llenará y nos dará satisfacción. Esto puede detenerme y obstaculizar el avance, porque yo empiezo a trabajar por la gratificación. Pero entonces ¿cómo puedo analizar el trabajo que hago y comprobar que no estoy dejándome llevar por el interés propio?

¿Cómo puedo ver la reacción sin disfrutar de manera egoísta? ¿Cómo puedo arreglármelas para aceptar solamente la información, sin la sensación, sin el deseo de recibir placer? Esto es llamado exigir un deseo de otorgar. En otras palabras, yo ni siquiera quiero saber si estoy otorgándole al Creador, porque en mi estado actual, inevitablemente lo disfrutaría y me sentiría bien. Yo sólo quiero hacer acciones que estén separadas del disfrute y la satisfacción, no para calmar mis deseos, sensaciones y pensamientos. Esto requiere mucho trabajo.

El resultado de nuestro trabajo espiritual es llamado “un hallazgo”. Los resultados se nos muestran exactamente como si se tratara  del momento equivocado, y en un lugar que no nos lo esperábamos. Y el resultado en sí es independiente del deseo, por lo tanto, es totalmente inesperado.

Esto ocurre en todos los niveles espirituales, porque cada momento es un mundo nuevo. Nuestras sensaciones se abren a un nuevo nivel, a una nueva profundidad y calidad, en una gama completamente nueva que nunca antes había existido. Nuestras sensaciones y criterios de evaluación atraviesan cambios revolucionarios; éstas se “actualizan”. Es por eso que se llama “un descubrimiento”, “un hallazgo”.

(119973)
De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 11/7/13

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: