El Universo: El espejo del hombre

Dr. Michael LaitmanTodo lo que percibimos en este mundo no pertenece al reino espiritual. De toda la realidad espiritual, nosotros “captamos” sólo una diminuta y distorsionada parte que podemos sentir en nuestras vasijas corruptas. Esta parte diminuta de la espiritualidad provee el sustento para nuestras vidas, alimentándonos, dejándonos así mantener nuestra pseudo existencia llamada “el sudor de la vida”.

Nuestro mundo con todas sus leyes, naturaleza, y ciencia es imaginario, ya que estas se manifiestan solamente en vasijas ficticias del deseo egoísta en su etapa más baja. No podemos alcanzar nada con la ayuda de la ciencia, aunque ésta continuara evolucionando durante miles de años, podría permanecer siempre dentro del ego.

Este mundo existe sólo en nuestra imaginación. Eventualmente, por encima de este, revelaremos las leyes de la realidad superior, los deseos altruistas, en otras palabras, aprenderemos las leyes de la Cabalá que pertenecen al mundo corregido.

En ese momento, este mundo material desaparecerá (se desvanecerá). Después de todo, este mundo existe no sólo en el deseo egoísta, sino más bien en el ser humano. La persona incluye este mundo con todo lo que tuvo y tiene: dinosaurios y leones, estrellas y planetas… Nosotros no percibimos el universo en sí, sino más bien sentimos la profundidad de nuestros deseos materiales.

A la medida de la corrección de nuestros deseos materiales, todo “fluirá” desde el egoísmo hacia el altruismo; entonces, la materialidad se “evaporará”. De tal manera que, gastar energía y esfuerzos en la materialidad es un desperdicio completo, dado que ésta es sólo una base preparatoria para las etapas subsecuentes.

(122254)
De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 12/4/13, “La libertad”

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta