Elijan quién guiará

Dr.LaitmanBaal HaSulam, “La Libertad”: Pero, como hemos visto, se trata de una cosa simple, y debe ser respetada por todos y cada uno de nosotros. Porque, si bien cada uno tiene “su propia fuente”, las fuerzas se revelan abiertamente sólo a través del entorno en el que uno está…

Por eso nuestros sabios nos advirtieron: “Hazte un Rav, y cómprate un amigo”. Y también está la elección de los libros, como ya hemos mencionado, porque sólo en eso uno es reprendido o elogiado, en su elección del entorno. Pero una vez que ha elegido el entorno, él está en sus manos como barro en las manos del alfarero.

La posibilidad de elegir el entorno correcto se la dan sólo a aquellas personas que tienen el punto en el corazón. De hecho, ellas ahora tienen que desarrollarse en el grado del ser humano (Adam), similar (Domeh) al Creador. Son las personas en las que se ha despertado este punto, la raíz de su alma, las que reciben el impulso para entrar en el entorno correcto. Después, ellas tienen que decidir por sí mismas si lo harán o no.

Esta es la libre elección entre el deseo de recibir y el punto, el “rudimento” del deseo de otorgar, no él en sí mismo, sino su lado opuesto. Yo puedo elegir cuando tenga estos dos “polos”. ¿Cómo? Yo mismo me fortalezco en el entorno correcto. Con ello, quiero reforzar un factor en vez de otro.

Pero si no tengo el segundo punto, si soy sólo deseo de recibir, entonces éste no influye en mi “elección”. En este caso, yo persigo el interés propio como un perro que olfatea algo en la calle, eso es todo.

Pregunta: Pero, al mismo tiempo, en el marco de la educación integral, nosotros sugerimos que las personas creen un ambiente mejor para sí mismas.

Respuesta: Es verdad, ella crea un mejor entorno para su deseo de recibir, pero no para el punto en el corazón. De esta forma la persona sabe que es posible mejorar su vida en un círculo común, en unidad.

Sin embargo, todos tienen el punto en el corazón; este es inherente a todos los deseos en esta o aquella profundidad. Se nos dice, “Y todos Me conocerán, desde el más pequeño hasta el más grande”. Por eso, al organizar, reunir a las personas, y traerles a ellas la Luz que Reforma, nosotros obligamos el despertar de este punto para que empiece a “emerger”. Y una vez que la persona se somete al método integral, nos dice que quiere estudiar la sabiduría de la Cabalá. ¿Por qué? Ella no se conoce a sí misma; de repente desea hacerlo.

De todos modos, los grupos integrales no son un entorno cabalístico, porque no tienen la línea izquierda. Nosotros nos encargamos de ellos como una de nuestras dependencias, les enseñamos las buenas relaciones, la simpatía y la unidad, pero sin las molestias internas provenientes del lado del egoísmo que “siente” lo que viene. Hablamos de un trabajo más serio en nuestro entorno.
(122183)
De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/4/13, Escritos de Baal HaSulam

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta