¡La dosis correcta!

thumbs_Laitman_120Baal HaSulam: “Revelando una parte, ocultando dos”: “Existe una expresión idiomática entre los grandes sabios cuando van revelar un asunto profundo: Empiezan sus palabras con, “estoy revelando una parte y cubriendo dos”.

En primer lugar, ¿por qué habría de cubrirse algo en primer lugar? ¿Cuál es la ventaja de ocultar?

En general, toda la creación (Beria) está cubierta por diferentes cubiertas. De aquí se deriva la palabra “creación”, de (la raíz hebrea “Bar”, es decir, externa al Creador), que se deriva de Él con la ayuda de una cubierta y por lo tanto puede existir. Si existiera dentro del Creador, no sería sino Maljut del mundo del Infinito la que estaría llena de la Luz y bajo el dominio del Creador, y no tendría nada propio. El ser creado es externo al Creador y tiene su propia realidad, mente y sensación, que son diferentes a las del Creador.

Si no fuera por esta diferencia, el ser creado estaría dentro del Creador, habría sido tragado por la Luz. Pero el ser creado es diferente y la diferencia se crea como un resultado de la distancia. La distancia en la espiritualidad es ocultamiento. En nuestro mundo la distancia determina el ocultamiento, mientras que en la espiritualidad, el ocultamiento mismo nos mantiene distantes de muchas maneras.

La diferencia en mente y sensación y en los atributos, es llamada falta de equivalencia de forma con el Creador. Esto es esencial para el ser creado, a fin de ser él mismo y existir. Hay una sensación y una mente que nosotros le atribuimos al Creador, al amor absoluto y otorgamiento, la Luz de Jojma que está investida en la Luz de Jassadim, y que se nos revela en el Partzuf de Aba y en el Partzuf de Ima (AVI). Nosotros, como almas, deberíamos ser diferentes y opuestos a ellas en el atributo de ZON.

Así, vemos que la ruptura en realidad es la acción destinada a llevar a los seres creados a la revelación. Los seres creados tienen que ser opuestos al Creador, y luego, por medio de las acciones externas que llevan a cabo, adquirir un Masaj (pantalla) y la Luz Retornante, los atributos que están en igualdad de forma con el Creador.

El ser creado está dividido inicialmente en dos: la parte interna, que es opuesta al Creador en sus deseos y pensamientos, y la parte externa, la cubierta, el Masaj, que se asemeja al Creador. Como resultado, el ser creado existe por sí mismo y al mismo tiempo está adherido al Creador. Además, el ser creado debe incluir estos dos atributos opuestos, estos dos estados opuestos, y actuar en ellos, a pesar de su polaridad, dado que él no se parece al Creador o a Su lado opuesto, a la inclinación al mal.

El ser creado es la línea media en la medida en que pueda conectar y unir estas dos formas opuestas dentro de él.

Con el fin de permitir que el ser creado lo haga, existe la ley de “revelar una parte y cubrir dos”.

De acuerdo a ella es posible revelar algo, es decir llevar al ser creado más cerca del Creador sólo si él se lleva de nuevo al estado anterior con un Aviut (espesor) adicional, con una pesadez adicional.

Si el ser creado da un paso hacia adelante, revelando una parte, acercándose así al Creador, él tiene más poder. Pero él se desequilibra y ahora los poderes del Creador operan en él de forma diferente en comparación al estado previo, y es traído de vuelta con un nuevo Aviut, aunque éste está oculto. Si más tarde el ser creado agrega, es decir, si cubre una porción, es llevado nuevamente al estado de libre albedrío.

Así, el ser creado constantemente tiene la opción del libre albedrío y de acercarse al Creador. Entonces, al revelar una parte, los cabalistas tienen que cubrir dos. Esto permite que los seres creados se separen del Creador de tal manera que puedan avanzar hacia Él sólo manteniendo su independencia y su autonomía. Por supuesto, nosotros no debemos confundir a las personas cuando las guiamos por el camino espiritual como una “locomotora” o un “pastor”. Esto sólo es posible en casos excepcionales a fin de establecer las bases para el trabajo en el que la confusión es el estímulo que les permita superar la confusión y con ello descubrir algo nuevo. Por otro lado, no debemos hablar con ellos acerca de lo que puede conducir a un callejón sin salida y a la desorientación.

Así que yo estoy pidiéndoles a todos nuestros amigos que están estudiando para ser maestros para trabajar con el público, incluyendo la enseñanza de la sabiduría de la Cabalá y la educación integral, que sientan constantemente los corazones de las personas y les revelen a ellos sólo lo que necesitan para avanzar. Por un lado, nosotros no debemos tomar su libre albedrío, y por otro lado, no debemos confundirlos.

Un maestro tiene que ser un médico, un sanador de almas, y para eso necesita saber la dosis exacta. Después de todo, la Torá puede ser el elixir de vida o la poción de muerte.

Un maestro debe ser un guía experimentado, un guía que ama a sus alumnos y que participa realmente en el hecho de que ellos sean promovidos. Él les da exactamente lo que necesitan y deben mantenerlos alejados de la fruta verde o de la fruta demasiado madura.

Hay un tiempo para todo, y la sabiduría de la Cabalá nos permite calcular la dosis exacta, porque nosotros nos conectamos en nuestros corazones, en nuestras almas, con la parte de los estudiantes o al menos con la parte del maestro. Este es en realidad el tipo de estudio que debemos anhelar.

Todo esto es gracias a la salvaguardia por la cual la persona sigue siendo un ser creado, externo al Creador, y puede avanzar libremente. “Ser una nación libre en nuestro país”, las cuales son palabras del himno nacional de Israel, significa que incluso cuando ustedes se ponen de pie ante el Creador y alcanzan adhesión con Él por medio de la conexión, no se anulan sino que operan igualmente a la misma altura.

(122778 – De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 12/11/13, Escritos de Baal HaSulam)

Material relacionado:

Aceleración mediante obstruir o impulsar hacia adelante
El elevador espiritual
Una lección más allá del Majsom (barrera)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta