La existencia en dos mundos

Dr. Michael LaitmanEl alma es la única vasija (Kli) en la que nos sentimos a nosotros mismos como un todo único. En el mundo espiritual nadie se siente a sí mismo por separado porque todos sentimos la unidad, sentimos el resultado suma de la conexión.

En eso nos perdemos a nosotros mismos de forma individual, cada uno de nosotros se encuentra a sí mismo específicamente en la unidad total, y esta es una sensación indescriptible. No hay necesidad de temer a perderse a sí mismos, porque aquí nosotros adquirimos una existencia eterna y perfecta y no una existencia miserable, egoísta, temporal y desperdiciada.

Y además de esto, desde el mundo eterno, glorioso e infinito, vemos nuestro capullo y a aquellas personas que todavía existen dentro de él como en un sueño, como ciegos tratando de aprovecharse de todos para su propio detrimento y sin entenderlo. Cada uno quiere tirar la manta sobre sí mismo y piensa que con esto conseguirá algo bueno, pero la final, todos sus intentos sólo traen sufrimiento.

Entonces, ¿cómo es posible salir de este capullo? Lo hacemos sólo por medio del grupo. ¿De qué manera es posible comenzar a hacer algo dentro de él? Para ello se nos da un estado muy interesante, la existencia en los cuerpos. Por lo tanto nuestra sensación interna puede ser tanto la que tenemos dentro del capullo, en nuestro cuerpo egoísta, como la que tenemos por fuera del capullo, por fuera de nuestro cuerpo, en un estado altruista.

Las personas que ya existen con sus sensaciones por fuera del capullo egoísta todavía pueden vivir físicamente en nuestro mundo, porque nuestro cuerpo no tiene ninguna conexión con el mundo espiritual. Este es simplemente una entidad fisiológica, un componente imaginario que nos lo retratan como sí ya existiera, pero en esencia, esta entidad es totalmente imaginaria e inexistente. Los físicos también han hablado ya acerca de esto, no sólo los cabalistas, la ciencia se acerca gradualmente a este hecho.

En otras palabras, los cabalistas pueden existir simultáneamente en el mundo superior en una forma espiritual y en el mundo material en el cuerpo físico, regresando a la imagen material que aparece en nuestro mundo a dejarnos sus impresiones, a enseñar a sus sensaciones, percepciones, y la experiencia que han recibido al salir de nuestro mundo hacia el mundo superior. Ellos nos dicen cómo trabajaron en un grupo, cómo se unieron con él, cómo aprendieron los fundamentos de los estados del grupo y cómo pasaron gradualmente con su ayuda al mundo superior.

Nosotros debemos utilizar sus consejos, recomendaciones e instrucciones para seguir tras ellos como cuando seguimos a un guía que nos muestran el camino. Así que también los llamamos revolucionarios, pioneros, y vamos tras ellos. Si no fuera por ellos, nosotros no sabríamos cómo organizarnos de forma precisa en un grupo en nuestro mundo. Pero incluso si el grupo se organiza en la forma correcta, aun así eso no es suficiente.

Además de esto tenemos que estar involucrados en aprender acerca del mundo superior y de las leyes de cooperación recíproca de otorgamiento y amor absoluto que existen allí con otorgamiento por encima de la recepción con una superación constante de nuestra inclinación al mal. Por otro lado, también tenemos que estar involucrados en la difusión externa a fin de llevar tras nosotros a todo el resto de las partes del alma colectiva hasta que alcancemos la plena adhesión, unión, conexión, hasta que alcancemos un estado como éste, que sea completamente similar al Creador en todas sus características.

(123414 – De la Convención virtual en Moscú “Unidad sin fronteras”, día dos 14 de Diciembre del 2013, Lección 4)
Material Relacionado:

El alma general: la mía y la nuestra
Siéntanse felices por cada oportunidad de conectarse
Anticipando el aire fresco de la libertad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: