Vida acelerada

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo podemos entender que hay diferentes formas de conexiones entre nosotros? ¿Cómo pueden cambiar la conexión entre nosotros?

Respuesta: Imaginen que ustedes de repente descubren que la persona que está sentada a su lado, a quien apenas conoce y cuyo nombre ni siquiera recuerdan, es su hermano. Su madre les envía una carta diciendo: “Los he visto a los dos sentados juntos y estoy abrumada. ¡Cómo puede ser que mis dos hijos se hayan reunido de repente! No tenía idea qué era de la vida de él. ¡Fue secuestrado cuando era un niño pequeño y aquí está de repente, justo al lado, qué alegría!”

Súbitamente descubren que son hermanos y sus relaciones cambian totalmente. Esto es lo que tratamos de entender. Ustedes descubrimos repentinamente que el otro no sólo es a su lado, sino dentro de ustedes y esto no tiene nada que ver con los lazos de sangre o con el hecho de tener la misma madre o padre, sino que se debe directamente a ustedes. La adhesión es el estado en el que otra persona se vuelve más importante para ustedes que ustedes mismos. Si la parte la llamada el otro está separado de ustedes, se mueren. ¡Así que no pueden aceptar eso! Su vida no vale nada sin conexión.

Esta es la única cosa sobre la que habla la sabiduría de la Cabalá: ​​la falta de conexión y la conexión. No existe nada además de eso. Nosotros tenemos el deseo de recibir, el cual no entendemos y sobre el que aprendemos por medio de la Luz que lo llena desde la ruptura hasta la corrección, es decir, por medio de la conexión. No hay otras acciones, aparte de esas. Si hablamos de la percepción de los colores, de la música o de los sonidos, sólo los sentimos como movimiento: ya sea lejano o cerca uno del otro.

Nosotros no sentimos a aquellos que están lejos o a los que están cerca, no alcanzamos la esencia, sólo sentimos el cambio. Cada instrumento ha sido construido de acuerdo a este principio. Podemos parecernos entre nosotros en cuanto a los diferentes atributos, en los diversos niveles, de distintas maneras. No conocemos la esencia del deseo de recibir, que es algo de la nada. Es más, no sabemos qué es un deseo de otorgar, algo de algo. Nosotros existimos en un estado de relaciones cambiantes entre nosotros, y esto es lo único que percibimos.

Si el deseo de recibir y el deseo de otorgar no se movieran mutuamente uno hacia el otro, entonces no sentiríamos nada en nuestro deseo de recibir y dejaríamos de existir. Todo depende de los cambios en nuestras relaciones, o sentimos un amor mayor o bien un amor menor. Esto es lo que realmente sentimos. Nosotros no estamos en los atributos reales del deseo de recibir y del deseo de otorgar, sino en una derivada que determina el cambio en nuestra relación. Esto significa que al percibir sólo los cambios, nosotros no medimos la velocidad sino la aceleración.

Si nos movemos en una velocidad constante, no sentimos nada y es como si nos encontráramos en el mismo lugar (de acuerdo al principio de relatividad de la mecánica). Sólo si hay un cambio en la velocidad, es decir, si aceleramos, comenzamos a sentir esto. Resulta que vivimos en esta derivada y que nunca conoceremos la verdadera esencia, el algo de la nada y el algo de algo, porque somos el resultado de la unión los dos.
(122080)
De la 2° parte de la Lección diaria de Cabalá del 12/1/13, El Zóhar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta