“Y he de comer aquello que es antiguo”

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo puedo apreciar los esfuerzos del amigo?

Respuesta: La única manera de apreciar al amigo es en fe por encima de la razón. Esto se debe a que yo no veo al amigo que está ante mí, en realidad me veo yo mismo y mis atributos. Está escrito: “Uno juzga por sus propios defectos”. Sólo veo lo que quiero ver en mi ego, de tal manera que siempre veré que alguien es más estúpido que soy y que otro es perezoso, otro es distraído y otro está ocupado con sus propios pensamientos y no sabe en absoluto lo que está pasando, etc.

Cuando yo miro a los amigos, veo mi estado interior. Nosotros no vemos el mundo, sino nuestra réplica interior reflejada en él. Entonces, yo tengo que aceptar el hecho de que estoy en el mundo de Ein Sof (Infinito), que todo está corregido, y que todos están en la corrección final (Gmar Tikkun). Todas las correcciones que quedan son las que yo tengo que atravesar, ya que se nos dice: “Y he de comer aquello que es antiguo”, y veré que el mundo está cambiando, porque en realidad yo estoy cambiando.

Es lo mismo cuando se trata de los amigos y del grupo. No son ellos los que tienen que cambiar, sino yo. Es difícil percibir esto, pero es la verdad. Así que para explicarlo los cabalistas simplemente no nos hablan de ello como si sucediera dentro de la persona, sino como suele hacerlo el mundo, diciendo que el mundo está cambiando, que está en una crisis, y que éste pasa a través de diferentes estados y procesos.

Los cabalistas explican esto artificialmente, a pesar de no sentirse cómodos haciéndolo. Un cabalista prefiere ver las cosas como las ve internamente. Él ve el mundo del Infinito, a sí mismo, y la corrupción entre ellos. Esto es llamado ayuda contra él, ya que su ego se interpone entre él y el mundo, y debido a eso él ve el mundo del Infinito en la forma de este mundo o en la forma de un cierto nivel espiritual temporal, que es uno de los 125 niveles en el que está ahora.

Pero un cabalista no puede explicárselo de esta manera a los demás, puesto que significaría que constantemente hablaba de sí mismo, de sus corrupciones, y estaría discutiendo la corrupción en sus sistemas internos. Hablaría desde el lado de la corrupción y no del lado de la corrección, así que ellos no hablan de esa manera. Es mejor explicar las cosas tal como se aceptan en este mundo, hablar sobre el hecho de que el mundo es corrupto y que tenemos que conectarnos a fin de corregirnos a nosotros mismos y al mundo. Este es un estilo especial de transmitir un mensaje en el que se pasa de la internalidad a la externalidad.

No hay otra opción. De lo contrario, no se comprenderán las explicaciones. Pero, de hecho, cuando la persona misma piensa acerca de esto, tiene que verse a sí misma en la Luz del Infinito que llena toda la realidad y sólo debido a sus vasijas y atributos dañados es que ve el nivel de ocultamiento y el nivel de revelación, y esto es lo que determina la altura de su nivel.

(122716 – De la 2° parte de la lección diaria de Cabalá del 10 de diciembre del 2013, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: