entradas en '' categoría

Un pagaré en términos de garantía mutua

Dr. Michael LaitmanNecesitamos paciencia y tiempo para entender el concepto de educación integral. Empezamos a hablar sobre esto hace tres años y durante aquel tiempo algunas personas nos han dejado, otras todavía no lo entiende, y hay aquellos que no quiere oír ni saber nada sobre eso. Escasamente escuchamos de qué se trata. Espero que por lo menos durante el mes que nos queda antes de la convención yo sea capaz de romper esta resistencia.

¡Este es el “muro de hierro” del que habla Baal HaSulam! La sabiduría de la Cabalá es educación integral, pero nosotros no queremos aceptar eso. Las personas expresan su rechazo a la idea de educación integral y abandonan los grupos y no pueden entender nuestro trabajo con el público. Esto es natural, ya que estamos luchando contra el principio egoísta más importante del mundo entero.

Entonces dennos tiempo para avanzar un poco. Esperemos que haya un progreso en un mes y la idea de que el cambio depende sólo de la garantía mutua se impregne en todos. Estos es lo que ahora estamos discutiendo: El medio para el cambio espiritual es la garantía mutua. ¿Quieren este cambio? Adelante. Pero les advierto que si es por esto que vienen, traigan dinero, un pagaré de garantía mutua. Si su pagaré es válido en términos de garantía mutua, lo recibirán todo.

(124329De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 30 de diciembre del 2013, Lección sobre el tema: Preparación para la Convención)

Material Relacionado:

La educación e información integral son una continuación de la cabalá
El mismo método pero un enfoque diferente
Diferentes sistemas, un solo modelo

¡Basta de autoflagelación!

Dr. Michael LaitmanPregunta: Las personas que vienen a un grupo no sólo poseen diferentes potenciales, sino que además tienen problemas con un tipo diferente de deseo: Alguien aún no ha terminado de trabajar con sus deseos de naturaleza física y para otra persona la tarea más esencial es una luchar, por ejemplo, con su ansia de poder.

Respuesta: Nadie está luchando con nada. Para la persona que está aprendiendo el método integral no hay lucha consigo misma, con el comerse a sí misma, con la autoflagelación, e incluso con el autoexamen. No hay nada en ella que aclarar, porque este es el ego absoluto. Es preferible no abrir esta “caja de Pandora” ni examinarla.

Lo único que se requiere es salir de ustedes mismos hacia todos los demás, crear el centro del grupo para que éste exista por sí mismo sin depender de otros. Yo llamo a esto una “esfera de frambuesa” que comienza a brillar entre todos como resultado de nuestros impulsos altruistas.

(124488 – De Kab.TV “Un mundo integral” del 26 de octubre del 2013)

Material Relacionado:

Domando al obstinado
El asistente del altruismo
En la prisión del egoísmo de uno mismo

¿Dónde comienza la integralidad?

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Existe alguna importancia en el nivel de desarrollo del ego que se encuentra en la persona que aprende el Método Integral?

Respuesta: Cuando creamos un canal altruista dentro de la persona, cuando ella es incluida en el colectivo, ¡entonces no es importante para nosotros quién es en absoluto! Uno podría ser un académico y otro un vagabundo indigente. No hay ninguna importancia en ello. En el círculo integral ellos son absolutamente iguales en valor. No hay preferencia o derechos avanzados para nadie.

En el desarrollo integral no hay diferencia entre un científico, un psicólogo, un político, o una simple persona de la calle. Con respecto a nuestro método son muy iguales. Sólo una cosa es importante para nosotros: Ante nosotros se sienta una concentración de energía egoísta y necesitamos darles a esas diez personas su método de corrección.

Supongamos que yo soy un doctor y personas de una variedad de profesiones vienen por tratamiento, no trato al músico enseñándole cómo tocar correctamente, o al matemático, ¡trato la enfermedad! ¡Aquí es lo mismo!

Nosotros no revisamos los grados científicos, la certificación de evaluaciones, o la educación ¡Con respecto al método integral esas cosas no son nada! Diez personas se sientan en un círculo, todo lo que está en ellas se reduce a cero y comenzamos a partir de este punto.

(124477 – De Kab.TV “Un mundo integral” del 26 de octubre del 2013)

Material Relacionado:

La igualdad espirtual
El método más efectivo
Se necesitan diferentes personas, la diversidad en las personas es importante

“La falta de coraje para asumir los intereses creados está empujándonos inexorablemente hacia el próximo choque”

Dr. Michael LaitmanOpinión (Gordon Brown, ex primer ministro británico y líder del Partido Laborista, 2007-2010): “En los patrones de préstamos de hoy, ya podemos detectar similitudes con el boom de crédito previo a la crisis. Estamos viendo el mismo exceso de confianza en los mercados de capitales a corto plazo, que en última instancia provocó la caída de Northern Rock, de los bancos de Islandia y de Lehman Brothers. …”

“Es necesario establecer normas internacionales para los bancos internacionales. Sin ellas, como ha advertido el Fondo Monetario Internacional, los bancos globales evadirán la regulación ‘de las operaciones de traslado, de cambio de estructuras corporativas, y rediseño de productos. …”

“La conveniencia política, la incapacidad de pensar y actuar de manera global, y la falta de coraje para asumir los intereses creados están empujándonos inexorablemente hacia la próxima crisis. Pronto tendremos otro choque… porque nada ha sido solucionado. De hecho, las cosas sólo han empeorado desde el último choque”.

Mi comentario: Mientras no definamos nuestra propia reestructuración como una condición necesaria y suficiente para la solución de todos nuestros problemas, inexorablemente nos aproximaremos a nuevos problemas.

(124605)

Material Relacionado:

La crisis mundial: lo peor está por llegar
El apocalipsis ataca a la humanidad
Dos posibilidades para salir de la crisis

El lenguaje de la emoción

Dr. Michael LaitmanEl lenguaje del método de educación y formación integral es el lenguaje de la emoción, y con él debemos volvernos hacia las masas.

Es muy importante mostrarles a las personas cuán amistosos somos entre nosotros. Ellos tienen que sentirnos como un todo colectivo, como si hubiéramos nacido de una sola madre. No hay diferencia entre nosotros. Pensamos igual, nos entendemos sin palabras. Un nuevo espíritu, una nueva orientación emana de nosotros.

Muchas veces, les he preguntado a los nuevos que vienen a estudiar con nosotros que es lo que los trae hacia nosotros. La mayoría responden “estuve por casualidad en una de sus conferencias, y, al principio, no sólo no entendía nada, sino que además tampoco oía nada. Yo estaba muy lejos de esto. Sin embargo, lo que más me atrajo fue la unidad entre las personas. Uno se sienta en Internet, el otro en el proyector, el tercero organiza el sonido, el cuarto toma fotos, y dos asistentes trabajan en estrecha cooperación con el maestro, y las seis personas trabajan como uno solo. Se siente entre ellos un pequeño Kibutz, una sensación mutua de unos en otros y no particularmente por la profesión. Viven con algo en común”.

Esta es precisamente la sensación que debemos transmitirle a nuestro público, y ésta es la lección que ustedes les dan. La sabiduría de la Cabalá no se transmite con palabras. Ustedes pueden estudiar durante diez años y al final simplemente se convertirán en filósofos que no sienten cambios internos. Esta se transmite sólo a través de sensaciones y sentimientos, a través de la fuerza interna que pasa del maestro al alumno, y esto depende del vínculo entre nosotros.

Por lo tanto, lo primero y lo más importante, el enlace entre el público y el conferencista se organiza cuando el público empieza a sentir que algo único está ocurriendo aquí: Una fuerza interna única está entrando y se disuelve en él, y nosotros nos transformamos en un cuerpo completo y homogéneo. Esto es específicamente lo importante que debemos transmitirles a los oyentes sobre el método de educación integral.

(124224De la Convención virtual en Moscú “Unidad sin fronteras”, día tres del 15 de diciembre del 2013, Lección 5)

Material Relacionado:

Portadores del virus integral
La moda de la transformación integral
Los instructores de educación integral valen su peso en oro

Evitando un destino fatal

Dr. Michael LaitmanPregunta: Pienso que una persona contemporánea necesita un claro entendimiento de lo que está sucediendo en el mundo. Ella está absorbiendo un flujo de información acerca de desastres naturales, eventos trágicos, y problemas sociales, pero no tiene una imagen clara de lo que está sucediendo.

Respuesta: Por supuesto, nosotros tenemos que ver todo el sistema en general. Pero la persona contemporánea aún no siente el miedo universal por el futuro. Para esto, tiene que estar en un nivel completamente diferente, tener una visión del mundo más amplia, y ser capaz de ver horizontes distantes. En mi opinión, este miedo aparecerá en las personas simples cuando la naturaleza comience a despertarnos a través de serios desastres que sacudirán a la persona: Algo sin precedentes se acerca a ustedes y son incapaces de evitarlo.

Es posible de alguna manera suavizar, ocultar, huir o esconderse de lo que sucede en una sociedad. La persona aún no se siente como un conejo acorralado que ve acercarse a una boa. En este estado no seremos capaces de hacer nada, porque la naturaleza misma nos sacudirá con el fin hacer consciencia de todo este destino fatal, despiadado. Es deseable que la persona se dé cuenta de esta imagen no en el momento de la acción en sí, cuando el desastre ya es inevitable, sino antes de tiempo, a fin de describirlo y entender cómo evitarlo.

Nosotros tenemos que mostrar todo esto en el libro de texto de Educación Integral, hablar acerca de la naturaleza del egoísmo en sí y cómo en nuestro mundo no podemos arreglarlo porque no poseemos las herramientas para esto. Somos dirigidos por el deseo de llenarnos, de saciarnos, incluso a expensas de otros.

O simplemente queremos humillar a otros porque cuando nos elevamos por encima de ellos, nos sentimos más cómodos. Esta es una inmensa fuerza egoísta que trabaja en todas las direcciones.

El ego es la única fuerza de la naturaleza. Todas las leyes físicas, químicas, biológicas, y genéticas sólo se derivan del ego. Todo nuestro mundo es un gran ego. Este es el deseo de recibir, de ser llenado, el deseo de absorber, de ser reforzado, de llegar a la máxima satisfacción, etc. En adición, yo siento y mido constantemente mi estado en relación al entorno. Si tengo una vara en mi mano y mi vecino tiene dos, ya me siento herido.

Se concluye de esto que no hay poder en el mundo que pueda doblegar de alguna manera al ego ¿Entonces dónde está la segunda fuerza que estará lista para equilibrarlo? Eso es específicamente lo que debemos encontrar.

Uno puede encontrar esta fuerza sólo en una sociedad organizada de la manera correcta. Cuando esa sociedad está observando el tsunami que se acerca, comienza a unificarse para descubrir dentro de la conexión correcta entre ellos el atributo altruista general, mediante el cual todos están incluidos en los otros y se vuelven un todo colectivo. Y esta fuerza se opondrá y hará frente tanto al ego individual como al ego colectivo. Cuando tengamos en nuestras manos las dos fuerzas y podamos usarlas correctamente, alcanzaremos el sistema equilibrado, la relación correcta con respecto a nosotros mismos, la sociedad, la naturaleza, y el mundo.

(122968 – De un programa de televisión “Un mundo integral” del 24 de octubre del 2013)

Material Relacionado:

El proceso de decadencia social
Podemos salir de la crisis sin la influencia del sufrimiento
Saliendo de las tinieblas hacia el mundo de la verdad

Los conductores eléctricos espirituales

Dr. Michael LaitmanTodos nosotros sabemos que el deseo de recibir es la materia, y en otras palabras, es la base de toda la creación. El deseo es todo lo que la Luz (el Creador) creó. Por lo tanto, el deseo es llamado “algo de la nada”, puesto que no existía antes que la Luz lo creara. Esta es la única acción, el acto de la creación.

A continuación, el deseo de recibir evolucionó desde la fase cero hasta la cuarta fase, y con la influencia de la Luz comenzó a sentir su existencia, es decir, quién y qué es. En este estado de pronto comenzó a sentirse como receptor. Si tan sólo fui creado de esta manera, esto es una cosa, pero, además, yo también entiendo que quiero recibir y disfrutar de la recepción, lo cual ya es otra cosa. Aquí estamos hablando de la intención: el deseo de recibir reveló la intención dentro de él, y ésta era opuesta a la intención del Creador.

Por lo tanto se creó una inmensa brecha entre la intención del deseo que fue creado (una intención en aras de recibir placer para sí mismo) y la intención del Creador que el deseo se siente (la intención de darle placer a la criatura, de llenarla, de preocuparse por ella y así sucesivamente).

La sensación de la gran brecha, la sensación de ocultamiento hace surgir algo en el deseo de recibir llamado, Tzimtzum Alef, primera restricción. De hecho, este fue el comienzo de la creación. Con la influencia de las condiciones existentes, el deseo de recibir comienza a hacer algo por sí mismo. Comienza a recibir sólo para darle placer a su Creador, es decir que trata de ser como Él. Y esta semejanza con el Creador es el primer mundo entre los cinco mundos (dado que el deseo de recibir está compuesto por cinco niveles), el mundo de Adam Kadmon (AK), que es Adam HaRishón (el primer hombre), el prototipo del hombre.

Esto completa la primera etapa, puesto que el deseo de recibir no puede hacer nada más. A fin de continuar realizándose, son necesarias nuevas acciones. Los detalles de estas acciones son más interesantes. Desde abajo del Tábur de final de Galgalta ve Eynaim, se hace una mezcla de los deseos, más precisamente, se trata de una mezcla de las intenciones Lo Lishmá y Lishmá.

Después de esto, se hace Tzimtzum Bet, la segunda restricción. Esto le da un empujón para continuar con un desarrollo tan grande, que en un momento el deseo de recibir recibe dentro de sí la Luz como si fuera Lishmá, y luego descubre que a pesar de todo esto, no está preparado para hacer esto, que no está a su alcance el mantener la intención correcta, y recibe todo para sí mismo. El estado en el que se revela el llenado egoísta es llamado la ruptura del deseo de recibir.

Y después de esto, dentro de este deseo roto aparecen nuevos mundos, se construyen nuevos sistemas. Y todos estos sistemas ya están construidos en un estado en el que el deseo de recibir entiende y es consciente de qué es, de quién es, y de cómo se debe construir un sistema en el que pueda repararse, es decir, pasar de la intención a fin de recibir a la intención con el fin de otorgar.

Todo esto ocurre cuando aún no existe nada además de los dos deseos, las dos fuerzas opuestas, es decir, incluso antes de formarse nuestro mundo, antes del Big Bang, antes de nuestro universo, previo a todo. Estas dos fuerzas construyen todo el sistema de control a través del cual aparecen cuatro mundos: Atzilut, Beria, Yetzira y Assiya (ABYA). Así se crea el sistema de control.

Y después de esto, a partir de ese punto central del mundo del Infinito, Olam Ein Sof, (∞), el cual se avergonzó y por lo tanto, hizo un Tzimtzum, restricción, se forma un Partzuf interno único, un pequeño sistema interno muy singular. Este es llamado Adam y su meta es parecerse absolutamente el Creador, llevar a todo el deseo hacia l equivalencia de forma con Él. Este sistema también pasa a través de una ruptura, de una división en una multitud de partes que caen en nuestro mundo.

¿Qué es este mundo? En él están las condiciones con cuya ayuda el deseo de recibir puede corregir su intención. ¿Cómo hacer esto? Lo hace de una forma completamente independiente del Creador. De lo contrario, esta no sería una corrección independiente y el deseo de no sería independiente. Por lo tanto, después de los cinco mundos: Adam Kadmon, Atzilut, Beria, Yetzira y Assiya, del descenso a través de los 125 niveles que comienzan desde el mundo del Infinito y llega hasta nuestro mundo aquí, por debajo de todos los mundos superiores, se forma un nivel único.

Éste es único, en cuanto a que aquí existen cuerpos, lo comprendemos como cuerpos que nacen, se desarrollan, envejecen y mueren. Y además de esto, estos cuerpos también se dividen en masculinos y femeninos.

Aquí se forma un sistema completo de la acción de fuerzas, que en nuestro estado y conciencia se sienten como cuerpos. En los mundos espirituales, sólo existen deseos e intenciones. Y en nuestro mundo físico, hay tres factores: el cuerpo, el deseo y la intención. Y por esta razón, los cuerpos pueden alcanzar diferentes relaciones entre ellos, aproximación y distanciamiento mutuos. Y esta aproximación y distanciamiento no influyen necesariamente en el deseo y la intención.

Spiritual-Conductors-1

Los deseos pueden ser completamente diferentes, las intenciones pueden ser completamente opuestas, muy malas, y simultáneamente entre los cuerpos puede haber cercanía. Y vemos esto en nuestro mundo. Los políticos o personas que se odian se reúnen, digamos, “escondiendo un cuchillo o una pistola” tras sus espaldas, sonriendo amablemente, apretándose las manos unos a otros, hablando y poniéndose de acuerdo entre ellos sobre las cosas.

Esta es la singularidad de nuestro mundo, esta es su ventaja y su deficiencia. Aquí, sin corregir los deseos y las intenciones, es posible acercarnos unos a otros a través de los cuerpos. Y si nosotros no entendemos esta condición, la singularidad de nuestro mundo, si juzgamos la cercanía interna según la proximidad externa, entonces es claro que perdemos.

Un ejemplo adicional es la atracción sexual. En general, a temprana edad, las personas aún no entienden que esta es una unidad corpórea. Y como resultado, hay muchos problemas.

La gente no entiende que la principal proximidad debe ser mucho más profunda, interna, intencional, el propósito de la vida. Cuando ustedes no puedan alcanzar esta meta sin otra persona, entonces será realmente la verdadera proximidad.

Por lo tanto, en nuestro mundo esta imagen está formada por “cuerpos”, una verdadera ilusión. Esta está dividida en cuatro niveles de la naturaleza: inanimado, vegetativo, animado, y hablante.

Y, como ya sabemos por una parte de la Cabalá llamada la percepción de la realidad, todos los cuerpos aparecen sólo en nuestra imaginación interna. Todo el inmenso mundo material se siente sólo como algo externo. Sin embargo, de hecho, se revela de esta forma sólo en nuestra conciencia. Los físicos, biólogos y psicólogos ya han hablado de ello.

Pero, por otro lado, esta es la singularidad de nuestro mundo, y en general, la realización de todo el proceso de evolución de la creación, porque éste nos lleva hacia un estado desde el cual podemos empezar a acercarnos al menos corporalmente.

¿Hacia dónde nos lleva todo esto? A lo largo de la historia, humanidad se ha desarrollado de acuerdo a una ley interesante, la ley del ego creciente. Si estamos hablando de la simple naturaleza, entonces, también en ella evoluciona por primera vez el nivel inanimado después de eso el nivel vegetativo, a continuación el nivel animado y sólo después de eso se desarrolla el humano. Sin embargo, estas etapas son temporales, dado que el proceso alcanza una determinada etapa y luego se detiene y no continúa evolucionando más. Esta es la evolución gradual por etapas.

Todos sabemos sobre los cataclismos naturales que ocurrieron durante la evolución en la superficie de la tierra. Y después de eso, el ser humano evolucionó a partir del mono. La Cabalá nos revela cómo y por qué sucedió esto. Está claro que los cabalistas escribieron sobre ello mucho antes de Darwin. De esto se nos habla en El Libro del Zóhar, en los libros del Ari (el cabalista que vivió en el siglo 16) y en la “Introducción al Estudio de las Diez Sefirot”, que es el comentario al Libro del Zóhar escrito por Baal HaSulam.

La evolución humana es más interesante: Cientos de miles de años pasaron hasta que llegó en el siglo 20 la etapa evolutiva exponencial más seria. A comienzos del siglo 21, nosotros hemos alcanzado un estado de saturación: El ego dejó de evolucionar e incluso comenzó a disminuir un poco.

En otras palabras, hemos comenzado a comprender que existe un final para el ego. Nosotros anhelamos todo el tiempo alcanzar la cima de nuestra evolución; nuestro ego creció y pensamos que este crecimiento podría ser infinito. Especialmente en el siglo 20 nos atrajo el sueño americano de la felicidad general en una sociedad de consumo ilimitado infinito. Parecía que podríamos verlo y conocerlo todo, que podríamos disfrutar de todo, que todos nosotros serían libres y felices, que viviríamos cientos de años e incluso más. Todo parecía como un sueño color de rosa. Estábamos seguros de que nuestros hijos vivirían mucho mejor que nosotros; que sería posible vivir tanto por nuestro bienestar como por el bienestar de ellos, es decir, que seríamos doblemente felices.

Después de eso, el ego creció a un estado en el que no hay vida para nosotros y seguramente tampoco será mejor para nuestros hijos. Ya a partir de hoy, vemos y sabemos esto. Estamos preparando un mundo que es malo para ellos, mucho peor que la actual.

Esto se siente en los desastres naturales, y en todo lo que sucede en el mundo. Incluso las naciones desarrolladas han alcanzado rápidamente un umbral y están empezando a caer.

De tal forma que nuestro ego nos ha llevado a un callejón sin salida y vemos que hemos alcanzado el “final de la línea”. Los cabalistas indicaron este punto en 1995. Este es el único indicador que señaló Baal HaSulam. En su opinión, a partir de entonces, la humanidad sería consciente del final de su evolución y de que nuestro ego no es infinito.

Se trata del final del proceso que comenzó con el Big Bang, el cual fue el comienzo de nuestro universo, hace supuestamente 14 mil millones años. Comenzando desde el Big Bang hasta nuestros días, todo este período, fue un periodo de evolución del ego. Y aquí llega a su final.

Spiritual-Conductors-2

¿Pueden imaginar qué momento único estamos viviendo? A partir de hoy el ego empieza a “plegarse”, y vemos esto de acuerdo a los casos de depresión, a los problemas en la familia (niños, divorcio), a la condición social, a las relaciones entre nosotros, al avance hacia una nueva guerra mundial, y así sucesivamente. Las personas ven renovada todo el tiempo la falta de perspectiva. El estado egoísta, por su propio bien, Lo Lishmá, está sobreviviendo ante sí mismo. Nosotros no estamos preparados para separarnos de él, pero ya no nos parece como algo absoluto, cierto, e inconmovible. Por lo tanto, la naturaleza nos obliga a cambiar la vieja percepción, nuestra relación hacia el mundo, hacia la vida y hacia nosotros mismos.

La Cabalá nos habla sobre esto, que precisamente ahora, la humanidad tiene la oportunidad de alcanzar la conciencia del final de su evolución y de volver a pensar en la meta de su existencia: ¿Realmente existimos nosotros sólo en beneficio de nuestros cuerpos? ¿Comprendemos realmente nuestro mundo sólo a través de nuestros cuerpos que lo absorben todo a través de los cinco sentidos: vista, oído, gusto, olfato y tacto, o no? Los diversos tipos de ondas influyen en nosotros y nosotros las percibimos y vemos el mundo en una especie de pantalla interna.

Spiritual-Conductors-3

Pero, ¿lo percibimos todo? ¿Existimos en la forma correcta? ¿A través de nuestro ego, a través de la preocupación única por nuestros cuerpos, no estamos metiéndonos en una trampa de información psicológica que contrae y destruye nuestros alcances y emociones, nuestra existencia? En breve, venga, revisemos de nuevo, ¿estamos o no en lo cierto con respecto a nuestro enfoque egoísta conservador?

Esta es la singularidad de nuestro tiempo, el tiempo del descubrimiento de la sabiduría de la Cabalá como un medio que permite descubrir en nosotros la nueva sensación. Esto hace que sea posible no permanecer bloqueados en nuestros cinco sentidos “bestiales” que mueren juntos con nuestros cuerpos y desarrollar en nosotros un nuevo sentido interno que no depende de nuestro cuerpo. Este es llamado la Neshama, alma. En principio, este también es un cuerpo, pero espiritual. Nosotros lo desarrollamos muy fácilmente a través de un cambio desde la intención de “para mí” hacia “para los demás”. Esto nos ayuda a salir de los límites de nosotros mismos y a comenzar a sentir lo que otros sienten. Porque si yo lo siento todo dentro de mí, mi realidad se llama “nuestro mundo”, y si puedo sentirlo todo en cada una de las otras personas de la humanidad, entonces siento un mundo superior, sólo si puedo entrar en las sensaciones del otro y estar por fuera de mí mismo.

Los sufrimientos que sentimos en nosotros son la verdadera crisis. Y esta es una ayuda enorme para que podamos salir de nosotros mismos y empezar a sentir el mundo que existe por fuera de nosotros.

Entonces llega un estado tal, que, en principio no me importa lo que siento dentro de mí. Es como si estuviera viviendo dentro del otro, y por lo tanto paso de mi “yo” limitado, mortal, al “yo” infinito, inmortal. Esto es lo que nos da la sabiduría de la Cabalá.

Y, esencialmente, ésta nos da mucho más. Porque la muerte está vinculada a mi cuerpo “bestial” y el Ein Sof está ligado al alma.

Spiritual-Conductors-4

En otras palabras, yo entro en un área completamente diferente, en una nueva dimensión dentro de la cual realmente existo. Y empiezo a sentir este mundo como algo imaginario, que en realidad no existe. Esto se debe a que éste sólo existe dentro de mi imaginación errónea, en mi percepción egoísta donde estoy centrado sólo en mí mismo.

De tal manera que nuestro mundo es único, ya que aquí podemos acercarnos con la ayuda de los cuerpos, incluso con diferentes intenciones. Podemos reunirnos en un círculo con un número de amigos, alrededor de una mesa redonda y comenzar a conectarnos unos con otros. Y a pesar de que la conexión entre nosotros sea artificial, incluso si desde el principio no tenemos buenas intenciones hacia los demás, dado que por naturaleza somos egoístas, aun así hay un grupo, hay una mesa redonda, hay un “patio de recreo” en el que todos podemos unirnos y apoyarnos unos a otros en este sentido, y entre nosotros, existe una Arvut circular, la responsabilidad mutua. Esto es posible, porque depende de nosotros el alcanzar una meta común. Y nosotros utilizamos todas las oportunidades materiales, todo lo que está en nuestras manos. Acerca de esto se nos dice, “Todo lo que esté en sus manos, deben hacerlo”. Tratamos de alcanzar la conexión entre nosotros, en la que cada uno puede salir de sí mismo y ser un todo único.

Spiritual-Conductors-5

¿A qué se debe es este imperativo? Es sólo con el fin de que se ayuden unos a otros. No hay nada además de esto. ¿Por qué existe este todo único? ¿Por qué ocurrió la ruptura del único deseo en una multitud de deseos? Sólo para que a través de este tuviéramos que anhelar la ayuda mutua, es decir que cada uno pudiera salir de sí mismo hacia el otro.

De esta forma anhelamos alguna clase de todo común, a pesar de no querer hacer esto, pero tratamos de actuar juntos con la ayuda de los cuerpos. Nos reunimos en un grupo, llevamos a cabo diversas actividades, organizamos convenciones, estudiamos, enseñamos y nos educamos a nosotros mismos. Tratamos de alcanzar la conexión entre nosotros, una “bola de frambuesa”. Y nuestro impulso pasa de uno a otro. Podemos apoyarnos unos a otros, despertar a los demás. Podemos ampliar y mejorar psicológicamente la conexión entre nosotros.

Y la primera condición está en esto, que la conexión debe existir de acuerdo a las leyes que escribieron para nosotros los cabalistas. Porque esta unidad, el acuerdo, debe ser como un Kli, es decir, la característica del máximo otorgamiento y amor, tanto como sea posible. Los artículos cabalísticos que dejaron para nosotros nuestros maestros nos dirigen hacia ella. Ellos escribieron y grabaron para nosotros lo que debe ser la conexión; ellos determinaron todas sus condiciones.

Por lo tanto, el “acuerdo” entre nosotros debe ser como un Kli. Y, en general, no hay necesidad de inventar las condiciones de la conexión. Por medio de nuestra mente distorsionada que nos empuja todo el tiempo de manera egoísta hacia dondequiera que sea, sólo inventamos lo que es útil para nuestro ego, pero de ninguna forma o manera hacia la espiritualidad. Nosotros no entendemos que significa esta espiritualidad y, por tanto, tenemos que escuchar a las fuentes. Esto es muy importante porque hay una multitud de “sabios” que comienzan a inventar algo por sí mismos y es claro que después de algún tiempo, fallan. Ellos están listos para destruir esta vida por nosotros y nosotros no tenemos éxito para conseguir lo que estamos buscando.

Pero también existe una segunda condición: Depende de nosotros el explorar el mundo superior, en otras palabras, lo que tenemos que alcanzar. Y también nuestros estudios deben basarse en las fuentes, en los libros que fueron escritos por personas que alcanzaron el mundo superior.

Nosotros aspiramos al mundo superior, y según el grado de nuestro anhelo de estar más cerca de él, según el grado de tensión, recibimos una influencia de él, llamada Ohr Makif (la Luz Circundante).

Ésta nos ilumina a todos, sólo ilumina, está por todas partes. Pero seguirá iluminándonos sólo en la medida en que la anhelemos. Cuando nosotros deseamos acercarnos a ella, entonces, en ese mismo grado despertamos en nosotros mismos una Luz más fuerte.

Spiritual-Conductors-7

Al igual que con el efecto Doppler, aparecen en mí nuevas características internas específicamente, debido a que yo me encuentro en un campo uniforme de igual voltaje, pero si me muevo dentro de él, entonces se crea en mí una tensión como la electricidad que se crea en un cable bajo la influencia de un campo magnético. Esta es la bien conocida Ley de Inducción; todo lo que tiene electrones libres, puede utilizarse como un conducto mientras se mueva dentro del campo eléctrico.

Así que nosotros también nos movemos en un campo uniforme de Luz, y según el grado de anhelo por ella, es decir, al tratar de movernos más rápidamente, de alcanzar, de conseguir, y de descubrirlo, en esa medida surge en nosotros la “inducción”, se forman en nosotros las “corrientes de inducción”. Y ellas nos cambian, cambian nuestras intenciones, de Lo Lishmá a Lishmá. En principio no entendemos cómo sucede esto, pero el fenómeno actúa gradualmente.

De esta manera, todo el desarrollo que se espera para nosotros, nos lleva a la conexión. Por lo tanto, existen diversos dispositivos como estos en la naturaleza, como los intentos por conectar a las naciones, las distintas corporaciones, organizaciones profesionales y grandes industrias, sindicatos internacionales como la Unión Europea, etc.

Pero nosotros no sabemos cómo conectarnos. Por lo tanto, todo sucede de forma opuesta. La Unión Soviética también se rompió debido a que no pudo unirlos a todos sobre una base espiritual común, y Europa también se romperá; el resultado de esto no lo conocemos. Además, los Estados Unidos y, en general, todos los sindicatos comenzarán a romperse porque todos ellos están construidos con base en el ego mutuo. Únicamente si empezamos a entender que nos toca a nosotros conectarnos, entonces, pasaremos de una manera buena, fácil y cómoda a través de este camino, de esta transición del distanciamiento mutuo a la atracción mutua. Y para ello se nos dio la sabiduría de la Cabalá. Pero si no podemos usarla, entonces lamentablemente seremos empujados hacia un mayor sufrimiento, odio mutuo, con grandes pérdidas para toda la humanidad en una III y IV Guerras Mundiales, y así sucesivamente….

Entonces, la unificación de nuestro mundo está en esto, en que específicamente en esto podemos darles nueva forma a nuestras intenciones de Lo Lishmá a Lishmá y hacerlo de forma totalmente independiente, sin depender del Creador, es decir, construir por nosotros mismos la equivalencia de forma con Él sin estar bajo Su influencia revelada. Nosotros estamos dispuestos a construir entre nosotros un estado similar a la espiritualidad, a despertar sobre nosotros mismos la Luz que Reforma y a avanzar en este camino.

Por lo tanto la solución está sólo en la conexión entre nosotros. En consecuencia, hemos desarrollado la Educación Integral, ante todo, a fin de seguir uniendo al mundo, y en segundo lugar, para elevarlo hacia el Creador.

Nosotros nos encontramos en una situación única, porque hemos recibido un despertar único desde arriba, y por lo tanto éste nos ha traído hacia la conexión (S), hacia la Cabalá, hacia el estudio. Y a partir de esta condición, debemos ocuparnos de nuestra difusión.

En principio, todo el mundo de hoy está en crisis y sólo depende de nosotros que éste entienda qué es esta crisis y cuál es su propósito. Al final, nosotros, como la parte elegida y única, debemos tomar este mundo entero y elevarlo junto con nosotros al nivel del Creador, conectarlo con el Creador.

Spiritual-Conductors-8

Es posible hacer esto en el menor tiempo posible, todo depende sólo de nosotros. Espero que entendamos que la solución está en la conexión y que la conexión correcta sólo puede existir a través de nosotros, y que empezaremos a involucrarnos seriamente en la difusión de la educación y el aprendizaje integral.

(123120 – De la Convención virtual en Moscú “Unidad sin fronteras”, día dos del 14 de Diciembre del 2013, Lección 2)

Lección diaria de Cabalá – 01.06.14

Preparación para la Lección

Video: Descargar

Audio: Descargar

Shamati # 9 “Cuales son las tres cosas que amplían la mente de uno durante el trabajo”

Video: Descargar

Audio: Descargar

El Libro del Zóhar, extractos seleccionados, Parashat “VaYikahel”

Video: Descargar

Audio: Descargar

Talmud Eser Sefirot “Histaklut Pnimit”, vol. 1, parte 2, capítulo 8, ítem 88

Video: Descargar

Audio: Descargar

Escritos de Baal HaSulam “Introducción al Libro del Zóhar”

Video: Descargar

Audio: Descargar

Lección diaria de Cabalá – 01.05.14

Preparación para la Lección

Video: Descargar

Audio: Descargar

Escritos de Baal HaSulam “Introducción al Estudio de las Diez Sefirot”, ítem 133

Video: Descargar

Audio: Descargar

El Libro del Zóhar, extractos seleccionados, Parashat “VaYikahel”, El Ascenso de la Oración”, ítem 131

Video: Descargar

Audio: Descargar

Talmud Eser Sefirot “Histaklut Pnimit”, vol. 1, parte 2, capítulo 8, ítem 87/2

Video: Descargar

Audio: Descargar

Escritos de Baal HaSulam “Introducción al Libro del Zóhar”, ítem 15

Video: Descargar

Audio: Descargar