Aprendiendo sobre la Luz a partir de la oscuridad

dr. michael laitmanPregunta: ¿Por qué nuestro camino para alcanzar lo bueno, lo bello, pasa a través del descubrimiento del mal de nuestra naturaleza? Y además de esto, al principio ni siquiera nos damos cuenta de que este mal está en nosotros, ni lo vemos en los demás, hasta hacerlo al final como propio.

Todos los defectos que vemos en los demás son el resultado de mis propios defectos. Si yo veo malas características en otros, esto indica que este mal siempre estuvo en mí y ahora se me reveló. Y debo transferir la culpa en dirección hacia mí; es decir, tener en cuenta que ésta es mi deficiencia personal y corregirla dentro de mí. Pero ¿por qué el Creador me revela el mal de esta forma?

Respuesta: Si me preparo a través del entorno, del estudio, del maestro, de las fuentes hasta el hecho de que “No exista nadie más aparte de Él”, entonces todas las deficiencias y el mal que veo en los demás, puedo atribuírmelo inmediatamente a mí mismo. Porque se nos ha dicho, “Cada uno juzga según sus propios defectos”, por lo tanto, yo seré capaz de alegrarme por todos los ” malvados que se revelan en mí”. Si ellos se revelan, esta es una señal de que yo estoy dispuesto a corregirlos y a transformarlos en buenas características a través de la conexión con los amigos y de la “Oración de muchos”.

Así es como me sentiré feliz por todo el mal que se descubre en los demás y en mí. Yo no me “como a mí mismo” por cualquiera de los hechos o errores que he cometido en el pasado o en el presente, más bien, de inmediato entenderé que esto se me revela a fin de corregir el mal.

Todo depende de la conexión entre nosotros que hace posible sostenerlos a todos y a cada uno con la correcta preparación e intención, en el estado correcto, de tal manera que yo esté dispuesto de inmediato a aceptar en la forma correcta todo el mal que se descubre. De ello se desprende que todas las molestias, los descubrimientos del mal en mí o en otros, los errores cometidos y la aclaración de la ruptura, sean medios para el avance.

Los errores no son culpa mía, más bien, se me enviaron con la intención de ayudarme a avanzar. El Creador creó todo el mal, la inclinación al mal. Y yo sólo tengo que descubrirlo, aprender de esto, exigir la corrección y ver cómo el Creador lo corrige. Y de todas estas formas opuestas del mal que hay antes de mi corrección y del bien que hay después de la corrección, de estas lagunas, aprendo sobre la Luz desde dentro de la oscuridad.

Todo depende del grado en que nos preparemos para aceptar de forma buena y correcta todos los descubrimientos de los “males”. Nunca hay que olvidar que todo proviene del Creador, y que todo ocurre sólo a fin de ayudarnos a alcanzar una sensación de que “No existe nadie más aparte de Él”.

(125886)
De la 2° parte de la lección diaria de Cabalá del 1/19/14, Taller

Material relacionado:
El mal sirve al bien
Vigilen sus pasos cuidadosamente
Trazando la línea entre la recepción y el otorgamiento

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: