No hay mal sin bondad

Dr. Michael LaitmanCuando avanzamos en nuestro trabajo, primero tenemos que aceptar que no hay maldad sin bondad y que no hay bondad sin mal. Tenemos que alcanzar el estado final en el que se revele todo el mal y en contra de este, toda la bondad; uno sostiene al otro como “la ventaja de la Luz en la oscuridad”. Mientras mayor sea la oscuridad, tenemos la mejor oportunidad para descubrir en contraste con esta una mayor Luz.

Es así como está arreglada la creación, porque en ella siempre encontramos en estas dos fuerzas, dos partes, dos atributos, los cuales son básicamente el Creador y el ser creado.

Entonces si queremos avanzar, debemos saber de antemano que podemos hacerlo así sólo al incrementar la fuerza negativa y la fuerza positiva en contraste con esta. Pero la fuerza negativa crece primero; como se nos dice: “Y fue la noche y fue la mañana, del día uno”. Entonces estos siguen apareciendo de forma alternada, la fuerza negativa y la fuerza positiva, negativa y positiva.

Nuestro rol es encontrar el lugar para la línea media en la cual podemos existir y determinar nuestros estados equilibrados. Este equilibrio es posible sólo si nos unimos y conectamos. Entonces cada uno añade su propio estado a los demás, y así traemos a cada uno a un estado de equilibrio.

Si examinamos el punto de equilibrio, descubriremos HaVaYaH en este que es directo y opuesto, las diez Sefirot de la Luz Directa y las diez Sefirot de la Luz Retornante, que es toda una estructura espiritual llamada un Partzuf. Esta es la estructura que alcanza un estado de equilibrio.

Este es un principio elemental, dos fuerzas opuestas que alcanzan un estado de equilibrio y por lo tanto establecen toda la realidad.
(124080)
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 12/27/13

Material Relacionado:
Las dos fuerzas que motivan nuestro desarrollo
Unificando dentro las dos fuerzas de la Naturaleza
Todo está construido sobre el equilibrio

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: