La más alta vigilancia

dr.laitmanBaal HaSulam dice en la carta 5 que él es feliz por el mal que se revela. Se trata de las fuerzas que están diseñadas para ayudar, a pesar de presentarse en cierta forma, dado que aún no están corregidas. Se trata de deseos que no pueden revelarse de otro modo.

Las Luces y las vasijas se revelan en concordancia entre ellas. Los deseos, revelados como buenos o malos, son los componentes de la nueva vasija. No importa cómo yo los vea, siempre y cuando se revelen. Ahora tengo que trabajar con ellos.

Nosotros no debemos ignorarlos, negarlos, o anularlos. Yo no puedo cerrar mis ojos como un niño y fingir que no existen. No puedo separarme de ellos, deshacerme de ellos, quedarme dormido, emborracharme, o tomar algunos medicamentos. No, tengo que enfrentarlos, y para esto tengo todos los medios necesarios para hacerlo: el grupo, el estudio, etc.

No ignoro ningún obstáculo. Yo no debo pensar que sería mejor que no hubiera interferencias, ya que estas construyen una nueva vasija, otro ladrillo en su estructura. Si no hubiera fallas en mí, entonces yo no descubriría nada. Si algo se revela, significa que es el momento de corregir esa parte de mi vasija y ponerla en el lugar correcto.

Es por eso que me alegro. ¡Yo me alejo un poco por los problemas, los miro desde un costado de manera objetiva, entonces veo la altura que he alcanzado! ¡Resulta también que puedo corregir esto!

Es difícil de entender, pero en los niveles corporales, físicos que llegan al mundo, existe  solo lo que nos envía la Providencia superior, y esto está destinado a llevar a la criatura hacia la perfección. Por otro lado, todo esto se debe a que nosotros no podemos avanzar hacia la corrección.

Entonces, ¿por qué sufren los justos? Porque el mundo es redondo y está unido. Ellos también dependen de él y éste no puede ser atraído después de ellos, a pesar de que ellos sienten los problemas a nivel corporal. Esto es parte de la corrección general.

Entonces, ¿qué debo hacer cuando el mal se revela? Si puedo alejarme de él y ver la causa de lo que está sucediendo, entonces asciendo por encima del cuerpo y por encima de lo que éste siente. Miro todo lo que ocurre desde el lado y me alegro de estar pasando por estas grandes correcciones. Es más, yo no tomo en cuenta el cuerpo sino el alma. Ya veo un panorama diferente.

En general, la solución es simplemente hacer cualquier esfuerzo a fin de acostumbrarme a la intención a fin de otorgarle al grupo al ascender por encima de mi cuerpo, por encima de esta vida. A nivel corporal yo continúo haciendo todo lo necesario: Me preocupa la familia, voy al médico cuando sea necesario, etc., pero a la vez estoy por encima y separado de este nivel. Todo lo que hago es para ascender.

De esta manera me identifico con el Creador que me envía los obstáculos. Entiendo que Sus “paquetes” estaban destinados a ayudarme a establecer la perspectiva correcta hacia todos los estados, tanto los malos como los buenos, y a que mantenga el contacto con Él. Ahora veo toda esta vida desde esta perspectiva.

El Libro del Zóhar describe cómo Rabí Jiyá se vio a sí mismo sentado en la asamblea superior mientras todos lo escuchaban. A él se le permitió ver este estado, y yo mismo también me veo desde arriba, desde otro estado, mientras me adhiero con el Creador. No, no se trata de una doble personalidad, sino de una visión realista de las cosas.
(125671)
De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/16/14, Escritos de Baal HaSulam

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: