“Las abejas trabajan juntas”

Dr. Michael LaitmanEn las noticias (de the Royal Society): “El enjambre es una parte esencial del comportamiento en un panal. Cuando una reina fertilizada abandona la colmena se lleva con ella un enjambre de abejas para comenzar una nueva colonia. A una abeja reina recién fertilizada pueden acompañarla hasta 20.000 abejas en su búsqueda. Esas abejas usualmente forman un conglomerado y permanecen juntas por varios días mientas las exploradoras buscan un nuevo hogar para mudarse. Las abejas, expuestas a la temperatura exterior, están en riesgo de enfriarse demasiado pero en su apretado conglomerado podrían también calentarse demasiado”.

“Los conglomerados de abejas parecen reaccionar como un cuerpo autónomo ante esas temperaturas cambiantes. Mientras cada abeja sólo tiene información de su propio ambiente local, el conglomerado como un todo responde cooperativamente para mantener una temperatura en el interior dentro de un rango unos cuantos grados alrededor de 35°C. Los investigadores del MIT y Harvard se dieron a la tarea de diseñar un modelo matemático que explique cómo los conglomerados de abejas pueden responder cooperativamente sin un controlador central”.

“Su modelo sugiere que las abejas responden a sus condiciones locales y se mueven en correspondencia y que esto causa variaciones en la forma de reunirse que pueden propagar información acerca del ambiente y de la temperatura a través de todo el conglomerado”.

“Los conglomerados de abejas tienen dos partes principales. Alrededor del exterior del conglomerado las abejas están agrupadas en una densidad alta formando un manto, mientras que dentro del núcleo, las abejas están reunidas de forma más dispersa. Cuando la temperatura del aire es fría, el manto se torna más denso y el conglomerado se contrae, manteniendo el calor en el interior. En temperaturas ambientales altas el conglomerado se expande y el manto se dispersa para prevenir el sobrecalentamiento en el núcleo”.

“El modelo creado por Samuel Ocko y L. Mahandevan usa la idea de que las abejas en un ambiente frío prefieren agruparse de forma más densa y las abejas con calor prefieren estar agrupadas de forma más dispersa. Las abejas con frío intentan colarse hasta un lugar con temperatura más alta, lo cual crea lo que el equipo llama “presión por comportamiento”. Las abejas buscan minimizar esta presión al cambiar su manera de formar un paquete. Usando una serie de ecuaciones, el equipo averiguó que al minimizar la presión por comportamiento, el conglomerado local de abejas se relaciona tanto con la temperatura local como con la temperatura exterior. Su modelo sugiere que las abejas responden a sus condiciones locales y se mueven en correspondencia y que eso causa variaciones en la forma del paquete que pueden propagar información acerca del ambiente y la temperatura del aire por todo el conglomerado”.

“Con este método las abejas pueden compartir información en todo el conglomerado para trabajar juntas con el fin de mantener temperaturas constantes en el enjambre. El modelo muestra la extraordinaria habilidad de las abejas de actuar como un colectivo. El equipo sugiere que en el conglomerado los individuos pueden trabajar tan de cerca porque la diferencia entre el individuo y el colectivo es casi inexistente”.

Mi comentario: Las abejas y otros animales interactúan por instinto, manejados y dirigidos por la fuerza de la naturaleza. Al ser humano se le dio la mente para aprender de la naturaleza y alcanzar la similitud con ella mediante sus esfuerzos. Como resultado de este trabajo en nosotros mismos, revelamos la fuerza superior oculta de la naturaleza: al Creador.
(124191)

Material Relacionado:
La simbiosis es un aspecto central de la vida
Inteligencia colectiva y espiritual
Cooperación sobre la competencia

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta