Levantando la carga de la corrección

Dr.Michael LaitmanBaal HaSulam, Introducción al Libro del Zóhar: Para entender estas preguntas e indagaciones, el único enfoque es examinar el final del acto, es decir, el propósito de la Creación. Porque nada puede entenderse a la mitad del proceso, sino sólo al final. Y está claro que no hay acto sin un propósito, porque sólo los locos pueden actuar sin propósito.

Una persona nunca actúa sin propósito. Si la persona no piensa para qué debería esforzarse, ésta es una señal de un trastorno mental o de que se trata de un niño que es impulsado por el plan de su desarrollo natural, aunque no podamos detectar eso por medio de las acciones reales. Cuando la persona construye una casa para vivir en ella, todo es claro para nosotros. Pero debemos entender que no siempre podemos ver el resultado evidente de una acción. Si no vemos el resultado, significa que hay cierto desorden que no existe en la naturaleza.

Hablaremos acerca del por qué hay tales defectos en el mundo, pero por ahora aceptemos que ellos provocan acciones no planificadas.

Yo sé que hay aquellos que se echan sobre sus espaldas la carga de la Torá y las Mitzvot (plural de Mitzvá), diciendo que el Creador creo toda la realidad, entonces, la abandonó debido a que, por la bajeza de las criaturas no es apropiado que el Exaltado Creador vigile sus pequeños y mezquinos caminos.

En otras palabras, hay personas que no creen que nosotros tengamos que corregir nuestro deseo de recibir por medio de las Mitzvot, como está dicho: “He creado la inclinación al mal, he creado la Torá como una especia para ello”. Así que la Torá es la Luz que Reforma, el medio de corrección en el que hay una fuerza especial.

Nuestro deseo está dividido en 613 partes y todas ellas son corruptas; “la inclinación de la persona es mala desde su juventud”. Nosotros tenemos que corregir la inclinación al mal con la ayuda de la Luz que Reforma llamada la Torá. Entonces, las personas que asumen que esto no es verdad, son llamadas aquellos que se echan sobre sus espaldas la carga de la Torá y las Mitzvot. Ellas quieren vivir su vida ordinaria y no corregir su naturaleza y alcanzar equivalencia de forma con el Creador y adherirse a Él. Ellas no entienden la meta de la creación, ni entienden por qué fue creada la inclinación al mal en primer lugar.

De hecho, ellas hablan sin conocimiento, porque es imposible comentar sobre nuestra pequeñez y nimiedad, antes de decidir que nos hemos creado a nosotros mismos con todas nuestras naturalezas corruptas y repugnantes.

La meta de la creación es beneficiar a los seres creados. “Beneficiar” significa que el ser creado se vuelve similar al Creador, dado que Él es bueno y benevolente en tan plena medida que no puede ser subestimada. Yo no puedo hacer algo bueno en menor medida, puesto que significaría que no soy benévolo. Así que el ser creado tiene que alcanzar el nivel del Creador, pero, a fin de sentir al Creador, él tiene que seguir siendo un ser creado. Así que cuando el ser creado se acerca más al Creador, él siente cuán opuesto es a Él. Es sólo por medio del contraste entre la Luz y la oscuridad que la persona siente toda la altura del nivel de equivalencia de forma con el Creador.

Esta es la razón para la corrupción del mundo, y esta es la razón por la que no entendemos o sentimos al Creador y por lo tanto no podemos justificar este estado.

Todo esto es cierto, pero tenemos que estudiar la razón para ello. El mundo está construido a propósito de esa manera, de tal forma que lo corrijamos por nosotros mismos. El mundo en realidad es el deseo de recibir corrupto general. Así que se nos dio la Torá, no el libro de la Torá, sino la fuerza espiritual superior, la Luz que Reforma, la cual podemos atraer hacia nuestro ego, hacia todas las corrupciones que hay en nosotros, y así cumplir con la corrección hasta que no seamos “aquellos que se echan sobre sus espaldas la carga de la Torá y las Mitzvot“.

“Pero mientras nosotros decidimos que el Creador, quien es absolutamente perfecto, es Aquel que creó y diseñó nuestros cuerpos con todos sus atributos admirables y despreciables, con certeza nunca puede surgir un acto imperfecto bajo la mano del trabajador perfecto, ya que cada acto da testimonio del que lo realiza. Y ¿cuál es la falla de una mala prenda, si algún sastre que no es bueno la ha hecho?”

Así que no podemos tener ninguna queja sobre el ser creado, dado que si hay un Creador, todas sus quejas deben ser con respecto a Él.

Es por esto que dijimos que la creación era inicialmente corrupta, para que por nosotros mismos la corrijamos y en el camino recojamos todas las piezas del rompecabezas de tal forma que podamos sentir que Él es el bueno y benevolente que nos dirige hacia la eternidad y la plenitud.

Tal como lo que encontramos en “Masejet Taanit”, 20: “Un cuento sobre Rabí Elazar, quien se encontró con un hombre muy feo”.

Rabí Elazar, hijo de Rabí Shimon Bar Yojai, sintió dentro de él la revelación del hombre más terrible y feo. Sintió que estaba totalmente lleno con todos los atributos negativos posibles que una persona pueda tener. Se trata de un nivel muy elevado. Dado que “el Creador los ha creado, unos en contraste con los otros”, y “aquel que es más grande que su amigo, su deseo es aún mayor”. Esto significa que Rabí Shimon estaba dispuesto a aceptar en él la revelación de todo el mal en las más feas formas posibles.

Él le dijo a éste: “Qué feo es este hombre”. El hombre respondió: “Ve y dile al artesano que me hizo, “cuán fea es esta vasija que has hecho”. Por lo tanto, aquellos que reclaman que debido a nuestra bajeza y nimiedad, no es apropiado que Él vele por nosotros, y que por lo tanto Él nos ha dejado, no hacen más que mostrar su ignorancia. Traten de imaginar, si ustedes conocieran a algún hombre que pudiera crear criaturas precisamente para que estas sufrieran y agonizaran toda su vida como lo hacemos nosotros, y no sólo eso, sino que se las echa sobre la espalda, sin querer siquiera cuidarlas, ayudarlas un poco. ¡Cuán despreciable y bajo lo considerarían! ¿Puede pensarse algo así de Él?

¿Ha creado el Creador todas las cosas sólo para que el ser creado sufra? Por supuesto que no. Del Perfecto que actúa, no pueden derivarse acciones imperfectas.
(123988)
De la 4º parte de la Lección diaria de Cabalá del 12/27/13, Escritos de Baal HaSulam

Material Relacionado:
La corrección depende sólo del deseo no del conocimiento
¿Quién es responsable por la corrección?
Examinando la corrección del sendero

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: