Los deportes y el futuro

dr. michael laitmanOpinión (Boris Yakimenko, historiador, miembro de la Cámara Pública, jefe del Movimiento Nashi [nuestro]): “La transformación que han experimentado en los últimos 10 a 15 años todos los fenómenos socialmente significativos de la vida, tocó el deporte, sobre todo este fenómeno a gran escala del fútbol. Existen gran cantidad de razones para esta transformación”.

“En primer lugar, las capacidades físicas humanas han llegado a su límite. La incapacidad para avanzar, trae a primer plano no el resultado, sino el proceso de participación tanto de los atletas como de los espectadores por igual. Por lo tanto, los deportes (especialmente el fútbol) se vuelven más un ritual”.

“La segunda razón, el deporte se convierte en un proceso de negocio. El jugador, así como todo lo relacionado con él, se convierten en una mercancía”.

“La tercera razón es que la esfera del deporte (principalmente el fútbol) se hace sagrada, cuando no el resultado sino el proceso y la experiencia de unidad con el entorno pasan a primer plano. Los investigadores han trazado paralelos entre el fútbol y las prácticas religiosas. La auto identificación con el club de fútbol o con el equipo, es más fuerte que con la religión y la familia. Los movimientos fanáticos están en auge sobre todo en los países religiosos como Italia, España, Portugal, Grecia, Turquía, Rusia”.

“El componente de negocio de los deportes destruye definitivamente los equipos deportivos nacionales y trae primero a los comerciantes, financistas, dueños de clubes, etc., a los que poseen la tecnología de la promoción y venta de espectáculos, mientras que el jugador y el juego caerán al fondo y perderán su singularidad”.

“El ambiente de los aficionados que convierte a los jugadores en estrellas del pop, tarde o temprano, forzará inevitablemente a estos últimos a ampliar sus roles; además de su actividad principal, se volverán modelos, cantarán, bailarán, actuarán en las películas, caminarán sobre la cuerda floja con una pértiga o empezarán a hacer malabares”.

“El proceso, pero no el resultado, será un paso más para convertirse en un objetivo. Es decir, el deporte se convertirá en una esfera especial de la vida social en la que sería posible escapar de los problemas del mundo que los rodea, divertirse, actualizarse, y en el que el componente deportivo en sí, es casi irrelevante”.

Mi comentario: Los registros no importan si están tan lejos de que la gente común sea capaz de repetirlos, lo más importante es el espectáculo y todo lo demás; los participantes y los resultados no importan. Mientras estos no se conviertan en los “deportes caseros” habituales, pero el deporte profesional desaparezca.

(126139)

Material relacionado:
La raíz espiritual del futbol-soccer
Campo de entrenamiento
En la vida de un cabalista hay lugar para este mundo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: