Perdiéndose a sí mismos a fin de encontrar

Dr. Michael LaitmanLa persona pasa por varias fases antes de llegar a su primera corrección espiritual, a la equivalencia de forma con el Creador. La palabra “lugar” se utiliza a menudo en referencia al Creador. ¿Por qué el Creador es llamado “lugar”?

Un lugar es un deseo. Un lugar que ha recibido el atributo de otorgamiento es en realidad la imagen del Creador. Por lo tanto, todas las intenciones, todo el trabajo de la persona, debe estar dirigido hacia el mismo lugar: a fin de corregir sus deseos para que sean a fin de otorgar. La imagen del Creador que se revela en el lugar corregido, es decir en las vasijas corregidas, ya es el resultado de la influencia de las dos líneas.

La primera fase de la corrección de la persona es cuando ella deja de pensar en sí misma y comienza a entender y a sentir que la corrección se cumple sólo por medio de la conexión. La persona ya entiende que debe estar en un grupo que es considerado uno con respecto al Creador. Ella comprende gradualmente el concepto de conexión y no se ve como una parte separada del grupo, como si hubiera sido cortada de lo general. Como está escrito: “… porque yo el Señor habito en medio de los hijos de Israel”.

Gracias a su trabajo en el grupo para alcanzar la garantía mutua, a los pensamientos de los amigos, y a la influencia de la Luz que atraemos por medio de nuestros esfuerzos colectivos, la persona alcanza este estado en el que comienza a ver todo desde el centro del grupo. Entonces, ella siente un nuevo endurecimiento de corazón, y debe alcanzar el “lugar” correcto una y otra vez. Después de un tiempo, entiende que ha sufrido un cambio que antes no le parecía importante. La opinión pública, el estado del grupo, se vuelven muy queridos para ella.

Las personas del grupo se vuelven importantes y queridas para ella, y comienza a preocuparse por ellos más que por sus propios hijos. Esto se debe a que siente la familia a nivel corporal, física, mientras que siente a los amigos a nivel espiritual. Ella entiende que tiene una obligación con su familia, pero comienza a entrar plenamente en el corazón de los amigos, quiere vivir allí, y garantizarles todos los mejores. Con el tiempo, el estado de los amigos determina y dicta todos sus pensamientos y acciones, y determina lo que le preocupa, como una madre que sólo se preocupa por su bebé, y todo lo que ella hace es para él. Así es como la persona comienza a tratar a su grupo.

El concepto del Creador se aclara gradualmente en el grupo de acuerdo a los esfuerzos de la persona para organizar e imaginarse la vasija general, el lugar corregido, el corazón y la mente generales únicos, y al dolor que ella siente en este momento puesto que no puede alcanzar tal unidad, y de acuerdo a esos esfuerzos, la imagen del Creador comienza a ser clara para ella en éste grupo unificado.

La Luz Circundante influye en ella a través de su anhelo por el centro del grupo, por el deseo de ver que cada uno está corregido y deleita al Creador que se revela de acuerdo a los esfuerzos de la persona en el grupo. Así, la persona se acerca al Creador a través del grupo.

Por el momento nosotros no entendemos cómo la persona puede perderse dentro del grupo y, al mismo tiempo, sentir que existe, que ella actúa y opera. Desde la perspectiva de su ego, su yo desaparece totalmente, pero, desde la perspectiva de otorgamiento, en realidad crece hasta que la persona se eleva al nivel del Creador que se revela en el grupo. Baal HaSulam dice, “¡Es natural que cuando ilumina la Luz de lo general, el individuo se anula con respecto a su propio ser y no se siente a sí mismo”, pero en ella, él siente lo general y al Creador!
(125348)
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 01/12/14

Material Relacionado:
Orgullo humillante y gran autoanulación
La zona neutral
Reglas generales para una unificación exitosa

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: