Flotando juntos por encima del agua

Dr. Michael LaitmanConvención de Educación Integral, Taller 1: ¿Qué es la garantía mutua? ¿Por qué la garantía mutua es el medio para alcanzar al Creador, para la revelación del Creador, para ascender hasta Él? ¿Por qué es esta la única manera en todos los 125 niveles de desarrollar nuestro ego? Nuestro ego asciende por encima de sí mediante la garantía mutua entre nosotros.

El ego continúa ascendiendo y nosotros ascendemos incluso más alto por encima de este por medio de la garantía mutua entre nosotros. Esto significa que no hay otro medio, ningún otro estado que tengamos que alcanzar excepto la garantía mutua.

Es la garantía mutua entre nosotros lo que incluye todas las condiciones de acuerdo a las cuales alcanzaremos una equivalencia de forma con el Creador. La garantía mutua nos lleva a la equivalencia de forma con Él, entonces Él se revela.

Cuando nos desapegamos de nosotros mismos y llegamos a la sensación de “nosotros”, de garantía mutua, nos encontramos en un volumen totalmente diferente, en un diferente nivel, en una dimensión diferente. Ya no hay nada personal, y la sensación del cuerpo y de este mundo desaparece. Es como si me moviera hacia un nuevo espacio vacío en el cual sólo existe mi preocupación por el grupo, y ahí me encuentro con los deseos y aspiraciones de mis amigos.

Así alcanzamos la verdadera garantía mutua: una sensación del domo común por encima de nosotros, la sensación de un nuevo espacio en el cual descubrimos las aspiraciones de todos que están enfocadas en el grupo, en la unidad, en lo que está entre nosotros. Entonces, si se forma correctamente esta garantía mutua, se despierta en ella una necesidad de volverse hacia la fuerza superior, de estar en contacto con ella. Es en la garantía mutua que descubrimos el deseo de elevarnos hacia esta fuerza y permitirle deleitarnos y estar en contacto con nosotros.

Esto sucede naturalmente de acuerdo a la progresión hacia abajo. Todo nace de arriba hacia abajo, y va en el mismo orden en que se evoca en nosotros el movimiento de abajo hacia arriba. Se revelan gradualmente las Reshimot (genes de información) que están en cada nivel y de pronto sentimos un espacio tan grande que tenemos que añadir nuestra aspiración por la mutualidad con la fuerza superior.

Entonces el balance correcto, las relaciones correctas entre nosotros, en el nivel de la garantía mutua cuando ascendemos por encima de nuestro ego, generan en nosotros el deseo por la fuerza superior: el deleitarla, permitirle que se revele en nosotros, que estemos conectados con ella. Cuando estamos conectados, se forma la garantía mutua entre nosotros y esta fuerza.

Pero este es un proceso gradual. O alcanzamos un cierto nivel de garantía mutua o no lo hacemos: podríamos haberlo retrasado, podríamos haberlo abandonado, uno de nosotros tal vez cayó y no lo sentimos. En general, en el momento en que alcanzamos este estado, o no, mientras nos retrasamos en cumplir con la garantía mutua dado que algo nos interrumpe, inmediatamente se despierta en nosotros un nuevo nivel de ego, el cual es más bajo que aquel en el que estamos.

Pero tenemos que ascender de acuerdo al descenso. Caemos una vez más y nos elevamos una vez más. El nivel del ego que se revela nos hace sentir la necesidad de estrechar la garantía mutua entre nosotros. Probablemente no hemos sido lo suficientemente sensibles en cumplir con ella, o podríamos no haberla cumplido completamente, lo cual significa que tenemos que ascender incluso más alto.

El ascenso ocurre de dos formas:

  • Mediante el camino del sufrimiento cuando se revela el ego adicional antes de haber cumplido en realidad con la garantía mutua entre nosotros porque nos hemos retrasado, hemos dejado de cumplirla, o por alguna otra razón.
  • Por el camino de Yo lo aceleraré, cuando hemos cumplido con la garantía mutua entre nosotros y hemos ascendido al siguiente nivel  de acuerdo a nuestro alcance.

Pero en cualquier caso, el nuevo nivel de ego que se revela en nosotros, los nuevos deseos egoístas, la repulsión, la debilidad, y los descensos son todos con el fin de aguijonearnos y elevarnos a un nivel más alto.

¿Cómo operamos en un estado de descenso al usar la garantía mutua entre nosotros? ¿Cómo nos ayuda el estado de garantía mutua a llenar el descenso de la forma correcta?

Si hemos firmado un acuerdo de garantía mutua, si nos hemos elevado por encima del ego, si hemos comenzado a sentir incluso por un corto período de tiempo que estamos conectados en un nivel elevado, por encima de nuestro mundo, sintiendo admiración y aspirando hacia adelante, y de pronto uno de nuestros amigos cae, debemos entender que no es sólo que cayó, sino que hemos recibido una señal de que tenemos que comenzar este nuevo ascenso junto con él.

En otras palabras, el amigo en sí no es el problema, pero el hecho es que se ha despertado un nuevo deseo egoísta en la garantía mutua entre nosotros y éste nos ayuda a elevarnos incluso más alto.

¿Qué hacemos si uno de nosotros cae? Debemos descender hasta él, hablarle en su idioma como si estuviéramos de acuerdo con él. Tenemos que mantener el nivel entre nosotros y al mismo tiempo descender hasta él y conectarnos con él. Después de todo, cuando nos conectamos con él, podemos elevarlo.

Entonces, sobrepasamos el nivel en el que estamos, podemos continuar ascendiendo. Gracias a nuestro descenso, podemos ascender incluso más alto que el estado en el que estábamos antes de descender hasta él. Esto significa que tenemos que considerar cualquier descenso de un amigo como una oportunidad que se nos da desde Arriba para un nuevo ascenso hacia la garantía mutua.

Cuando alcanzamos ese estado por encima de nosotros, nos conectamos con este, ascendiendo y descendiendo juntos, construimos un Masaj (pantalla). Somos como un pistón que asciende y desciende mientras le inyectamos cada vez más deseo desde nuestros atributos egoístas hacia nuestros atributos altruistas.

Así es como trabajamos. Cuando un amigo cae, ascendemos y descendemos con él. Lo mismo sucede cuando el grupo entero pasa por un estado similar. Esta es nuestra acción continua.

Si nos las arreglamos para aferrarnos a la intención de deleitar al Creador mediante nuestra conexión, como buenos niños en relación a su madre, ese estado en el cual nos conectamos y trabajamos juntos es llamado una esfera frambuesa, y tal vez podemos llamarlo también un “flotador”.

Tenemos que estar constantemente en este estado ¡Constantemente! Flotar hacia adelante, hacia atrás, no importa hacia dónde nos movamos; tenemos que estar constantemente conectados; tenemos que caer y elevarnos juntos. Es más, debemos estar constantemente con el Creador tanto en nuestro estado más bajo como en nuestro estado más elevado.

En general, este es el método. Todo lo demás son casos individuales de este método. El momento en que nos conectamos y encontramos la conexión con el Creador al menos hasta cierto grado, el momento en que ascendemos y descendemos juntos, son la base de todo.

¿Entonces qué significa flotar por encima del agua? ¿Cómo podemos estar en este flotador sin importar en qué dirección nos movamos? Este flotador es llamado el Arca de Noé. Es donde comienza el ascenso espiritual. En el momento en que creas esto, lo demás será una consecuencia.

(126826 – De la Semana mundial del Zóhar “Convención de Educación Integral”, día uno del 2 Febrero del 2014, Taller 1)
Material Relacionado:

Nueve etapas en el camino hacia la unidad, punto 2
Pasos en el camino hacia la unidad
Perdiéndose a sí mismos a fin de encontrar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta