La persona que crece en el útero de la madre Bina

Dr.Michael LaitmanPregunta: Si establecemos el grupo como un útero para nuestro embrión espiritual, ¿deben destacarse algunos amigos en él?

Respuesta: No, no puede haber alguien que se destaque, que sea diferente o que esté en desigualdad, ya sea en el embrión o en el grupo. Todos tienen que ser iguales. En realidad es por nuestras diferencias que establecemos una vasija general completa: un embrión y una matriz. Al conectarnos en torno a la grandeza del atributo de otorgamiento, nosotros establecemos una matriz. Es en la conexión y el reconocimiento de la bajeza de nuestra naturaleza que establecemos un embrión.

Nadie puede sobresalir de entre los demás, aunque hay partes que se destacan en el embrión, ya que tiene una forma humana, y el vientre también tiene su propia forma. Pero estas formas se crean como resultado de la suma de la conexión entre todos nosotros, donde todo desaparece y todos toman la forma de otorgamiento.

Además, el embrión está en las “aguas del vientre”, las cuales lo separa de las paredes del útero. El útero no está adherido directamente al embrión, y no le da su forma al embrión. El embrión es Bina, que es una forma completa y no una forma humana. Pero si el embrión mismo se envuelve totalmente con Jassadim, él recibe tal otorgamiento desde el vientre que éste lo convierte en un ser humano, y le da la forma de un ser humano, Adam, que se asemeja al Creador (Domeh, que tiene la misma raíz en hebreo).
(127337)
De la 3° parte de la Lección diaria de Cabalá del 2/12/14, Talmud Eser Sefirot

Material Relacionado:
Papel de lija en el egoísmo, bálsamo en el corazón
Enséñenle al mundo a ser un embrión dentro de nosotros
Cualquiera que lea esta carta también ha sido seleccionado

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta