No sólo un libro

thumbs_laitman_525El Libro del Zóhar es una guía para nosotros, y es por eso que estuvo oculto durante dos mil años, esperando que toda la humanidad llegara a una crisis que requiriera de una corrección obligatoria.

Nosotros ya estamos en este periodo, el cual es descrito por Rav Kook, AGRA, y Baal HaSulam. En realidad, ya había comenzado con el santo Arí hace quinientos años.

El gran Cabalista Abraham Azulai escribió que “He encontrado escrito que todo lo que ha sido decretado Arriba prohibiendo el ocuparse abiertamente en la sabiduría de la verdad [Cabalá] fue [solo para] el limitado periodo de tiempo hasta el año 5250 (1490 D.C.). De ahí en adelante es llamada la “Última Generación”, y lo que estaba prohibido es [ahora] permitido. Y se nos concede el permiso para ocuparnos en el [estudio del] Zóhar. Y a partir del año 5300 (1540 E.C.) es de los más deseable que las masas, tanto los grandes como los pequeños [en la Torá], se ocupen [en el estudio de la Cabalá], como dice en el Raya M’hemna [una sección del Zóhar]. Y a causa de que en este mérito el Rey Mesías vendrá en el futuro, y no por ningún otro mérito, no es apropiado estar desanimado [del estudio de la Cabalá]”.

La corrección sucede debido a nuestro estudio del Libro del Zóhar incluso sin entender lo que está escrito ahí. Pero nos damos cuenta de que necesitamos unirnos, y el mundo espiritual será revelado a causa de nuestra unidad. En realidad, hubo una caída, es decir, de la propiedad de otorgamiento, amor mutuo, hacia el odio y el rechazo mutuo. Ahora, tenemos que hacer el viaje de retorno de abajo hacia arriba, corrección, unidad; eso es lo que se requiere de toda la humanidad.

En nuestros tiempos, ya estamos comenzando a sentir que la crisis no es económica y ni siquiera es ambiental, tampoco en la educación y la familia. Esas son sólo pequeñas crisis individuales que naturalmente los afectan a todos e incluso se extienden hacia toda la humanidad en varias formas. Pero la crisis real es integral y sucede en las relaciones entre las personas.

En otras palabras, debemos estar unidos en un sistema interconectado, pero no somos capaces de lograr esto. En nuestro mundo no hay fuerza que pueda unirnos. Encontraremos esto en la relación con nosotros mismos y con toda la humanidad.

El estudiar El Libro del Zóhar es el medio de revelar esta fuerza de unidad y corrección para permitir que nos deshagamos de todos los problemas y comencemos a sentir una realidad completamente nueva, obtener una nueva percepción. Entonces, hace muchos años comenzamos a trabajar con la adaptación de este libro para hacerlo accesible a todos.

Es claro que no podíamos tocar el texto de El Zóhar, escrito desde una altura de GAR del mundo de Atzilut, desde el final de la corrección. Pero hemos traducido al hebrero todos los insertos hechos en arameo, hemos descifrado las abreviaciones para que éste sea fácil de leer. Es decir, hicimos que este libro fuera más cercano al lector general tanto como fuera posible. Ahora, es necesario sólo saber hebreo para leerlo.

¡Mientras más estudiamos este libro, más nos damos cuenta de que lo contiene todo!  Todas las miles de generaciones que cambiaron desde el tiempo de la escritura del Libro del Zóhar hasta el día de hoy, se nutrieron de este libro como de una fuente de agua viva, cada vez atrayendo nuevas fuerzas para la corrección, conocimiento, clarificación de todos los grados, de todo el mundo superior.

Se ha escrito mucho acerca del Libro del Zóhar, y toda la Cabalá está basada en este libro. No importa cuándo y quién escribió un libro cabalístico, la base siempre ha sido El Libro del Zóhar. Como dijo Rabí Tzvi Hirsch Eichenstein de Zidijov, “El que nunca vio la luz del Libro del Zóhar, nunca vio una luz en su vida”.

Nosotros debemos entender que este no es sólo un “libro”. Los cabalistas no escriben palabras en un libro, sino que crean dentro de ellos mismos un sistema espiritual interconectado y lo expresan en escritura. Pero el trabajo principal es espiritual, creado a partir de esas conexiones que construyen. Todas las partes fueron cortadas de cada uno mediante la ruptura y fragmentación, y los cabalistas las conectan en un solo sistema general y describen su trabajo, los tipos de conexiones, todo el proceso que ocurrió, y los resultados que obtuvieron.

Ellos primero revelan la ruptura, lo cual es bastante desagradable porque están dispuestos a quemarse uno al otro; sienten odio, oscuridad, niebla, confusión, impotencia, desesperanza. Todos alguna vez experimentan esta sensación; no es posible sin esto, como está dicho, “Y hubo tarde y hubo mañana, un día”. La ventaja de la luz siempre se revela a partir de la oscuridad. Entonces, ellos revelan una conexión, es decir, cómo es posible conectar esas cosas y ponerlas juntas.

Los cabalistas hacen esas acciones espirituales en la práctica y después las describen en libros. Un libro es sólo el resultado, una afirmación escrita de los cambios hechos en el sistema espiritual que primero se les reveló de una forma rota, así como el resultado final, es decir, cómo se las arreglaron para conectarlo.

Es por eso que, de generación en generación, mientras los cabalistas avanzan en su corrección, la Cabalá también cambia. La persona de la próxima generación no tiene que repetir las correcciones hechas por las generaciones previas. Por lo tanto, la sabiduría de la Cabalá llega a ella de una forma diferente, y ella mismo es completamente diferente. Esto sucede con cada generación subsecuente. 

(127075 – De la Convención mundial del Zóhar del 2/5/14, Lección 1)

Material relacionado: 

La dirección espiritual del grupo
¿Qué determina la eficacia de la difusión?
Nueve etapas en el camino hacia la unidad, punto 2

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: