Una intención que acerca al Creador

thumbs_laitman_567_04La Torá, “Éxodo (Ki Tissa)“, 30:16: Tomarás la plata de las expiaciones de los hijos de Israel y la usarás para el trabajo de la Tienda de Reunión; esto será un recordatorio para los hijos de Israel ante el Señor, para expiar sus almas.

El trabajo con el fin de otorgar debe hacerse no porque queramos adquirir nuestra alma sino para darle contento al Creador.

El deseo de adquirir el alma es nuestro deseo general de que el Creador, la propiedad de otorgamiento y amor, sea revelado con ello. Y nosotros anhelamos esto no porque sea bueno para nosotros después de esto, porque en tal caso ésta sería una adquisición egoísta. Queremos descubrir el poder superior sólo para darle contento a Él.

Es precisamente como el ejemplo del invitado y el anfitrión en el que el anfitrión quiere complacer al invitado y el invitado está de acuerdo en aceptar, pero sólo bajo la condición de que a través de esto, él le dará placer al anfitrión, elevándose a su nivel. Por lo tanto, la intención de darle placer al Creador nos eleva al nivel del otorgamiento absoluto. 

(126415 – Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” del 2/9/13)

Material relacionado: 

Viviendo en la intención en vez de vivir en el deseo
¿Eres digno de vivir entre gente corregida?
La intención: Una pintura al óleo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta