entradas en '' categoría

Un niño abandonado

thumbs_laitman_544Pregunta: Mientras leemos El Libro del Zóhar, ¿por qué de pronto yo tengo sensaciones que son opuestas a mis esfuerzos de mantener la intención correcta y de pensar en mis amigos, una sensación de odio verdadero?

Respuesta: Resulta que yo pienso y me preocupo por los amigos y de pronto siento cómo se evoca en mí el odio hacia ellos. Esto indica que todavía no encuentro el trabajo deseado y que yo mismo simplemente me obligo a pensar en ellos, y entonces este tipo de trabajo se anula eventualmente.

Pero esto es algo bueno, porque ya es una aclaración de que carezco del fundamento. De hecho, ¿por qué debería preocuparme por ellos de repente? Es como si se me diera algún bebé extraño y yo soy forzado a cuidarlo, pero siento indiferencia hacia él, y en realidad no tengo sensaciones hacia él en absoluto. Me preocupo de él tanto como pueda aparte de la compasión y la piedad, y entonces pierdo la paciencia y pido que lo alejen a él de mí. Él me hace sentir tan cansado que simplemente empiezo a odiarlo.

Sin embargo, si fuera mi bebé, lo soportaría todo y lo cuidaría infinitamente. Esto significa que el amor nos da fuerzas. Si no tengo las fuerzas para preocuparme por los amigos en el grupo, significa que carezco de amor. ¡Esta es una revelación maravillosa!

Si yo me preocupo por que todos los amigos avancen y que seamos todos recompensados con la revelación mientras leemos, si me preocupo de ellos de manera amable y amorosa como me preocupo de mi bebé, entonces en realidad puedo medir en qué medida avanzo hacia la meta. Esta es una medida muy exacta. Esta actitud hacia los amigos proviene de la Luz que Reforma, por su puesto, y no sólo así de la nada. Entonces debería agradecerle a la Luz que me ilumina y me da tal apoyo.

(129544 – De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 3/10/14, Escritos de Baal HaSulam)

 Material relacionado: 

Siempre en una encrucijada
Perspectiva distorsionada del mundo del infinito
La influencia de las convenciones en el mundo circundante