Denlo todo por la verdad

Dr. Michael LaitmanLa Torá, “Éxodo” (Ki Tissa), 34:31, 34:34: Pero Moisés los llamó, y Aarón y todos los jefes en la Asamblea regresaron a él, y Moisés les habló. Más adelante todos los israelitas se acercaron, y él los instruyó en lo concerniente a todo eso que el Señor había le impartido a él sobre el Monte Sinaí. Y cuando Moisés hubo finalizado de hablar con ellos, él puso un velo sobre su rostro. Cuando Moisés iba ante el Señor a hablar con Él, él se retiraba el velo hasta que salía; y cuando salía y les decía a los israelitas lo que se le había ordenado a él… .

Cuando Moisés le pide al Creador, él recibe el doble, ya que tiene que pasarlo al pueblo. El Partzuf del medio recibe una doble porción del superior con el fin de ser grande también, para entender, y luego pasarle una pequeña porción de la Luz al inferior.

En nuestro mundo para que una chica se convierta en madre y tenga un hijo, ella tiene que crecer y volverse una mujer, lo cual significa un estado de grandeza con el fin de dar a luz a un estado más pequeño. Similarmente, Moisés alcanza el nivel de conexión con el Creador sólo con el fin de transmitirle al inferior todo el método de corrección.

Pregunta: ¿Qué significa que “él pone un velo sobre su rostro”?

Respuesta: Ocultar el rostro de uno simboliza el traspaso de la Luz a través del Masaj (pantalla), el cual debilita la Luz porque de otra manera las personas no serán capaces de recibirla. Supongan que Moisés tiene Reshimot  (genes espirituales) 3, 2  y las personas tienen Reshimot 2, 1, lo cual es el siguiente nivel. Moisés tiene que rebajarse y abandonar su estado con el fin de alinearse con el pueblo, dado que cualquier transferencia espiritual se hace de acuerdo a la equivalencia de forma.

Por una parte, él tiene que estar en contacto con el Creador, entonces él le revela su rostro y coopera con Él. Luego él tiene que cubrir su rostro,  lo cual significa rebajarse con el fin de cooperar con el inferior.

Moisés es el conductor entre el Creador y el pueblo, y él se prepara para eso desde el principio al decirle al Creador, “destrúyeme”, puesto que no hay nada para mí en este nivel. Él no come o bebe durante cuarenta días, lo cual significa que asciende a un nivel en el que no queda de la persona excepto la Reshimo de su vida previa.

Nosotros percibimos este estado a través de nuestro ego, y entonces parece como sufrimiento sin fin. Pero de hecho, es un éxtasis tremendo, desapego de la falsedad y volverse parte de la verdad. En realidad, es lo único que lo justifica todo, dado que la verdad incluye un estado que no puede contrastarse con nada.

Todo lo demás es falso, difamación, rumores malvados, pensamientos ociosos, es infundado e imaginario. En realidad es lo único que existe, entonces la persona puede renunciar a todo con el fin de estar en este estado.

Los israelitas veían cuán radiante era la piel del rostro de Moisés. Moisés entonces ponía el velo sobre su rostro hasta que entrara a hablar con Él. (La Torá, “Éxodo” (Ki Tissa), 34:35). El pueblo de Israel gradualmente recibe pequeñas porciones de Luz provenientes de Moisés, las cuales los corrigen y los elevan, y esto es llamado deambular en el desierto, construir el Tabernáculo, etc.
(130515)
Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” del 9/30/13

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: