El ascenso y la caída de la democracia

Dr. Michael LaitmanOpinión (Ivan Krastev, presidente del Centro de Estrategias Liberales de Sofía, miembro permanente del Instituto de Ciencias Humanas de Viena IWM, autor de En la desconfianza creemos: ¿Puede la democracia sobrevivir cuando no confiamos en nuestros líderes?): “La paradoja del mundo moderno es que la democratización de la sociedad ha llevado paradójicamente a la pérdida de votantes de poder y al aumento de la desigualdad social, mientras que la globalización liberó a las elites pero las privó de legitimidad y de capacidad de gobernar”.

“Hoy en día gobiernos electos manejan la mayoría de los estados en el mundo. … El ideal democrático rige sin ser impugnado y la voluntad del pueblo, expresa en elecciones libres y justas, es aceptada como la única fuente verdadera de poder legítimo. En el siglo 21, la democracia ha prescindido de la mayoría de sus críticos, pero, por desgracia, de ninguno de sus contradicciones internos”.

“El ideal democrático reina sin ser impugnado y la voluntad del pueblo, expresada en elecciones libres y justas, es aceptada como la única fuente verdadera de poder legítimo. … La democracia y el buen gobierno solo pueden coexistir dentro de un régimen de sufragio limitado. En su opinión, el verdadero soberano no es el pueblo, sino la razón. Entonces, la votación debe ser discutida en términos de capacidades y no de derechos. En el siglo 19, la capacidad era traducida como propiedad o educación; sólo aquellos que tenían la educación adecuada o la suficientemente propiedad podrían ser confiados con el poder del voto. …”

“Si bien todos estamos de acuerdo en que la democracia significa que debemos ser capaces de influir en las decisiones que nos afectan, en realidad esto no es así. Frecuentemente somos los consumidores de decisiones de los gobiernos que no hemos elegido. En un mundo globalizado, nosotros dependemos más que nunca en las decisiones de los demás, los que nunca fueron y nunca serán parte de nuestra comunidad. Y por lo tanto hay una necesidad natural de asegurarse de que los demás no tomen las decisiones equivocadas. A decir verdad, la democracia nunca fue tan grandiosa en el hecho de prevenir que las personas cometan errores. …”

“Así que, en lugar de elegir entre la democracia soberana, la democracia globalizada o la globalización, el autoritarismo amable, las élites políticas tratan de redefinir la democracia y la soberanía con el fin de hacer posible lo imposible. El resultado es democracias sin opciones, soberanía sin sentido, y globalización sin legitimidad. …”

“Mientras la democracia trata a los individuos como iguales (cada adulto tiene un voto igual), la libre empresa capacita a los individuos sobre la base de la cantidad de valor económico que crean y cuántos bienes poseen. … Los votantes pueden decidir quién va a estar en el gobierno, sus votos todavía ‘eligen’ el partido ganador, mientras que los mercados deciden cuál será la política económica del gobierno, independientemente de quién gane las elecciones. …”

“El problema es que esta expansión imparable de la democracia ha destruido tanto las fronteras entre las diferentes esferas de la actividad humana, aquellas que deben ser administradas por votación y aquellas que deben ser gestionadas por competencia profesional como, al mismo tiempo, deslegitimado las instituciones democráticas populares electas. …”

“Las consecuencias lógicas de este tipo de actitudes son, por un lado, la tendencia secular de declinar a la participación electoral en la mayoría de las democracias occidentales, y por otro lado, la tendencia donde las personas con menos probabilidades de votar son los pobres, los desempleados y los jóvenes, en definitiva los que en teoría debería ser los más interesados en el uso del sistema político para cambiar su suerte”.

“Por lo tanto, el resultado paradójico de la expansión del principio democrático de autogobierno por fuera de la esfera política es que ahora que votamos por todo, el poder político de los votantes ha disminuido. …”

“En los días de democracias nacionales, el votante ciudadano era poderoso porque era al mismo tiempo un ciudadano soldado, ciudadano trabajador y ciudadano consumidor. El ciudadano soldado era importante porque la defensa del país dependía de su valentía para enfrentarse con los enemigos. El ciudadano trabajador era importante porque su trabajo estaba haciendo rico al país. Y el ciudadano consumidor importaba porque su consumo estaba impulsando la economía. Pero cuando los aviones no tripulados y los ejércitos profesionales sustituyen al ciudadano soldado, uno de los principales motivos de interés de la élite en el bienestar público se debilita considerablemente. La inundación del mercado laboral de inmigrantes de bajo costo, así como la producción subcontratada también han reducido la buena disposición de las élites de tomar en cuenta los intereses y opiniones de los ciudadanos. El hecho de que en el transcurso de la reciente crisis económica se hizo evidente que el comportamiento del mercado de valores de EE.UU. ya no dependía de la capacidad de consumo de los estadounidenses, es un argumento más para que los ciudadanos estén perdiendo su influencia sobre los grupos dirigentes. Es la disminución de la influencia del ciudadano soldado, del ciudadano consumidor y del ciudadano trabajador lo que explica la pérdida de votantes del poder, pero también la creciente ingobernabilidad de las democracias modernas”.

Mi comentario: La participación de las personas hoy en día, significa miles de manifestantes en las calles que rechazan las decisiones del gobierno. En el futuro, la calidad del gobierno será determinada por la oportunidad de convertir los movimientos de protesta en demandas positivas coherentes y en fuerza política estructurada. Esto será posible a través de la implementación de la educación integral para las masas. En este caso, ellas serán capaces de darse cuenta de los cambios que deben hacerse en la sociedad.
(129548)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta