La advertencia de nuestros sabios

Dr.Michael LaitmanBaal HaSulam, “Introducción al Libro Panim Meirot uMasbirot”, ítem 3: Es sabido que la fuerza benéfica y la fuerza que causa detrimento van de la mano. En otras palabras, en la medida en que algo pueda beneficiar, así puede causar daño. Entonces, dado que la fuerza de la persona es mayor que la de las bestias y animales de todos los tiempos,  la fuerza dañina de uno los supera a todos ellos también.

Así, mientras uno no merezca su grado de una manera en que uno use su fuerza sólo para hacer bien, necesita una vigilancia cuidadosa para que no adquiera grandes cantidades del nivel humano, el cual es sabiduría y ciencia. 

Por esta razón, los primeros sabios ocultaron la sabiduría de las masas por miedo a tomar discípulos indecentes que usarán la fuerza de la sabiduría para lastimar y dañar. Esos romperían y destruirían a toda la población con su lujuria y salvajismo bestial, usando los grandes poderes del hombre.

Si a la humanidad se le diera demasiado poder en comparación con su mente, esta se volvería peligrosa. Es como un niño que crece hasta medir dos metros y pesar 200 kilos pero sigue sin desarrollarse mentalmente y por lo tanto podría llevar a cabo acciones peligrosas.

Es lo mismo con la humanidad que ha recibido bombas nucleares y está armada con inmensas cantidades del armamento más moderno. Las armas son el producto más común, más popular, y el que más ganancias arroja hoy en día.

Sin embargo, desafortunadamente, el cerebro humano está retrasado con respecto al avance tecnológico. Nuestros líderes están volviéndose más superficiales y apenas si saben algo acerca de este mundo y hacia dónde se dirige. El problema es que hemos usado tecnología avanzada para desarrollar herramientas que sólo le dan poder a nuestro ego, al deseo egoísta de recibir, en lugar de debilitarlo. Entonces nosotros mismos nos hemos llevado a una posición en la que hemos armado a nuestro ego a tal grado que ahora no sabemos cómo deshacernos de este, y es un verdadero problema.

Es por esto que nuestros sabios  advirtieron que la sabiduría no debe revelarse simplemente a cualquiera, porque las personas pueden usarla para dañar a otros. Por lo tanto, le ocultaron la sabiduría a las masas. Sin embargo, hoy las cosas han cambiado y cualquiera puede ir a la universidad  a estudiar lo que sea y después usarlo de acuerdo a su deseo egoísta. Hoy ustedes pueden navegar por Internet y encontrar instrucciones para construir por sí mismos una bomba nuclear. Pueden aprender cómo hacer cualquier cosa.

Pero fue diferente cuando se trató de la sabiduría de la Cabalá. Los cabalistas no se permitieron abrir la sabiduría de la Cabalá y esperaron hasta que las personas comenzaran a desesperarse por el progreso egoísta en este mundo. Sólo entonces, se hizo posible comunicarles a ellas esta sabiduría y sólo para que ésta las ayudara a cumplir con la corrección. De otra manera es imposible usarla.

Es imposible usarla para dañarse a sí mismos y dañar a otros. Existe una condición para la sabiduría de acuerdo a la cual ustedes no pueden usar sus poderes a menos que adquieran un Masaj (pantalla) y la Luz que Retorna, vasijas de otorgamiento, amor de otros, y conexión con los demás. Ustedes no tienen esas características, pero si las tienen y las usan de manera equivocada, esos poderes inmediatamente desaparecerán.
(129529)
De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 3/9/14, Escritos de Baal HaSulam

Material relacionado:
Cuando la ciencia se convierte en la negocio
¿Por qué hubo anteriormente una prohibición de la Cabalá?
Sólo un sabio puede reconocer un sabio

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: