La cantidad es lo determinante en nuestro mundo

Dr. Michael LaitmanSi Baal HaSulam hubiera estado rodeados por los aliados, él no habría tenido miedo de los informantes, habría continuado su trabajo, habría escrito otros cincuenta artículos y habría continuado por el camino que él determinó para sí mismo. Y por eso, en vez de ello tuvo que salir de Jerusalén e ir a Jaffa a alguna casucha para involucrarse en la construcción.

Él realmente sufrió por falta de fuerzas. Porque en nuestro mundo la cantidad y no la calidad es el factor determinante. Y esto es particularmente importante en nuestro día, cuando estamos llegando a la corrección general.

Baal HaSulam escribió que a partir de finales del siglo XX, la corrección se realizaría gracias a la difusión de la sabiduría de la Cabalá para todos. Por lo tanto, la difusión es fundamental para nosotros, no sólo para aumentar nuestros grupos; más bien es imprescindible porque sin esta no podemos construir una vasija para revelar la espiritualidad. Por lo tanto, la difusión es esencialmente la corrección privada de todo el mundo, al ir y expandir los límites de la sabiduría de la Cabalá.

Porque si no llegamos a esas seiscientas mil personas que en todo tipo de formas pertenecerán al estudio de la Cabalá, no podremos alcanzar la intensidad mínima a través del cual es posible descubrir al Creador. Estas condiciones no dependen de nosotros, sino que se corresponden con la estructura del sistema sobre el cual estamos aprendiendo en El Estudio de las Diez Sefirot y en la Introducción a la Sabiduría de la Cabalá. Por lo tanto, nuestra tarea es expandir.

Con el fin de ampliar y salir con toda la fuerza en todas las direcciones, también depende de nosotros el ser fuertes contra todas las facciones que realmente quieren aniquilarnos porque esto va en contra de su ideología, de su capacidad para beneficiarse más, de tener más éxito en el programa material. Y, en general, esto ocurre en todas partes en este mundo egoísta, cada uno tiene placer de que otra persona sea menos que él, tanto así, que sería mejor si el otro no existiera en absoluto.

Por lo tanto, tenemos que entender que nuestra actividad en la difusión no es sólo una especie de pasatiempo. Alguien que quiera alcanzar la sensación de abrir el mundo espiritual entre nosotros, debe entender que esto requiere de una vasija apropiada en el sentido cuantitativo y cualitativo para esa Luz que debe revelarse en ella. Esta es la condición de la ley de equivalencia de forma.

Sólo debemos ser más fuertes para que nadie pueda levantarse contra nosotros y tratar de desviarnos del camino. Tenemos que llegar a ser tan fuerte que podamos difundir abiertamente la sabiduría de la Cabalá y no en silencio en el que nos escondemos. Para ello también necesitamos fortalecernos internamente, y esto depende de nuestra intensidad en todo el mundo. Y del mismo modo, tenemos que ser fuertes en el círculo exterior, donde tenemos muchos fans y seguidores, personas que nos entienden y nos reconocen más. Y a través de la expansión de los círculos cada vez más amplios, debemos llevar al pueblo de Israel a la corrección.

(130411 – De la lección del 19 de Marzo del 2014, Conversación acerca de importancia de la difusión)
Material Relacionado:

No puedes evitar los obstáculos
Cada vela refuerza la luz de la llama
Una igualdad complicada

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: