La fuerza que llena toda la realidad

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, artículo, “No existe nadie más aparte de Él”: Está escrito “No existe nadie más aparte de Él”. Esto significa que no hay otra fuerza en el mundo que tenga la capacidad de hacer algo contra Él. Sólo existe una fuerza, todos nosotros estamos bajo su autoridad y no hay escapatoria a su influencia porque todos nos encontramos bajo su control.

Y lo que el hombre ve, que hay cosas en el mundo que niegan su Poder Absoluto, es porque ésta es Su voluntad. Esto se debe a que no puede ser de otra manera. Él nos confunde intencionalmente, nos da una falsa sensación de existencia independiente, de pensamientos y sensaciones aparentemente privados. Es como si existiéramos independientemente con algún tipo de deseos y pensamientos. El Creador ordena todo esto intencionalmente. Así es como Él despierta en nosotros las diversas molestias.

Este método es llamado, “la izquierda rechaza y la derecha adjudica”. Esto significa que, tanto desde la izquierda como desde la derecha, cuando éste poder nos empuja de la sensación de existencia dentro de Él, y también cuando de repente se revela y nos recuerda su existencia, todo esto se lleva a cabo de acuerdo a un plan único. Todo tipo de influencias de este poder nos arrojan de un  lado a otro.

Sólo Él actúa sobre nosotros, haciendo intencionalmente que nos olvidemos de que “No existe nadie más aparte de Él” y enviándonos molestias en diferentes formas. Él despierta en nosotros una sensación de que existimos en este mundo, al describirnos una imagen de este mundo: que tenemos una familia, hijos, nietos, vida, estudio y trabajo. De hecho, todo esto nos lo describe sólo por dentro de nuestra propia mente y en ninguna otra parte.

Pero lo principal es que Él nos acerca a través del rechazo, de tal forma que nosotros mismos, basados en nuestras capacidades, encontremos la manera de acercarnos a Él. Y el beneficio de los rechazos es que a través de ellos la persona recibe una necesidad y un deseo completo para que el Creador le ayude, ya que ve que de lo contrario está perdida. Y nunca será capaz de descubrirlo a Él por sí misma.

Y sólo si la persona supera todos los obstáculos con la ayuda del entorno, esfuerzo y perseverancia, entonces llega a descubrir esta fuerza. Él coloca intencionalmente obstáculos para cada uno de nosotros y para todos nosotros juntos, de forma tal que los superemos, lo encontremos y lo descubramos a Él. Por lo tanto, todos los obstáculos, confusiones, agotamiento, diversas dificultades, separaciones, y falta de aceptación, son imprescindibles sólo con el fin de que desde los estados negativos como estos, nosotros descubramos esta fuerza.

Y el avance desde los estados negativos hacia el alcance, sólo es posible si cerramos los ojos, es decir, si no pensamos en todos los obstáculos que Él pone ante nosotros. Nos corresponde a nosotros el avanzar más allá de ellos, con lo que llamamos “fe por encima de la razón” o con “una intención en aras del otorgamiento”.

Y cuanto más rápidamente avanza la persona, más claros y sofisticados son los obstáculos que presenta esta fuerza frente de ella, para que, precisamente a través de esta sutileza, la persona lo entienda mejor a Él, vea con mayor claridad el estado interno de esta fuerza y lo reconozca a Él más de cerca.

Por lo tanto, la confusión, la sutileza y el coqueteo cruel, existen sólo para obligarnos a buscar cuáles son las intenciones de esa fuerza que está jugando con nosotros. Cuando investigamos Su actitud hacia nosotros, aprendemos tanto sobre nosotros mismos como sobre Él, por qué Él nos rodea de diferentes circunstancias externas específicamente de esta manera y por qué cambia Él los deseos y los pensamientos en nosotros todo el tiempo. Junto con esto, Él nos deja únicamente una posibilidad, el recordar que sólo Él lo hace todo y el apreciar esta oportunidad de conexión con Él, llamada el punto en el corazón.

Al final, esta fuerza nos agota tanto que nos confundimos y nos sumimos en pensamientos egoístas sobre nuestro mundo y nos olvidamos que esto proviene de Él, o lo ignoramos y no queremos pensar en Él, sino que queremos escapar rápidamente y apartarnos del trabajo espiritual. Comenzamos a odiar el comportamiento del Creador y el método para alcanzarlo.

No obstante, Él nos lleva a un estado en el que comenzamos a comprender que sólo Él puede ayudarnos si Él “nos toma de la mano”, y así como Él nos confunde, también lo resolverá todo. ¡Por lo tanto, nuestra decisión final debe llevar hacia la confianza de que sólo Él puede y debe hacer esto y que yo lo obligo a hacerlo!

¡Pero nosotros no queremos que Él alivie nuestro sufrimiento y nos lleve hacia alguna parte; más bien queremos que Él se nos revele, porque aceptamos que estamos bajo Su control! ¡Queremos estar en la característica de otorgamiento, en la característica de conexión con todos! Queremos sentir la unidad, porque ahora se revela ante nuestros ojos como la característica única, correcta y completa.

Si la persona trabaja consigo misma de esta manera a fin de otorgar, entonces ella tiene un deseo de conectarse con el Creador, es decir, un anhelo por conectarse con todos, por el llenado mutuo, otorgamiento, amor, y apoyo. Cuando se despierta en la persona una verdadera necesidad como ésta a través del trabajo con el grupo (de lo contrario, no lo alcanza ni entiende el por qué), entonces se descubre la fuerza superior.

Por el contrario, para aquellas personas que realmente quieren acercarse al Creador… ella por lo tanto, es ayudada desde Arriba. ¿Cómo? … Y para que no se conformen con poco, es decir para que no permanezcan como niños insensatos. Así que todo estará bien, relajado, será bueno, satisfactorio, y así será día tras día, …entonces ella no será capaz de decir que gracias a Dios tiene Torá y Mitzvot y buenas obras, y ¿qué más necesita?

Y sólo si esa persona tiene un verdadero deseo… por la meta de la creación, es decir, que su alma necesita descubrir al Creador. …recibirá ayuda desde Arriba. ¿Cómo? Y se le muestra constantemente cuán carente está en su estado actual. Ella todavía no ha alcanzado un estado de conexión con el Creador, porque sus características son absolutamente contrarias a las de Él. Es decir que se le envían pensamientos y puntos de vista que están en contra del trabajo, del Creador, de la unidad con Él. Esto es a fin de que vea cuán alejada está del Creador, que no es uno con el Señor. Así es como la cuidan.

Y cuanto más se supera, más lejos ve que está de la santidad (del otorgamiento), del amor por los demás, que el resto de los amigos, que los otros que sienten que son uno con el Creador, ya que le parece que ellos tienen más éxito y son más diligentes. Pero, por otro lado, siempre tiene quejas y demandas, y no puede justificar la conducta del Creador, y cómo Él se comporta con ella. ¡Cuánto tiempo, cuánto esfuerzo y energía pierde! ¿Para qué? No es claro para ella qué está haciendo en la vida y, por tanto, no puede justificar el comportamiento del Creador. Esto le duele. ¿De qué se trata exactamente? ¡De hecho ella no sufre a causa de su pasado! Si pasa las cosas correctamente, comenzará a entender que su falta de concordancia con el Creador y su falta de capacidad para justificarlo, son lo que le causa dolor.

¿Dónde están todos esos años que pasó en vano, las fuerzas y los esfuerzos desperdiciados? ¿Cuál es el propósito de todo esto? ¿Es realmente posible decir que anhelaba algo, que avanzó, que hizo algo? ¿Cuál fue el beneficio de todos los años que pasaron?

Finalmente, llega a sentir que de cualquier manera no tiene parte en la santidad (en el otorgamiento). A pesar de que en ocasiones recibe el despertar desde Arriba, en lo que respecta a los amigos o incluso en lo que se refiere al Creador que momentáneamente la revive, poco después cae en el lugar de bajeza. (Esto pasa inmediatamente y ve que todo es artificial). Y luego vuelve a caer.

Pero si ella es terca y sube a la montaña y cae todo el tiempo, sube y cae, entonces, en última instancia, después del trabajo prolongado, después de mucho tiempo, recibe ayuda desde Arriba, porque reunió el suficiente esfuerzo para superarse a sí misma en aras de la conexión con el Creador.

Ella le pregunta al Creador qué quiere que haga, y lo hace. ¿El Creador quiere que haga algo más? ¡También lleva esto a cabo! Si el Creador quiere que se someta ante el grupo, entonces, se somete. ¿Que se entregue a las lecciones y a la difusión? Por favor, también ella lo hace. ¡Está dispuesta a someterse a todo lo que el Creador le diga! Ella no elige qué hacer. Supongamos que paga Maaser, estudia una vez por semana. No es ella quien elige esto, sino que lleva a cabo lo que le dicen nuestros maestros.

En el trabajo espiritual, el orden preciso de las actividades es muy importante, comenzando desde el levantarse en la mañana, con qué pierna me paro, qué hago, qué palabras digo, qué es lo primero que pienso, ¿qué pienso cuando me levanto de la cama y voy al baño? ¡Lo digo en serio! ¡Ustedes no pueden imaginar cuán importante es la intención correcta! ¡De hecho cada movimiento que hago debe ir acompañado por el pensamiento correcto y preciso! ¡Así debe ser todo el tiempo, día tras día, hasta que esto se convierta en un hábito, en algo automático! De lo contrario, yo volveré a los diversos pensamientos que me separan de la meta. Por lo tanto, debo conectarme inmediatamente con el manejo superior. Todo lo que siento y pienso, todo proviene del Creador.

Es muy difícil empezar a pensar en el Creador desde la mañana. Es como si yo estuviera dividido en dos partes. Nada de lo que tengo es mío, sino que proviene de Él. Ahora voy al baño, me aseo, vuelvo, hago otra cosa; todo esto no lo hago yo, sino Él. Y así sucesivamente. Y lo principal es aceptarlo todo con gratitud, elevar ante mis ojos la característica de otorgamiento que llena al mundo entero. Y aquel que dice que existe otra fuerza en el mundo opuesta al Creador, está absolutamente desconectado de la supervisión.

Básicamente, estamos involucrados de forma constante en el perfeccionamiento de nuestras características, incrementando la sensibilidad de ellas, a fin de empezar a sentir esta fuerza, la característica dentro de la cual nos encontramos. Aprendemos cómo sintonizarnos dentro de Él todo el tiempo, lo cual aumenta nuestra sensibilidad hacia Él.

Vengan, comencemos a sentirlo juntos ahora. ¿Dónde se encuentra Él? Ya lo ven, nosotros nos encontramos dentro de Él. ¡A través de sus esfuerzos internos, traten de sentir que Él se encuentra aquí cerca! Él se encuentra en nuestro interior, nos maneja también por medio de las cosas que yo estoy diciendo ahora, y también de lo que ustedes oyen de mí, todo esto proviene de Él. Así es como nos rodea dentro de Él.

Y si llegamos a alejarnos del avance hacia la sensación del Creador, de la equivalencia de forma con Él, y caemos, aun así depende de nosotros el entender que Él está haciendo esto intencionalmente para que podamos elevarnos y sentir el defecto en el estado a través del cual pasamos. Por lo tanto, Él arregla intencionalmente esta caída  para nosotros.

Y así es todo el tiempo. Si llegamos a separarnos y caemos, esto nos habla de que el estado por el que pasamos era incompleto y Él está mostrándonos dónde podemos añadir aún una gota de sensibilidad. No es necesario que me queje, porque hasta hoy yo avancé de la mejor manera y eso es lo interesante. ¡Fuera lo que fuese, no es necesario que me preocupe por el pasado! Todo tenía que ser exactamente así. Además, no hay razón para estar preocupados por el futuro, porque el futuro también es de Él. Lo mismo ocurre en relación al presente, ya que lo que está haciendo conmigo ahora es la mejor condición para mí. Entonces, ¿qué me queda por hacer? Tan solo no separarme de la idea de que Él construye el pasado, el presente y el futuro, tanto dentro de mí como por fuera de mí.

Si la persona misma se guía de esta manera, comienza a sentir que el Creador está trabajando con ella. Y en cada uno de cambios que suceden dentro de ella, en todos sus pensamientos y sensaciones, ella comienza a aceptar el lenguaje del Creador, como si Él estuviera volviéndose hacia ella. ¿Qué dice el Creador? La adaptación de todos mis deseos y pensamientos son Su llamado hacia mí. En este nivel Él habla conmigo y despierta en mí todos los cambios internos. Si pienso en algo ahora, si quería algo, o no pensaba ni quería nada, Él despierta todo esto dentro de mí, Él se vuelve hacia mí. ¿Y cómo me vuelvo yo hacia Él? También me dirijo a mis deficiencias y mis pensamientos hacia Él, entendiendo que Él me controla absolutamente.

Y así resulta que estoy en un diálogo con Él. Estoy incluido dentro de la ley de “No existe nadie más aparte de Él”, porque ya no soy la molestia, más bien estoy mezclado con Él, porque no se necesita nada además de esto. Y por lo tanto veo que el mundo entero y todo lo que existe en él son mis reacciones incorrectas con respecto a las acciones del Creador.

Si la persona siente que está en un estado malo o bueno, que algo está pasando con ella, digamos el otorgamiento de los amigos que antes le parecían una mala influencia y ahora le da la inspiración, en suma, esto proviene del Creador y, ¡ciertamente, esto no ocurre debido a nuestros méritos! Y si alabamos a un amigo, esto nos habla de que así es como el Creador se dirige hacia nosotros por medio de él.

Todos nosotros debemos respetar a nuestros amigos porque son representantes del Creador, pues Él los escogió específicamente a fin de otorgarnos a nosotros a través de ellos. Y debemos estar agradecidos por todo esto sólo con el Creador y no con los amigos. No puede ser que no haya nadie a quien agradecerle. Si decimos “del amor por las personas al amor por el Creador”, entonces todo procede en la dirección correcta. ¡Por lo tanto, lo más importante es no abandonar nunca la idea de que no estamos bajo el control de dos o tres fuerzas, sino que estamos bajo el control de la única fuerza que existe en el mundo! Hemos recibido el punto de salida de Él, para que específicamente con la ayuda de nuestros esfuerzos, nos situemos de nuevo dentro de Él. Lo más importante es imaginarnos nosotros mismos (en nuestra lengua) como podemos darle contento a Él.

Este es un maravilloso descubrimiento de conexión que libera totalmente a la persona y le da inmensas posibilidades de anhelar sólo el descubrimiento del único Creador a toda la humanidad e incluso a sí misma en particular. Si nos posicionáramos correctamente en relación al Creador, entonces, ciertamente, veríamos que en el mundo no hay problemas en absoluto.

Yo estoy hablando de los cabalistas comunes y no de los grandes cabalistas que necesitan integrarse con todos y sufrir por la humanidad entera.

Baal HaSulam escribe en el artículo “Ocultamiento y revelación del rostro del Creador”, que cuando una persona está en el descubrimiento del rostro del Creador, ella comprende el mundo como algo “abundante, bueno, y como una gran paz del Creador y siempre está satisfecho” y que todos aquellos que lo anhela a Él, se encuentran en la plenitud. Y por el contrario, que quien no anhela al Creador, está en confusión, privación, y desventaja. Esto significa que todo depende de cuán cercanos estemos de la Luz. “¡No existe nadie más aparte de Él!”

(130117)
De la Semana mundial del Zóhar “Convención de Educación Integral”, día tres del 2/4/14, Lección 1

Material relacionado:
Sientan al creador
Por medio de un llamado al corazón
Por que no hay señales de tráfico en el camino espiritual

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta