Subiendo juntos a la cima de la montaña

Dr. Michael LaitmanNo importa si leo El Zóhar, o si yo estoy de guardia en la cocina, lo importante es que yo siempre añore la Luz que Reforma y me conecta con los amigos. No puedo anhelar la Luz sin unidad o conexión. Esta es una condición previa esencial, de la que ni siquiera hablamos, dado que es obvia.

Si no hay conexión, mi anhelo por la Luz es egoísta y falso y es sólo para mi propio beneficio. Sin ella no podemos subir al Monte Sinaí, porque partir de ese momento empezamos a pensar sólo juntos.

Esto no sucederá de forma automática, por supuesto, y nosotros debemos recordarles esto a los demás constantemente, y esta es la razón para la garantía mutua. Por eso se aceptó la garantía mutua en el Monte Sinaí, ya que nadie puede anhelar una vasija real a menos que todas las otras partes de esta vasija acepten esto, las 600.000 almas que conforman toda una vasija.

600.000 almas es un símbolo de su anhelo por alcanzar la meta al planear esto primero. La meta última es alcanzar el nivel 60 llamado Ribo, Arij Anpin, y por eso tenemos que recoger 600.000 almas, es decir que tenemos que anhelar subir juntos a la cima de la montaña.

Pregunta: ¿Cómo fortalecemos la garantía mutua entre nosotros por medio del anhelo por la Luz al leer El Zóhar?

Respuesta: Lo uno simplemente no funciona sin lo otro. Este es el principio. Por lo tanto, “ama a tu prójimo como a ti mismo” es la regla general y la única manera por medio de la cual podemos recibir la Torá. Sin ella la Luz no vendrá, o puede venir sólo de una forma muy débil.

(129833)
De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 3/11/14, Escritos de Baal HaSulam

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta