No todo es fácil

Dr.Michael LaitmanBaal HaSulam, “Introducción al libro Panim Meirot uMasbirot”, ítem 1: “¿Quién se atrevería a extraer esto del corazón de las masas y hacer escrutinio de sus maneras, cuando su alcance es incompleto en las dos partes de la Torá llamadas Pshat (literal) y Drush (interpretación)? Desde su punto de vista, se entiende el orden de las cuatro partes de la Torá  (PARDES) comienza con el Pshat, después Drush, después Remez (insinuación), y al final Sod (secreto).

Sin embargo, está escrito en el libro de rezos del Gaón de Vilna que el alcance comienza con el Sod…”

De hecho, nada es tan simple como parece. El alcance de la Torá está dividido en cuatro partes e incluso están organizadas en un orden opuesto en comparación a lo que es aceptado por el pueblo común. Las personas piensan que están aprendiendo Pshat mientras que, en realidad,  la Torá está oculta de ellos y en el mejor de los casos es comunicada en forma de Sod.

El Gaón de Vilna escribe que comenzamos desde Sod, dado que al principio aún no sabemos nada. La Torá describe la disposición de los mundos; su manejo por el Creador está destinado a revelarle al Creador a las criaturas. Esta, en esencia, es la meta de la Torá, y hacer esto sólo es posible a través de la corrección de la criatura con la condición de “y amarás a tu amigo como a ti mismo”.

La Torá fue entregada como un medio de realización espiritual y su aprendizaje es práctico, y de esta manera, la persona va de acuerdo al orden de los niveles Sod, Drush, Remez, Pshat.

En otras palabras, primero yo sólo capto algunas pequeñas pistas del gran secreto, la oscuridad me envuelve y evita que entienda algo.

Después, el primer hilo me conecta con la Luz, con el Creador, con el manejo superior, y entonces comienzo a entender y a sentir un poco.

Esta es la forma en que el desarrollo pasa través de las cuatro etapas con cuatro niveles de Aviut, y mientras no las hayamos absorbido, no puede decirse que hayamos adquirido y entendido la Torá, porque la Torá inviste al Creador y a través de ella la persona se corrige. En eso, voltea la vasija corregida mediante la Luz. Ella necesita dedicarle toda su vida a este proceso. Para esto vive aquí en esta vida, y sólo de esta manera continua en la dirección correcta, según la manera de los cuatro niveles de alcance del sistema que incluye la vasija y la Luz.

Las personas piensan que están aprendiendo Pshat a pesar de permanecer en la “superficialidad” del texto y prefieren entenderlo “como es” y no profundizar en este. Sin embargo, en realidad, todo es lo opuesto, porque a través de este enfoque la persona no entiende nada de lo que está escrito y la verdad está oculta de ella.

El Pshat simboliza quitar la “vestimenta” de la Torá, desde el sistema de los mundos, cuando yo los descubro completamente. Su develación significa retirar los Masajim, las vestiduras, y los ocultamientos.
(129173)
De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 3/5/14, Escritos de Baal HaSulam

Material relacionado:
Por medio de ensayo y error
Conectándonos con el nivel de Moisés
El ejecutor del deseo del pueblo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: