Un corazón generoso

thumbs_laitman_527_02La Torá, “Éxodo” (VaYakhel), 35:4, 35:6 Y habló Moisés a toda la comunidad de los hijos de Israel, diciendo: “Esta es la palabra que el Señor ha mandado a decir: ‘Tomen de entre ustedes una ofrenda para el Señor; cada persona de corazón generoso deberá traerla, [esta es] la ofrenda al Señor: oro, plata y cobre; y lanas azul, púrpura y carmesí; lino y pelo de cabra…

Nuestro corazón es el ego. Pero cuando aparece en un corazón cierta inclinación hacia el otorgamiento, la conexión y el amor y entiende que es imposible seguir viviendo de manera egoísta, a este se le llama un corazón generoso.

Hoy ya nos hemos dado cuenta a través del sufrimiento que debemos cambiar de alguna manera a la humanidad: nuestra naturaleza, la sociedad, las relaciones entre nosotros, porque el mundo ya se ha desarrollado y ha sufrido lo suficiente como para sentirse decepcionado con su actual evolución egoísta. Por lo tanto, la palabra “generoso”, en el sentido espiritual, significa “dar”. Un corazón generoso es el reconocimiento de nuestra naturaleza egoísta y el trabajo que se realiza por encima de ella.

(130804 – Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” del 10/10/13)

Material relacionado: 

Aquellos cuyo corazón está roto
Sin ocultamiento no podemos revelar la perfección
Un hombre justo es el fundamento del mundo

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: